NIC 20 Subvenciones del Gobierno. Tratamiento posterior

La consideración general que debe realizarse para el tratamiento posterior de una subvención debe guiarse por lo establecido en el párrafo 12 de la NIC 20, en el que se establece que las subvenciones del gobierno deben reconocerse como ingresos sobre una base sistemática a lo largo de los períodos necesarios para compensarlas con los costos con los que se relacionan. La forma de presentación de las subvenciones relacionadas con activos o ingresos, determinará que dicho reconocimiento pueda ser observado directamente en los estados financieros o no, estos es, si se opta por reducir la subvención del valor de los activos (subvenciones relacionadas con activos) o por compensar directamente los gastos acometidos si se trata de subvenciones relacionadas con ingresos).

No deberían reconocerse contablemente los pasivos de carácter contingente, aunque deben recogerse en notas la información necesaria. La consideración de la correspondiente provisión se produciría cuando la salid de recursos llegara a considerarse probable, pues entonces dejarían de considerarse “contingente”.

En las subvenciones relacionadas con activos es posible determinar con cierta facilidad los ejercicios en los que van a reconocerse los gastos asociados a la subvención. Por ello:

  1. Las subvenciones relacionadas con activos depreciables reciben un tratamiento contable posterior a su reconocimiento en función del método de presentación previamente elegido. En el caso de que se haya reconocido en el balance como un ingreso diferido, se realizará una imputación a resultados como ingresos en los ejercicios en los que se deprecian dichos activos y en la misma proporción que ella. Por otra parte, en el caso de que su reconocimiento se haya realizado como un menor valor del activo, la asignación a resultados no se produce, aunque hay que resaltar que indirectamente existirá una imputación a resultados, vía menor gasto de la depreciación del bien subvencionado.
  2. Las subvenciones relacionadas con activos no depreciables pueden requerir el cumplimiento de algunas obligaciones, por lo que deben reconocerse como ingreso durante los de ejercicios en que soporten y reconozcan contablemente el costo de cumplir dichas obligaciones (como aplicación de la idea de correlación de ingresos y gastos). Por otra partes, si se ha reducido el valor de los activos, la subvención se habrá contabilizado con abono al patrimonio neto y no existirán cambios posteriores.

Ejemplo 1. Tratamiento contable posterior de una subvención recibida para adquirir un activo depreciable.

Una empresa recibe una subvención de 1 millón de u.m. para adquirir una fábrica de una zona determinada de Caldas. El precio final de la fábrica ha sido de 2 millones de u.m., su vida útil se estima en 20 años y el método de depreciación será línea.

Solución 1. Presentación como ingresos diferidos.

La subvención financia el 50% del valor de la fábrica, y debe ser reconocida como ingresos a lo largo de los 20 años de vida útil del bien. Siguiendo un criterio de depreciación línea, el importe de la subvención que debe reconocerse en resultados cada año es de 1.000.000 / 20 = 50.000 u.m. Por otra parte, la dotación a la depreciación practicada anualmente será de 100.000 u.m.

Solución 2. Presentación como reducción de activos.

No procede ninguna anotación contable, ya que el valor por el que la fábrica aprece contabilizado inicialmente será de 2.000.000 – 1.000.000 = 1.000.000 u.m., que será la base de depreciación anual. El importe de depreciación practicada anualmente será de 1.000.000 / 20 = 50.000 u.m.

Ejemplo 2. Tratamiento contable posterior de una subvención recibida para adquirir un activo no depreciable.

Una empresa recibe una subvención de 1 millón de u.m. para adquirir un terreno en una zona determinada de Risaralda. La subvención conlleva el cumplimiento de una serie de obligaciones durante los próximos dos años, en los que la empresa deberá incurrir en una serie de gastos para el adecuado cumplimiento de las condiciones impuestas. Dichos gastos ascienden en total a 30.000 u.m. y se distribuirán del siguiente modo: 20.000 u.m. el primer año y 10.000 u.m. el segundo.

Solución 1. Presentación como ingresos diferidos.

La subvención debe reconocerse como ingreso a lo largo de los dos años necesarios para el cumplimiento de las obligaciones que le han sido impuestas. Así pues, en su concesión se contabiliza como ingreso diferido y al cierre de los ejercicios se procede a imputar los ingresos correspondientes.

Ejercicio 1. La subvención reconocida como ingreso es: (20.000 / 30.000) * 1.000.000 = 666.666 u.m.

Ejercicio 2. La subvención reconocida como ingreso es: (10.000 / 30.000) * 1.000.000 = 333.334 u.m.

Solución 2. Presentación como reducción de activos.

En su concesión se reduce el valor del terreno adquirido con cargo a tesorería o cuentas a cobrar. No procede ninguna anotación contable posterior.

Las subvenciones del gobierno que requieren el cumplimiento de ciertas condiciones, deben ser reconocidas como ingresos de los ejercicios en los que se han reconocido los gastos relacionados con ellas, cuando se aplica el método de la renta propugnado por la NIC 20. Cuando se trata de una subvención recibida como compensación de gastos pasados, ya ocurridos y sin repercusión de gastos en ejercicios posteriores, debe reconocerse en la cuenta de resultados del período en el que se convierte en exigible. En el supuesto de que se trate3 de ayudas para dar apoyo financiero inmediato a la empresa, pueden considerarse a la subvención dentro del resultado del ejercicio, revelando la información necesaria para su compensación por los usuarios.

En términos generales, pueden determinarse con cierta facilidad los ejercicios en los que van a reconocerse los gastos asociados a la subvención. Por ello:

  1. Las subvenciones concedidas para gastos específicos se reconocen en contabilidad en el mismo ejercicio en que se reconocen los gastos.
  2. Las subvenciones que se vayan a recibir como compensación de gastos o pérdidas en que se hayan incurrido en ejercicios anteriores, se reconocen como ingresos del ejercicio en el que la subvención puede ser exigida clasificándose en su caso como partid extraordinaria.

Tratamiento contable posterior de una subvención.

La subvención se va a solicitar para dar cobertura a la puesta en marcha de una serie de procedimientos para mejorar la protección del medio ambiente realizado durante 2 años.

Solución: La subvención deberá contabilizarse como ingreso a lo largo de los dos años en los que se van a ejecutar los procedimientos de mejora del medio ambiente, cuando se cumplan las condiciones de reconocimiento.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.