Negligencia del juzgado o dilación del demandado no puede dar lugar a la prescripción de un derecho laboral

Los derechos laborales están sujetos a un término de prescripción lo que obliga al trabajador a ser diligente en la reclamación de sus derechos laborales antes de que estos prescriban, y el demandado hará lo suyo para dilatar el proceso incluso con la ayuda de algún juez o secretario de juzgado  que actúa negligentemente con el fin de que transcurra el tiempo necesario para ocurra el fenómeno de la prescripción, pero afortunadamente hay jurisprudencia de la sala laboral que trata de corregir este tipo de conductas deshonestas que buscan perjudicar al trabajador de forma deliberada y malintencionada.

Es el caso de la sentencia 38010 del 02 de julio de 2014 con ponencia del magistrado Rigoberto Echeverry en la que enfáticamente se manifiesta que no opera la prescripción cuando el auto admisorio de la demanda no se notifica oportunamente por negligencia del juzgado.

Algunos apartes de la referida sentencia:

Frente a dicho tema, esta Sala de la Corte ha previsto en su jurisprudencia que entre la presentación de una demanda y su notificación pueden generarse diversas eventualidades, que no son imputables a quien funge como demandante y que, por lo mismo, no pueden redundar en su perjuicio. En tal orden, contrario a lo argüido por la censura, ha admitido excepciones a la regla prevista en el artículo 90 del Código de Procedimiento Civil y, concretamente, como lo dedujo el Tribunal, ha aceptado que "...la sola presentación de la demanda interrumpe la prescripción cuando la notificación del auto admisorio de la misma no se efectúa oportunamente por negligencia del juzgado o por actividad elusiva del demandado..." Dichas excepciones a la regla de interrupción de la prescripción están fundadas en la prevención de conductas reprochables desde todo punto de vista, que tienden al abuso de la disposición por parte de los deudores y, en materia laboral, en una protección especial para el trabajador que acude a tiempo a reclamar sus derechos y que realiza todas las acciones que están a su alcance para lograr la notificación de la demanda, por lo que no se le puede sancionar con la prescripción, a pesar de haber actuado diligentemente.

Importante anotar que el artículo 90 del código de procedimiento civil a que se refiere la sentencia hoy corresponde al artículo 94 del nuevo código.

Prosigue la sala:

Por último, contrario a lo que expone la censura, el hecho de que, en los términos del artículo 29 del Código Procesal del Trabajo y de la Seguridad Social, el demandado que se oculta tenga derecho a que se le designe un curador para la litis o deba ser emplazado, so pena de que se quebrante su derecho de defensa, no desvirtúa la validez de la regla jurisprudencial por virtud de la cual se puede dar lugar a la interrupción de la prescripción, si se demuestran conductas tendientes a evadir la notificación de la demanda dentro del término previsto en el artículo 90 del Código de Procedimiento Civil, pues se trata de dos situaciones diferentes. La primera medida tiende a conformar debidamente el contradictorio y evitar violaciones al derecho de defensa, mientras que la segunda pretende preservar los derechos sustanciales de un demandante que ha actuado diligentemente.

Como se observa, la sala considera la posibilidad de no sancionar al trabajador con el fenómeno de la prescripción cuando este ha actuado diligentemente mientras que el demandado ha hecho gala de maniobras dilatorias con el único y evidente propósito de  lograr que se configure la prescripción.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.