Nuestro padre pronto fallecerá, sus hijos somos mayores de edad. ¿Qué podemos hacer para que la pensión no se pierda?

Por

¿Puede reclamar la pensión de sobrevivientes de sus padres una hija mayor de 25 años de edad que sufre de fibromialgia y problemas cardíacos?

La primera pregunta nos la han hecho personalmente en consulta,  la segunda la dejó una lectora en nuestro sistema de comentarios, quien escribió textualmente: 

 “Mi padre está mal de salud y le preocupa lo de su pensión ya que es viudo y sus hijos ya somos mayores de edad. Queremos saber si la pensión le puede quedar a mi hermana, quien desde su niñez sufre de una enfermedad del corazón, la cual se la controla, y sólo se pone mal cuando sufre de impresiones fuertes. Aparte de eso me parece que ella sufre de fibromialgia.   Muchas gracias por su respuesta.

Empecemos por señalar que la pensión de sobrevivientes en favor de los hijos mayores de edad sólo procede cuando éstos se encuentran incapacitados para trabajar por causa de invalidez, y siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos: a) que la invalidez o discapacidad le haya sobrevenido al reclamante antes del fallecimiento del causante, y b) que el discapacitado hubiese estado dependiendo económicamente del causante al momento de su muerte.

O sea, que el momento del fallecimiento del causante es crucial para la configuración del derecho a la pensión de sobrevivientes en favor del reclamante, a tal punto que  no habrá lugar a dicho beneficio si en ese momento el reclamante no dependía económicamente del pensionado o aún no se había estructurado su invalidez.

Pero es más, para que una persona pueda aducir en su reclamación de la pensión  la condición de discapacitado, es indispensable haber sido declarado como tal por parte de medicina laboral,  o haber sido calificado por una junta regional calificadora de invalidez con una pérdida de su capacidad laboral igual o superior al 50%.

De manera pues que no es cualquier clase de discapacidad la que puede generar para el hijo del causante el derecho a la pensión de sobrevivientes, sino que debe mediar concepto médico de medicina laboral o de la junta regional calificadora de invalidez que establezca la magnitud de la discapacidad y su fecha de estructuración. El reclamante, por su parte, deberá probar que dependía económicamente del titular de la pensión.

Resuelta ya la inquietud de la consultante, vale la pena tocar aquí, así sea de manera tangencial, la aberrante situación que viven muchos pensionados, quienes en lugar de disfrutar  de un retiro libre de afugias económicas, se ven agobiados por una serie de obligaciones que no le corresponden.

El tema es que en muchos casos la pensión se ha vuelto un medio de subsistencia no sólo para el pensionado y su cónyuge o compañera, sino también de otros parientes del jubilado, tales como hijos, nietos, sobrinos, etc. que crecieron y se quedaron amañados en la casa del pensionado o que fueron dejados a cargo de éste por quienes tenían la responsabilidad de asumir su  crianza y manutención, desvirtuándose así la verdadera finalidad de la pensión. Como es fácil imaginarlo, en esos casos la mesada siempre será insuficiente, así el monto de la misma sea muy superior al mínimo legal, lo cual atenta contra la salud física y mental del retirado, pues esas responsabilidades adicionales le derivan estrés y grandes preocupaciones que no deberían acompañarlo en el epílogo de su vida.

Y para terminar, me referiré a la pregunta que le sirve de título a esta nota.

Como abogado he sido consultado en varias ocasiones por familiares de pensionados próximos a fallecer, sobre qué se podría hacer para evitar que en tal eventualidad  “se pierda la pensión”. Mi respuesta siempre ha sido la misma: nada, la pensión no se pierde, simplemente se extingue por sustracción de materia, la pensión no tiene   vocación de perpetuidad  ni carácter hereditario!

Y eso es así porque la pensión no fue creada para que a la sombra de ella vivieran otras personas distintas del pensionado y su cónyuge o compañera(o) y sus hijos incapacitados para trabajar por razón de sus estudios o por invalidez.   En esencia, la pensión se hizo para facilitarle al pensionado procurarse una vida digna, en lo posible libre de urgencias económicas.  Los pensionados no tienen por qué asumir la crianza de nietos traídos a este mundo por padres irresponsables, ni prolongar indefinidamente el sostenimiento de hijos mantenidos y conchudos incapaces de hacerse cargo de su propia vida.

Cuando terminaba este comentario recordé esta frase de Clarence S. Darrow: La primera mitad de nuestra vida nos la estropean nuestros padres; la segunda nuestros hijos.

Conozca nuestra Guía Laboral 2018

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Gerente 71 Dice:

    Recordemos que en sentencias la corte ha reconocido la pensión para los hijos de crianza....

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.