No incrementar anualmente el salario equivale a rebajarlo

Existe entre empleadores y trabajadores  la creencia generalizada de que la obligación de incrementar anualmente los salarios solo aplica respecto de  los trabajadores que devengan el mínimo legal, y que quienes devengan sumas superiores a dicho mínimo están excluidos por la ley de ese derecho, lo cual, como veremos a continuación, no es cierto.

Empecemos por decir que la ley no dice textualmente ni lo uno ni lo otro. Es decir, la ley no dice que dichos trabajadores están excluidos del aumento anual, y tampoco señala que debe aumentárseles el salario; la ley sólo habla del aumento anual para el salario mínimo legal.

Pues bien, frente a ese “silencio de la ley” los empleadores, los jueces y hasta los mismos trabajadores han optado por acoger la segunda opción, es decir, que como la ley no consagra expresamente el deber de aumentar los salarios superiores al mínimo, entonces no existe para los empleadores obligación alguna en tal sentido.

La anterior interpretación podría aceptarse como válida si partimos de la base de que en materia laboral los derechos del trabajador sólo se hacen exigibles en la medida en que estén consagrados en la ley (entendida ésta en sentido amplio), o en la convención colectiva, el pacto colectivo, el contrato de trabajo, el reglamento interno de trabajo, el laudo arbitral, o en un acto unilateral del  el empleador, de tal suerte que si aquellos no constan en ninguna de esas fuentes,  sencillamente no existen.

Ahora bien, aunque a prima facie esa afirmación luce ajustada a derecho, al avanzar un poco en el  asunto encontramos que en virtud de la aplicación de los principios constitucionales y de los propios del derecho laboral, es posible encontrar otros derechos y otras garantías que atan obligacionalmente al empleador, tal como ocurre con el derecho al aumento anual de los salarios superiores al mínimo legal, tal como lo ha precisado la Corte Constitucional.

En efecto, la Corte Constitucional al revisar una sentencia de tutela no le reconoció ninguna validez a la explicación que había dado la empleadora demandada, en el sentido de que ella no estaba obligada a incrementar los salarios de los demandantes  porque esa obligación no figuraba como tal en la ley ni en ninguna otra parte; y en esa misma línea precisó la Corporación que el aumento anual del salario es un derecho constitucional de aplicación inmediata, pues los  salarios de los trabajadores no pueden perder su poder adquisitivo real. Aclaró, igualmente, que el incremento anual de la asignación salarial se desprende directamente de la Constitución y es de aplicación inmediata, sin que se requiera de desarrollo legal, contractual o convencional.

Seguidamente añadió ese alto Tribunal que el incremento anual del salario no requiere de un contrato, norma o convención colectiva para su plena validez y eficacia, lo que dejó sin soporte jurídico la posición planteada por la empleadora, de no realizar el aumento salarial respectivo, por no existir una regulación convencional que así lo dispusierea.

Para la Corte, el derecho a que la remuneración laboral sea incrementada se deriva directamente de la Constitución y constituye una garantía dirigida a mantener el poder adquisitivo del salario.  En relación a éste aspecto la Corte ha establecido, que en materia laboral no debe predominar indiscriminadamente la autonomía o voluntad de las partes, pues esta situación haría nugatorios los derechos de la parte débil de la relación laboral.   Motivo por el cual es necesario aplicar preceptos que, si bien no son acordados por éstas, deben hacer parte integral del contrato de trabajo, en pro de mantener la equidad de la relación.  Dentro de los que se cuenta el artículo 53 de la Constitución, según el cual el salario debe ser móvil, atendiendo a la necesidad de mantener el poder adquisitivo de la remuneración salarial, dado que ésta permite a los trabajadores acceder y mantener unas condiciones dignas de vida.”

Sobre este punto, recordó la Corte que a través de sentencia SU-599 de 1995, con ponencia del Doctor Fabio Morón Díaz, expresó lo siguiente:

"El artículo 53 de la carta, habla precisamente de la remuneración MOVIL. La Corte considera que ese calificativo no sólo comprende al salario mínimo sino a todos los salarios puesto que ello es una lógica consecuencia de la naturaleza sinalagmática y conmutativa de la relación laboral, prueba de lo cual es el reajuste automático de todas las pensiones. Sería absurdo que al TRABAJADOR PASIVO se le reajustara su pensión y no se reajustara su salario AL TRABAJADOR ACTIVO. Por consiguiente, si a un trabajador se le fija un salario y se mantiene el mismo guarismo por más de un año a pesar de que la cantidad y calidad del trabajo permanecen inmodificables, mientras el valor del bien producido aumenta nominalmente, en razón de la depreciación de la moneda, se estaría enriqueciendo injustamente el empleador en detrimento del derecho que tiene el asalariado a recibir lo justo y esto no sería correcto en un Estado, una de cuyas finalidades esenciales es garantizar la vigencia de un orden justo (Preámbulo y art. 2º C.P.), para lo cual el Estado tiene la facultad de dirigir la economía con el fin de asegurar que todas las personas, en particular los de menores ingresos, tengan acceso efectivo a los bienes y servicios básicos (art. 334 C.P.)”.

Y más adelante agregó:  

 “…en el seno de una economía inflacionaria, no puede menospreciarse la importancia de la movilidad del salario, expresada como la capacidad de reajustar una asignación dada, estimando las fluctuaciones monetarias e intentando mantener el poder adquisitivo real de los salarios. (…)”

(Ver Sentencia T-345/07 M.P. Dra. Clara Inés Vargas Hernández)

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

8 Opiniones
  1. manuel botero dice:

    Es supremamente discutible, en los tribunales. Que pasa cuando la empresa, por cualquier razón, ha tenido pérdidas? Estaría obligada, aun así, a incrementar costos internos como el salario y generar mas perdidas? En que % respecto del incremento del salario mínimo deberia hacerse el aumento? La empresa Preferiría liquidar a unas personas, sin justa causa y sin configurar un despido masivo? ( Lo han hecho clientes mios ) Que es mejor para un trabajador, así no sea lo mejor : conservar el trabajo y un ingreso fijo, o perder totalmente el ingreso? No se discute la justicia del aumento, sino la obligatoriedad a rajatabla que parece desprenderse de esto, sin considerar las circunstancias.

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      En derecho todo es discutible, y por tanto el tema del editorial lo es. Pero cuando quien habla es la Corte Constitucional, la discusión jurídica pierde un poco de intensidad.

      Como el contrato de trabajo es conmutativo, se considera que el salario es el valor del trabajo.

      En una economía inflacionaria, en la que todo sube diaria, mensual o anualmente, es inaceptable que lo único que no se incremente sea el salario del trabajador, independientemente de que se trate del mínimo legal o de nivel superior.

      Que a las empresas les resulte costoso asumir esa carga, no es razón suficiente para justificar la inamovilidad del salario. ¿Por qué las empresas pueden asumir los costos y sobre costos de los impuestos, de los arrendamientos, de los servicios públicos, de la publicidad, de sus obligaciones con los bancos, etc., y para lo único que no les alcance es para pagar salarios justos?

      Saludos,

      • manuel botero dice:

        Porque son producto o de Ley ( impuestos ) o de obligaciones contraidas ( mutuos ) o que tienen la opción de contraer.( arriendos)

        En salario lo unico que es de Ley es el SMMLV y, con su contexto y rango, por interpretación judicial ” a trabajo igual salario igual ”

        Insisto, como empresario, si no puedo incrementar el salario, mejor liquido a la persona, subcontrato, o abandono la actividad, es decir, afecto el nivel de empleo del pais.

        • Alonso Riobó Rubio dice:

          Si a un empleador el negocio no le da para pagar los salarios justos lo mejor que puede hacer es cerrar el establecimiento, así tenga que despedir a los trabajadores, previo pago de la indemnización por despido injusto. Pero lo que no puede hace es mantenerlos con salarios de hambre bajo la amenaza de que si no se someten a sus condiciones los echa para la calle. Estoy seguro de que esos trabajadores buscarían algo qué hacer y de qué vivir. Es mejor caer que vivir colgando. Está visto que vivir empleado no es la mejor manera de vivir, existen otras opciones.

  2. manuel botero dice:

    Los jueces, con suficiente razón, se pueden apartar de pronunciamientos de la CC especialmente si esta se convierte como la nuestra e legisladora mas que en interpretadora. Hay otros derechos y principios constitucionales frente a los cuales se desarrolla el proceso jurídico de ponderaciòn

  3. manuel botero dice:

    Y decir que ” equivale” eso si que no tiene sentido, al menos juridicamente. Nunca he visto un pronunciamiento juridico con ese ratio. Al menos debe sustentarse en una analogia juridica y no es el caso. Puede que en lenguaje domestico si

  4. Mario Serna dice:

    Buenos días,

    Una vez he leído el articulo me surge una duda: En la compañía multinacional para la cual laboro en el área de operación en un cargo de nivel medio nos argumenta que nuestro incremento de salario anualmente esta condicionado a la evaluación de desempeño del año anterior. Es correcta dicha argumentación o sin importar el resultado de la misma se debe aplicar el incremento de salario en el % que se define para el salario mínimo?

    Gracias.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.