Los países proteccionistas por lo general son pobres

Los países proteccionistas, que meten a su industria nacional dentro de un cubo de cristal para que nadie les haga competencia ni daño, son por lo general países pobres.

La razón de ello es sencilla: una industria protegida es una industria poco competitiva, con elevados costos de producción, baja calidad y poca innovación, y una industria así no puede competir en los mercados internacionales.

Y resulta que para que un país salga de la pobreza debe producir y exportar mucho, algo que no será posible si se tiene una industria nacional poco competitiva.

Lo primero que un país tiene que hacer si desea salir de la pobreza, es hacer que su industria sea competitiva, que sea productiva y que sea capaz de ganar mercados externos que provean al país de divisas, de riqueza.

Una industria que no es capaz de incursionar en mercados externos, es una industria que no es capaz de generar empleo, de generar condiciones aceptables de vida para la  población local, situación que empeorará con el tiempo.

El proteccionismo hace más daño que bien. Aunque la intención sea sana, y en ocasiones en necesario, por lo general el resultado es desastroso porque incentiva una cultura empresarial y ciudadana de poca exigencia, de vida fácil y cómoda, y de esa forma no se puede competir con economías y sociedades agresivas, altamente competitivas, lo que irá relegando poco a poco al país proteccionista hasta postrarlo en el atraso absoluto como sucede con algunos países africanos e incluso latinoamericanos.

Una industria protegida es como un hijo mal criado al que todo se le da y nada se le exige,  que termina siendo un ser inútil incapaz de valerse por sí mismo convirtiéndose en una carga para a familia, que en este caso es para el país y para la sociedad.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.