Trabajadores independientes: ¿Mejor rentas de trabajo o rentas no laborales?

Por

Para efecto del impuesto a la renta un trabajador independiente puede clasificar en la cedula de rentas de trabajo o en la cédula de rentas no laborales. ¿Cuál de esas dos cédulas conviene más?

En este caso, cuando nos referimos a un trabajador independiente hacemos referencia a la persona que no es asalariada, que presta servicios personales y que desarrolla actividades como independiente que no clasifican en ninguna de las otras cédulas.

La cédula de rentas de trabajo ofrece una ventaja y una desventaja que puede marcar la diferencia.

  1. Ventaja: La tarifa del impuesto a la renta.
  2. Desventaja: No acepta costos ni gastos.

¿Tener una menor tasa de tributación compensa que no se puedan imputar costos ni gastos?

Por regla general todo trabajador independiente incurre en costos y gastos para poder generar sus ingresos, como puede ser una secretaria, servicios públicos, servicios de transporte, insumos, etc.

Si esa persona queda clasificada en la cédula de rentas de trabajo no podrá imputar ninguno de esos conceptos, lo que la perjudica seriamente sobre todo si el porcentaje de costos y gastos incurridos para obtener ingresos es elevado respecto a los ingresos generados. Allí se puede presentar una gran injusticia tributaria.

¿Puedo optar por una u otra cédula?

Al hacer el ejercicio de comparar los resultados de clasificar en una u otra cedula seguramente podamos advertir cuál de las dos es mejor,  en tal caso, ¿puedo optar por la que más me beneficie?

Puede pero no debe. Las cédulas están definidas por ley y esta no permite elegir entre una u otra. Cada cédula tiene sus requisitos y una vez cumplidos los ingresos se deben clasificar en la que corresponda, de manera que si el contribuyente declara los ingresos en la cédula que no corresponde, la Dian puede luego cuestionar esa clasificación, máxime si esa clasificación equivocada deriva en un menor impuesto a pagar.

Planear la cédula en la que quiere ser clasificado.

Lo que sí está a la mano del contribuyente es procurar que se cumplan los requisitos que clasifican un ingreso en una determinada cédula, y de esa manera el contribuyente se ubica en la cédula que según su actividad le resulte más beneficiosa.

En el caso de quien percibe honorarios debe tener en cuenta lo que al respecto dicta el decreto 1625 de 2016:

«Adicionalmente clasifican en esta cédula los honorarios percibidos por la persona natural residente que ha contratado o vinculado por al menos noventa (90) días continuos o discontinuos, dentro del mismo periodo gravable, a dos (2) o más trabajadores o contratistas asociados a la actividad. El término aquí señalado deberá ser cumplido como mínimo respecto de dos (2) trabajadores o contratistas.»

Si se cumple lo anterior los ingresos se clasifican en la cédula de rentas no laborales y sino en la cédula de rentas de trabajo.

De lo anterior se advierte, por ejemplo, que si el trabajador independiente contrata solamente un empleado debe clasificar sus ingresos como renta de trabajo y en tal caso no puede imputar lo que haya pagado a su empleado.

Si no se trata de honorarios debe atender a lo dicho en el artículo 1.2.1.20.3 del decreto 1625 respecto a los requisitos que se deben cumplir para que un ingreso se considere o no compensación por servicios personales y resulta relevante lo siguiente:

«Cuando la persona natural cumpla con la totalidad de las siguientes condiciones, no se considerará que la actividad, labor o trabajo corresponde a una compensación de servicios personales:

1. Incurrir en costos y gastos necesarios para la prestación de tales servicios, de conformidad con el artículo 107 del Estatuto Tributario.

2. Desarrollar su actividad con criterios empresariales y comerciales teniendo en cuenta lo normalmente acostumbrado en su respectiva actividad, tales como: asunción de pérdidas monetarias que resulten de la prestación del servicio, asunción de responsabilidades ante terceros por errores o fallas en la prestación del servicio.

3. Contratar o vincular a dos (2) o más trabajadores o contratistas asociados a la actividad generadora de renta, por un término igualo superior a noventa (90) días continuos o discontinuos durante el periodo gravable. El término aquí señalado deberá ser cumplido como mínimo respecto de dos (2) trabajadores o contratistas.»

Aquí puede suceder lo mismo que en la situación anterior, donde una persona pierde la clasificación de la cédula de rentas no laborales por el simple hecho de contratar un solo empleado, o contratar a más de  uno pero por un término inferior a los 90 días, lo que le impide imputar todos los costos y gastos en que haya incurrido para generar sus ingresos.

Es el caso por ejemplo de un comerciante, donde sus costos de venta pueden representar el 80% de sus ingresos, pero por no tener suficientes empleados durante el tiempo suficiente termina tributando sobre ingresos netos, lo que sin duda lo llevará a la ruina absoluta, pues lo que gana no le alcanzará para pagar el impuesto de renta, y veremos tasas de tributación de más del 100%, una injusticia monumental sin precedentes.

En esas condiciones, la persona natural debería hacer las proyecciones y si determina que no se puede clasificar en la cédula de rentas no laborales tienen dos opciones:

  1. Trabajar para cumplir con los 3 requisitos señalados en el artículo 1.2.1.20.3 del decreto 1625.
  2. Cerrar el negocio

El problema es que el requisito 3, el de contratar dos o más trabajadores por 90 días o más, no es algo que todos puedan cumplir, por lo que muchos tendrán que cerrar el negocio o terminar con una deuda impagable con la Dian.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

5 Opiniones
  1. Luis Dice:

    De antemano, gracias por tan buenas publicaciones que nutren nuestro conocimiento, frente al articulo me queda una duda, ¿son las cédulas rentas de trabajo - rentas no laborales excluyentes? Mi pregunta se origina porque una persona tiene rentas laborales - tiene un contrato de prestación de servicios que le representa el 70% de sus ingresos y para su ejecución no requiere de la contratación de personal y no asume riesgos, y el 30% restante corresponde a servicios profesionales de outsoursing y requiere de 3 auxiliares para su ejecución. En este caso no puede el contribuyente clasificar en ambas cédulas sus rentas?. le agradezco la información que sobre el particular se me pueda brindar.

    Responder
    • Andrés Dice:

      Sí y de hecho sí. El articulo aquí trata de cual de las dos cédulas le es más beneficioso para un trabajador independiente.

      Responder
      • Cesar Dice:

        Al observar su respuesta, quiere decir que los ingresos que representan del 70% irían a la cédula Laboral y los ingresos que representan el 30% irían a la cédula No Laboral.? o la totalidad de los ingresos irían a la cédula Laboral o a la Cédula No laboral.

        Responder
    • JUAN RUA Dice:

      Este es un caso típico en donde una persona obtiene ingresos que obligan a utilizar más de un cuadro de renta cedular en su declaración de renta. Y si esa persona además es pensionado, obtiene ingresos por arrendamientos y/o intereses, recibe dividendos y/o participaciones y tiene ingresos por ganancias ocasionales estaría cumpliendo con todos los requisitos para utilizar las 5 cédulas y la sección de ganancias ocasionales.

      Responder
  2. Alberto Suárez González Dice:

    Llevo varios años suscrito a Gerencie.com. Como Administrador, en uso de buen retiro, es muchísimo lo que he aprendido y aplicado gracias a Uds. que difunden, explican, alertan y amplían, sin egoísmo, los horizontes del conocimiento es estos temas inagotables y cambiantes, como son los tributarios, laborales, administrativos por mencionar los de mi interés. Un millón de gracias

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.