Los recuerdos malos duran más que los buenos

Es un hecho que los recuerdos malos duran más que los buenos, algo que una empresa debe tener muy en presente cuando a los clientes se refiere.

El ser humano tiende a conservar en su memoria por más tiempo les hechos negativos, tiende a maximizar las experiencias negativas, lo que resulta perjudicial cuando se trata de un cliente que ha tenido experiencias negativas con la empresa, cuando se siente frustrado.

Es por ello que la empresa debe esforzare porque sus cliente no tengan recuerdos negativos, porque no tengan experiencias negativas, especialmente en atención y soporte.

Un cliente satisfecho es un embajador para la empresa, y uno disgustado también, sólo que será embajador de lo negativo y por más tiempo.

De allí la importancia de que la empresa debe esmerarse por satisfacer realmente a sus clientes.

Eso de la satisfacción plena del cliente, debe ser mucho más que un simple slogan, mucho más que una frase que se repite como por acto reflejo. La satisfacción del cliente debe ser un compromiso de la empresa y de cada empleado. Debe ser un compromiso de las directivas quienes son los llamados a diseñar las políticas y estrategias de atención al cliente.

Un cliente insatisfecho puede arruinar lo conseguido por la empresa en una gran campaña publicitaria, riesgo que las empresas suelen ignorar.

Una de las principales fallas de la empresa, tiene que ver con el soporte, pues esta parece considerar que una vez vendido el producto o el servicio, el cliente no cuenta, siendo una de las causas de la mayoría de las frustraciones de todo consumidor.

Reconquistar a un cliente resulta mucho más difícil que conquistarlo por primera vez, pues las experiencias negativas son difíciles de superar, toman mucho tiempo y en ocasiones puede ser simplemente imposible.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.