Oposición e impedimento en el matrimonio civil y el matrimonio in extremix

Las causales para impedir la celebración de Matrimonio Civil, en principio, se circunscribieron a cuatro:

  1. Existencia en uno o ambos contrayentes, de vínculo matrimonial vigente anterior sin importar el rito religioso por el cual se hubiese celebrado, siempre y cuando se hubiese inscrito en el registro civil;
  2. Incapacidad absoluta declarada judicialmente por no encontrarse uno, o ambos contrayentes en pleno uso de sus capacidades mentales;
  3. Presentarse en los futuros contrayentes parentesco directo.
  4. Ser los solicitantes del mismo sexo.

Hoy por hoy, por las múltiples razones ampliamente conocidas que algunos seguimos sin entender, comprender y asimilar, pero que por el momento renunciaremos a su debate, tácitamente se han reducido a las primeras tres.

Ahora, en cuanto al procedimiento de oposición a la celebración del Matrimonio Civil, se reduce a la presentación personal ante el notario que ha recibido la solicitud,  de un escrito en el cual se invoque una cualquiera de las tres causales previas que deberá estar acompañado de las pruebas que la acrediten, ante lo cual, el Notario suspenderá la fecha de audiencia disponiendo de un termino de ocho días para estudiarlas de conformidad y señalar nueva fecha para la celebración del matrimonio en la cual resolverá si admite o se aparta de la oposición, si la admite, no se podrá celebrar el matrimonio

La oposición podrá presentarse hasta el instante previo a la firma de la escritura correspondiente.

EL MATRIMONIO “IN EXTREMIS”

Es el matrimonio que se celebra en inminente peligro de muerte de uno a ambos contrayentes sin que hubiese oportunidad de establecer el cumplimiento de las formalidades legales, que supone la idea de regularizar una unión sentimental.

Es de tal significancia que este matrimonio podrá ser válidamente celebrado tanto ante Notario, como ante Capitán de Embarcación o Aeronave,  y Comandante Militar respecto de sus fuerzas.

Ahora bien, si dentro de los cuarenta días siguientes a su celebración, no hubiere acaecido la muerte que se temía, automáticamente el matrimonio “in extremis” caduca, es decir, no surtirá efecto, salvo que se revalide con la observancia plena de las formalidades legales.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. MARIAM GARZON dice:

    De acuerdo hombre y mujer Dios los creo. “Diversidad de Género” es una manipulación que tiene muchos intereses y perjudica las familias

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.