Negociación y traspaso de acciones gravadas con prenda

Síntesis: La administración de una sociedad podrá llevar a cabo el registro del traspaso de las acciones, conforme a lo establecido en la Circular Externa 7 de 1998 de la Superintendencia de Valores, hoy Superintendencia Financiera de Colombia, siempre y cuando se le haya probado que éste tuvo como origen la adjudicación efectuada en cumplimiento de las normas comerciales de liquidación de sociedades, lo que no requiere de autorización previa del acreedor, sin perjuicio de que al mismo se le informe lo pertinente.

« (…) solicita se le informe si frente al caso planteado (esto es, la solicitud de registro de la transferencia de acciones en el libro de accionistas de la sociedad A… S.A., de (…) acciones ordinarias de C…, gravadas con prenda a favor de la sociedad B… S.A.), se debe efectuar el registro con base en los documentos con los que cuentan a la fecha, o si deben esperar hasta que reciban la autorización del acreedor prendario o una certificación de que éste no pactó previamente restricciones al traspaso de las acciones.

Al respecto, este Despacho procederá a efectuar las siguientes consideraciones, con el fin de dar respuesta de fondo a la consulta formulada, así:

El artículo 403 del Código de Comercio establece que las acciones serán libremente negociables salvo, entre otras, aquellas acciones que se encuentren gravadas con prenda, respecto de las cuales se requerirá la autorización del acreedor para llevar a cabo la negociación respectiva.

Ahora bien, frente al caso planteado, nos encontramos con que las acciones cuya inscripción se está solicitando, se traspasan, no como resultado de una negociación, sino en virtud de la liquidación de una sociedad (propietaria de las acciones de C…), esto es, mediante adjudicación en acta final de liquidación.

En este orden de ideas, es menester distinguir los conceptos de negociación y adjudicación.

Si bien la norma citada no los define, la negociación implica un acto voluntario interpartes que incluye una contraprestación pecuniaria o en especie, en virtud de la cual la propiedad de los bienes pasa de un propietario a otro u otros. En el caso de la adjudicación, conceptualmente se trata de la declaración según la cual, una cosa corresponde a una persona.

Es así que el artículo 403 citado, claramente limita la negociación de las acciones a que, cuando quiera que éstas se encuentren gravadas con prenda, el acreedor acepte expresamente tal negociación, sin que pueda afirmarse que en otros casos de traspaso de acciones, ello se encuentre supeditado a la decisión afirmativa del acreedor, pues no puede predicarse esta limitación en el caso de las órdenes judiciales, ni las adjudicaciones forzadas ni aquellas que sean resultado de procesos sucesorales o de liquidación de sociedades conyugales o comerciales y civiles.

Lo anterior, tiene su explicación en que en estos últimos casos el traspaso de las acciones no depende de la voluntad del propietario de las mismas, sino que se da por el acaecimiento de circunstancias fuera del alcance de su voluntad.

Frente al caso planteado, y con base en conjeturas desprendidas de lo expuesto en la consulta, pues no se allegaron los documentos correspondientes, encuentra este Despacho que las acciones de C…S.A., hacen parte de los activos remanentes de la sociedad A… S.A., quien se liquidó, dando como resultado que la propiedad de estos títulos pasó a las sociedades P… Ltda. e I… & Cia S.C.A., accionistas de la misma (en virtud de acta final de liquidación y no de ninguna negociación que se haya suscrito entre el propietario original y las otras compañías).

Por lo tanto, si la conjetura de esta Entidad, con base en la consulta formulada es correcta, la respuesta a la misma es que la administración de C… S.A. podrá llevar a cabo el registro del traspaso de las (…) acciones en cuestión, conforme a lo establecido en la Circular Externa 7 de 1998 de la Superintendencia de Valores, hoy Superintendencia Financiera de Colombia, es decir, siempre y cuando se le haya probado que éste tuvo como origen la adjudicación efectuada en cumplimiento de las normas comerciales de liquidación de sociedades (artículos 229 a 259 del Código de Comercio), lo que no requiere de autorización previa del acreedor, sin perjuicio de que al mismo se le informe lo pertinente.

Finalmente, con el fin de ampliar lo expuesto, se trascribe parte de Oficio 02176 de febrero de 1978 expedido por la Superintendencia de Sociedades, que si bien no hace alusión expresa al numeral 4 del artículo 403 del Código de comercio, por analogía podría aplicarse al caso de marras, así: “El derecho de preferencia en la negociación de acciones, consagrado en los estatutos de una compañía en desarrollo de lo previsto en los artículos 403, ordinal 2º y 407 del Código de comercio, afecta los casos de ‘negociación’ de acciones pero no otras situaciones que, como la adjudicación de bienes de una sociedad en liquidación o de una sucesión, se verían entorpecidas si tales limitaciones se hicieran extensivas a ellas.

“En los casos de acciones que hagan parte del activo de una sucesión o de una sociedad en liquidación cuyos bienes serán distribuidos en especie, no se está frente a una enajenación de acciones que se realiza por la determinación libre del titular de las mismas, sino que se trata de una situación ajena a la voluntad de dicho titular.
(…).»

Superintendencia financiera, Concepto 2007005594-001 del 2 de junio de 2007.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.