Obligaciones convertibles

Antes de entrar a explicar en qué consisten las obligaciones convertibles, es fundamental entender correctamente el significado del término "obligación". La obligación es una de las maneras en que se manifiestan los títulos de deuda, que a su vez pueden ser de renta fija o variable. Como activo financiero (junto con acciones y pagarés), las obligaciones son bonos que pueden ser emitidos por instituciones del Estado o por empresas de cualquier sector para captar recursos financieros de inversores nacionales o extranjeros.

Una vez definido el concepto de obligación, la definición y la naturaleza de la obligación convertible se hacen más comprensibles. La obligación convertible es un tipo de obligación que se emite en el mercado para que cualquier suscriptor del título de deuda pueda canjearla por acciones (además de por otro tipo de obligaciones del propio emisor). Las obligaciones convertibles, al ofrecer la posibilidad a los suscriptores de canjear activos financieros, son relativamente fáciles de colocar en los mercados financieros.

Ahora bien, las obligaciones convertibles son rentables para los suscriptores cuando las ganancias reportadas por los dividendos del título sean superiores a las del cupón convertible. Asimismo, también cabe la posibilidad de que el suscriptor de las obligaciones convertibles esté interesado en ellas para poder conseguir mayor liquidez con sus activos, siempre y cuando la acción sea cotizable en el mercado secundario (que es aquel en el que el título cambia de propiedad y se vuelve a negociar después de ser emitido en el mercado primario).

Para que la conversión de obligaciones en acciones pueda hacerse efectiva debe especificarse la fecha de conversión del activo financiero, así como la valoración de este, el número de obligaciones a convertir y la estimación monetaria de las acciones. Es importante que el suscriptor de las obligaciones convertibles sepa que puede calcular la relación de conversión estableciendo el cociente entre el precio de la acción y el de la obligación que va a ser objeto de conversión.

En cuanto a las ventajas que reportan las obligaciones convertibles, gracias a estas operaciones financieras los dos agentes económicos (el emisor y el suscriptor) pueden obtener beneficios importantes. Así, el emisor consigue ampliar capital de la empresa, al transformar deuda (obligaciones) en capital social (acciones). Además, el emisor de la obligación convertible soporta menores costes por la rentabilidad a pagar al suscriptor. En cuanto a este último, se puede decir que tiene la posibilidad de obtener mayores ganancias por rentabilidad si la cotización del activo invertido sube. Por último, el suscriptor también se beneficia de la obligación convertible al conseguir liquidez inmediata, siempre que el activo financiero convertido cotice al alza en el mercado secundario.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. leonarda mesa perez dice:

    Esta pagina es excelente ya que me ha ayudado bastante en cuanto a lo de gerencia se refiere, pero si es posible me gustaría que le agregaran ejemplos a los temas abordados, pero cabe destacar que son informaciones bien coherentes a los temas buscados. feliz resto del día.

  2. Lina Garcia dice:

    Buen día,

    Solicito información sobre que es un contrato Convertible, las condiciones y características de este tipo de contratación.

    Gracias.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.