Sustitución de la pensión – Murió mi papá y mi tía quiere reclamar la pensión que él disfrutaba. ¿Se puede?

Un lector nos ha formulado la siguiente pregunta:

“Mi suegro, murió el año pasado. Él nunca se casó ni convivió maritalmente con mi suegra ni con ninguna otra mujer. Siempre vivió en compañía de una hermana suya a quien sostenía económicamente dado que ésta sufre de esquizofrenia y tiene movilidad reducida.

A raíz de  la muerte de mi suegro su hermana quedó en total desamparo pues no tiene recursos propios ni recibe pensión ni rentas de ninguna clase.

Mi pregunta es: ¿puede la hermana del finado solicitar la sustitución de la pensión que éste percibía?” 

Teniendo en cuenta que el tema es de interés general vamos a responder la pregunta.

El artículo 47 de la ley 100 de 1993, modificado por el artículo 13 de la ley 797 de 2003, dice expresamente quienes son beneficiarios de la sustitución de la pensión de vejez en caso de fallecimiento del pensionado o del trabajador activo, y señala los requisitos que cada uno de ellos debe cumplir para acceder a la pensión, así:

  • El cónyuge o la compañera o compañero permanente o supérstite.
  • Los hijos menores de 18 años;
  • Los hijos mayores de 18 años y hasta los 25 años, incapacitados para trabajar por razón de sus estudios,
  • Los hijos inválidos si dependían económicamente del causante.
  • A falta de cónyuge, compañero o compañera permanente e hijos con derecho, serán beneficiarios los padres del causante si dependían económicamente de forma total y absoluta de este;
  • A falta de cónyuge, compañero o compañera permanente, padres e hijos con derecho, serán beneficiarios los hermanos inválidos del causante si dependían económicamente de éste.

De conformidad con lo que se viene de anotar, es claro que la señora sobre la que se hace la consulta tiene derecho a la sustitución de la pensión de su hermano, pues no existen otros beneficiarios con mejor derecho, es persona en situación de invalidez por causa de las enfermedades y limitaciones que la aquejan, y convivía y dependía económicamente de finado.

Ahora bien, aparte de advertirle a la consultante que las anteriores circunstancias deben ser debidamente acreditadas por la interesada, consideramos conveniente traer a colación las siguientes consideraciones hechas por el H. Consejo de Estado al ocuparse de  un caso de contornos similares al que ocupa ahora nuestra atención.

1. Que de conformidad con los términos de los artículos 46 y 47 de la ley 100 de 1993 existen tres grupos de beneficiarios de la pensión de sobrevivientes excluyentes  entre sí, toda vez que a falta de uno lo sucederá el otro, así: i) cónyuge o compañera permanente e hijos con derecho; ii) padres con derecho; y iii) hermanos con derecho. 

2. Que para que un hermano sea beneficiario de la pensión de sobrevivientes se requiere que cumpla los siguientes requisitos:

i) Ausencia de otros beneficiarios;

ii) Parentesco con el causante;

iii)  Calidad jurídica de inválido y

iv) Dependencia económica respecto del fallecido.

-Sobre el primer requisito (Ausencia de otros beneficiarios) se debe verificar que no existan beneficiarios pertenecientes al primer o segundo grupo, esto es, cónyuge o compañera permanente e hijos con derecho; y padres con derecho, pues en caso de existir, estos desplazarán a los hermanos con derecho.

-Sobre el segundo requisito (Parentesco con el causante) es preciso que quien pretenda la pensión de sobrevivientes acredite el parentesco que lo une con el causante, en este caso, deberá demostrar su calidad de hermana del fallecido, lo cual se prueba con el registro civil de nacimiento.

-Con respecto al tercer requisito (Calidad jurídica de inválida de la solicitante) vale recordar que se considera inválida la persona que por cualquier causa de origen no profesional, no provocada intencionalmente, hubiere perdido el 50% o más de su capacidad laboral. La invalidez se encuentra determinada por la incapacidad física o psíquica de la persona con ocasión de su estado de salud, la cual deberá ser igual o superior al 50% de su capacidad laboral. Dicha invalidez debe ser calificada por la Junta Regional de Calificación, entidad que determinará el origen, porcentaje de la pérdida de la capacidad y fecha de estructuración de la invalidez.

-Frente al cuarto requisito (Dependencia económica) el Consejo de Estado dijo que ésta se define como aquella situación de subordinación a que se halla sujeta una persona respecto de otra en relación con su ´modus vivendi´. Relación de dependencia dentro de la cual deberá observarse, por parte del beneficiado o amparado, una conducta sensata, eso sí, acorde con la dignidad humana pero desprendida de ostentación o suntuosidad alguna.

Y rememoró que la Corte Constitucional en sentencia C-066 de 2016 señaló que la falta de condiciones materiales mínimas en cabeza de los beneficiarios del causante de la pensión de sobrevivientes, para auto-proporcionarse o mantener su subsistencia, y la presencia de ciertos ingresos no constituye la falta de la misma, ya que tan solo se es independiente cuando el solicitante puede por sus propios medios mantener su mínimo existencial en condiciones dignas.

Seguidamente añadió que “En estos términos, es claro que la dependencia económica no puede asumirse desde la óptica de la carencia de recursos económicos, sino en la falta de condiciones materiales mínimas para la subsistencia. Es de anotar que dicho concepto debe ser analizado en armonía con los postulados constitucionales y legales que enmarcan la seguridad social, tales como la protección especial a las personas que por su condición económica, física o mental, se encuentren en circunstancias de debilidad manifiesta.” 

En conclusión, la señora respecto de la que se hace la consulta puede reclamar para sí la sustitución de la pensión de vejez.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.