Multas que se pueden imponer al trabajador

La legislación laboral colombiana faculta al empleador para que imponga multas a los trabajadores pero estas multas deben estar enmarcadas dentro de los lineamientos legales vigentes, de modo que mediante reglamento interno de trabajo no se pueden imponer multas diferentes a las contempladas y permitidas taxativamente por la norma.

Las multas imponibles a los trabajadores están contempladas por el artículo 113 del código sustantivo del trabajo, que dice al respecto:

1. Las multas que se prevean, sólo puede causarse por retrasos o faltas al trabajo sin excusa suficiente; no puede exceder de la quinta (5a) parte del salario de un (1) día, y su importe se consigna en cuenta especial para dedicarse exclusivamente a premios o regalos para los trabajadores del establecimiento.

2. El empleador puede descontar las multas del valor de los salarios.

3. La imposición de una multa no impide que el empleador prescinda del pago del salario correspondiente al tiempo dejado de trabajar.

La norma es clara y contundente  a la hora de permitir multas únicamente por retrasos y faltas al trabajo, de modo que no se pueden imponer por ninguna otra razón diferente como por ejemplo por comportamiento impropio en el trabajo, o por equivocaciones o errores en la ejecución de las actividades laborales.

El empleador puede descontar del sueldo del trabajador las multas que le impongan, y se entiende que para ese descuento no se necesita autorización del trabajador puesto que es un descuento permitido por la ley sin que ella considere como requisito para su procedencia la previa autorización del trabajador.

El trabajador está facultado para que imponga la multa y para que descuente del salario correspondiente al tiempo no laborado. Algunos alegan que se trata de una doble penalización por la corte constitucional no lo ha considerado así.

Y por último, lo que el empleador ingrese por concepto de multas a sus trabajadores tiene una destinación específica que no se puede desviar. Estas multas estarán destinadas para premios o regalos al trabajador. Es decir que así como la ley contempla la imposición de una sanción  contempla también la posibilidad de que el trabajador sea premiado y estimulado. Las dos caras de la moneda.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.