¿Notarios que se quedan con parte de la retención en la fuente por venta de activos fijos?

Algunos lectores nos han comentado de ciertas prácticas realizadas por algunos notarios públicos que podrían dar lugar a que estos se quedasen con parte de la retención en la fuente aplicable a la venta de activos fijos.

Recordemos que la retención en la fuente en la venta o enajenación de activos fijos ha de ser recaudada por el  notario público conforme lo establece el artículo 398 del estatuto tributario, mismo artículo que dice que la retención en la fuente por enajenación de activos fijos ha de ser del 1% del valor de la enajenación.

Se entiende que el valor de la enajenación es aquel que figure en la escritura pública que precisamente otorga el notario público al que han recurrido las partes para protocolizar su negocio, valor que no siempre se ajusta al que realmente han pactado las partes, por lo que es común que puedan existir dos valores diferentes para dos bases de retención diferentes.

Debido a los altos costos de las tarifas notariales y de registro, las personas acostumbran hacer la escritura pública por un valor inferior al real, y el valor real lo acuerdan mediante una contrato de promesa de compraventa, de modo que puede suceder que en la promesa de compraventa se pacte un valor de 100 millones de pesos por ejemplo y la escritura pública se realice por 50 millones.

En nuestro criterio, la retención en la fuente se ha de aplicar sobre el valor de venta que figure en la escritura pública, valor oficial para todos los efectos legales relacionados con dicha escritura, no obstante, hay notarios que exigen a las partes la presentación de la promesa de compraventa para según ellos aplicar la retención en  la fuente.

Esa solicitud, que en nuestra opinión carece de validez legal, en la práctica podría utilizarse para que el notario público se apropie de parte de la retención en la fuente recaudada, ya que para efectos tributarios la base será la que figure en la escritura pública, de tal modo que el notario, a pesar de haber recaudado la retención en la fuente con base al valor fijado en la promesa de compraventa, perfectamente puede reportar a la Dian el valor determinado según la escritura pública,  pudiéndose guardar para sí la diferencia, y con seguridad se puede especular que no podría ser otra la razón de exigir a las partes que acrediten la promesa de compraventa para poder otorgar la escritura respectiva, toda vez que como ya lo expusimos, no es requisito para el otorgamiento de la escritura la acreditación previa de promesa alguna, como tampoco  es obligatorio que las partes hayan realizado tal promesa, puesto que la ley permiten que suceda únicamente un previo acuerdo verbal, y  de allí la  imposibilidad de exigir la presentación de una promesa de negocio para la protocolización de una escritura pues esa promesa puede no existir.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. njsg dice:

    Muchas veces he leído sus oportunos y validos conceptos, pero este se pasa de la raya al presumir que los notarios al pedir la promesa de compraventa es para apropiárse parte de la retención en la fuente , grave acusación, lo que ustedes están mas bien es promoviendo la evasion de impuestos, con este concepto, se debe inculcar la transparencia contractual, no puede existir una cuantia en la promesa y otra en la escritura que perfecciona la compraventa.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.