La importancia de la materialidad en el impuesto de renta

Por   24/10/2017

La ley 1819 de 2016 incorporó al estatuto tributario el artículo 21-1, que señala que los criterios de reconocimiento y medición de los nuevos marcos técnicos normativos con aplicables al impuesto de renta y complementarios.

Ahora bien, meses atrás la DIAN mediante concepto 17548 del 5 de julio de 2017 señaló que la depreciación de activos menores (50 UVT) ya no estaba vigente. No obstante, no hizo referencia a las características cualitativas de la información financiera útil y más exactamente a la materialidad.

Al respecto para el caso del grupo 2 del anexo 2 del decreto 2420 de 2015 señala respecto de la materialidad que  “depende de  la cuantía de la partida o del error juzgados en las circunstancias particulares la omisión o la presentación errónea”.

Así las cosas, las políticas contables deberán determinar la cuantía para que una partida pueda ser reconocida como activo o como gasto, lo que normalmente se da en términos porcentuales dentro de la totalidad de los activos. (2% al 8%).

Es decir, que dependiendo de la cuantía de la operación y basados en las políticas contables podemos clasificar una partida ya sea como activo o como gasto.

Lo anterior, reviste gran importancia toda vez que con la antigua depreciación de activos de menor valor,  primero debía reconocerse un activo y luego si depreciarlo porque lo deducible era la depreciación. Entre tanto  que bajo los nuevos marcos técnicos normativos si la partida es gasto iría directamente como deducción sin requerir su activación, y en caso de considerarse activo dijo deberá depreciarse según las políticas contables y en todo caso en un término no inferior a los que dispone el estatuto tributario.

Pero ¿Qué ocurre si cuando sumamos todos esos pequeños activos  que fueron tomados como gastos resultan que si son representativos? ¿Es un error contable? ¿Debe ajustarse la contabilidad o hacer una revelación? Estos son temas que abordaremos en una próxima oportunidad.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Sergio Duque dice:

    DIAN, OFICIO Nº 021942
    16-08-2017

    2. ¿Lo previsto en el inciso 2 del parágrafo 2º del artículo 137 ibídem aplica para todos los activos fijos depreciables, independientemente de su valor?

    El artículo 1.2.1.18.5 del Decreto 1625 de 2016 dispone que “[a] partir del año gravable de 1990, los activos fijos depreciables adquiridos a partir de dicho año, cuyo valor de adquisición sea igual o inferior a cincuenta (50) UVT, podrán depreciarse en el mismo año en que se adquieran, sin consideración a la vida útil de los mismos.” (negrilla fuera de texto).

    Por tanto, es de colegir que lo previsto en el inciso 2 del parágrafo 2º del artículo 137 ibídem sólo es predicable de los activos fijos depreciables cuyo valor de adquisición sea superior a 50 UVT.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.