No practicar retenciones impide tratar como costo o gasto el pago respectivo

Actualización. Por observación de nuestros usuarios encontramos que la Dian en Concepto 117655 del  2000 establece que el hecho de no practicar retención en la fuente no se pueden rechazar costos y deducciones. Adicionalmente ha dicho la Dian en 043114 de 2004 que “en general no es posible  el rechazo de costos y deducciones por no practicar retención en la fuente si la Ley de manera expresa e inequívoca no consagra dicha consecuencia por el incumplimiento de la mencionada obligación”.

El hecho de no practicar retención en la fuente cuando hay lugar a ello, impide que los pagos correspondientes sean tratados como costo o deducción, adicional al hecho de tener que responder con recursos propios por las retenciones dejadas de practicar.

Así se desprende de la interpretación de los artículos 177 y 632 del estatuto tributario.

Veamos lo que dice el artículo 177 del estatuto tributario:

Las limitaciones a costos se aplican a las deducciones. Las deducciones están sujetas a las mismas limitaciones señaladas para los costos, en los artículos 85 a 88, inclusive. Igualmente, para uno y otro caso, no serán deducibles los pagos respaldados en documentos frente a los cuales no se cumpla lo previsto en el numeral tercero del artículo 522.

Tampoco serán procedentes los costos o deducciones respecto de los cuales no se cumpla con la obligación señalada en artículo 632.

El artículo 177 del estatuto tributario dice que no serán procedentes los costos y deducciones respecto de los cuales no se cumpla con las obligaciones contempladas por el artículo 632 del estatuto tributario.

Veamos entonces que es lo que nos dice ese artículo:

Deber de conservar informaciones y pruebas. Para efectos del control de los impuestos administrados por la Dirección General de Impuestos Nacionales, las personas o entidades, contribuyentes o no contribuyentes de los mismos, deberán conservar por un período mínimo de cinco (5) años [Ver artículo 46 de la ley 962 de 2005], contados a partir del 1o. de enero del año siguiente al de su elaboración, expedición o recibo, los siguientes documentos, informaciones y pruebas, que deberán ponerse a disposición de la Administración de Impuestos, cuando ésta así lo requiera:

(…)

3. La prueba de la consignación de las retenciones en la fuente practicadas en su calidad de agente retenedor.

(…)

El numeral 3 del artículo 632 exige al contribuyente que conserve las pruebas de las consignaciones de las retenciones practicadas, y el artículo 177 dice que si no se cumple con dicha obligación, no serán procedentes los costos y deducciones correspondientes a los pagos sometidos a retención.

Es claro que si no se practican las retenciones del caso, no será posible suministrar a la Dian la prueba de la consignación de las retenciones, por cuanto estas no se practicaron, lo que imposibilita  procedencia como costo o deducción de dichos pagos.

Importante. Consulte La retención en la fuente como requisito para la procedencia de los costos y las deducciones.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Alejandro dice:

    Al respecto se debe no perder de vista que recientemente la DIAN ha modificado su doctrina en relación con dicho concepto, estableciendo que si la ley lo contempla se debe atener a dicha previsión legal, Oficio DIAN 882 del 05 de septiembre de 2016.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.