¿Los objetivos sociales y económicos son compatibles?

Por Hernán Enrique Muñoz Restrepo. 29 de Junio de 2011

Se pueden aumentar los beneficios de una empresa, haciendo que la empresa tenga fines sociales; por ejemplo, el dedicar dineros en la purificación de las aguas que vierten las industrias en los sumideros, aguas que luego van a los ríos; en un principio gasta más, pero luego va a ser un beneficio para la empresa en la medida en la cual disminuyan sus costos; actualmente las autoridades estatales cobran a quien contamina; pues bien si se rebaja la contaminación, se rebajan los costos de las multas y sanciones por contaminar. “El que contamina paga”.

Los consumidores están dispuestos a pagar más por un producto si está fabricado, procesado o cultivado bajo un esquema social o ecológico, por ejemplo cultivos orgánicos que no tengan químicos en la siembra, empaques que sean biodegradables; además que mejora la imagen de la empresa.

La imagen de la empresa  mejora sustancialmente de cara al público o agentes externos; al mejorarse la imagen de la empresa, esta aumenta de valor; recuérdese que uno de los activos más importante que tiene cualquier empresa, es su marca y la recordación del público;  de cara a los empleados de la misma, estos últimos trabajan más a gusto y por lo tanto tienen mejores rendimientos, mejor productividad, mayor empoderamiento; se mejoran los talentos que se reclutan para la empresa, y se mejora la disponibilidad por parte de los empleados a mantenerse más tiempo al servicio de la misma; sabemos que uno de los costos significativos de cualquier empresa, es el costo de aprender, el costo de la capacitación, costos que se disminuyen en la medida que sea mayor la permanencia del personal; de cara al consumidor, este eleva la lealtad a la empresa; cierto es que no hay consumidores leales, pero si la empresa tiene una responsabilidad social, se consigue del consumidor una mayor fidelidad.

El conjunto de agentes que afecta el desarrollo de una empresa, son de dos naturalezas, los grupos que tienen un interés primario y otro grupo que tiene un interés secundario. También hay grupos de intereses sociales y no sociales.

A nivel de ejemplo, los accionistas son un grupo de interés primario de tipo social, pero también hay otro grupo de interés primario de tipo social, como son los empleados y directivos, los clientes, los proveedores, los mercados donde se venden los productos.

Otro grupo de interés secundario, son los gobiernos y/o agentes reguladores que también tienen interés en una empresa; si solamente nos centramos en el grupo de interés de los accionistas, estamos dejando de un lado un universo muy amplio que también tienen mucho interés en lo que la empresa hace, lo que la empresa vende y como lo vende.

No son incompatibles los aspectos filantrópicos con los asuntos netamente económicos; actualmente hay un mercado inexplotado que es el mercado del oxigeno, o dicho de otra manera la disminución del CO2, a las empresas las premian por la disminución del CO2 y las castigan por el aumento de la emisión de dicho gas; perfectamente se puede montar una fábrica de oxigeno y ganar dinero.

Si a nivel de empresa se puede estimular el trabajo desde  casa, en hora buena; sabemos que no todas las actividades de la empresa se pueden hacer desde casa, pero aquellas que no están de cara al público, perfectamente podrían ser estimuladas por el empresario, de tal manera que solo se fuere a la oficina a informar lo que se hizo en la semana anterior, y lo que se planifique para la próxima.

Cuanto tiempo perdido en un trancón vehicular, allí los autos están consumiendo gasolina, emitiendo CO2, al haber consumo “supuestamente” se está generando PIB; nada mas mentiroso que eso, lo único que hay es desgaste y contaminación.

Todas las medidas tomadas a favor del medio ambiente, crean para la empresa, valor social y económico a mediano y largo plazo, ya lo comprobamos.

Más vale encender una vela, que maldecir la oscuridad” Proverbio Chino

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.