Pagos por medicina prepagada a trabajadores que haga el empleador son deducibles

Los pagos por medicina prepagada que el contribuyente realice con destino a sus trabajadores, son deducibles del impuesto a la renta.

Así como son deducibles los aportes  a salud y pensión que corresponden al empleador, si este decide también pagar un plan de medicina prepagada a sus trabajadores, es deducible del impuesto a la renta.

Sobre el respecto ha dicho el Consejo de estado, sección cuarta, sentencia del 13 de agosto de 2009, expediente 16217:

La deducción por pago de medicina prepagada fue rechazada porque la Administración consideró que no reunía los requisitos consagrados en el citado artículo 107 del Estatuto Tributario.

Observa la Sala que los pagos en medicina prepagada que realiza el empleador para sus trabajadores encuadran dentro de la definición de pago laboral indirecto que trae el Decreto Reglamentario 3750 de 1986 en su artículo 5º, el cual consagra que “constituyen pagos indirectos hechos al trabajador, los pagos que efectúe el patrono a terceras personas, por la prestación de servicios o adquisición de bienes destinados al trabajador o a su cónyuge, o a personas vinculadas con él por parentesco siempre y cuando no constituyan ingreso propio en cabeza de las personas vinculadas al trabajador y no se trate de cuotas que por ley deban aportar los patronos a entidades tales como el Instituto de Seguros Sociales, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y las Cajas de Compensación Familiar”.  Toda vez que esta definición fue establecida para efectos del procedimiento aplicable para realizar la retención en la fuente, el legislador agregó que “Se excluyen los pagos que el patrono efectúe por concepto de educación, salud y alimentación en la parte que no exceda el valor promedio que se reconoce a la generalidad de los trabajadores de la respectiva empresa por tales conceptos y siempre y cuando correspondan a programas permanentes de la misma para con los trabajadores”.

Conforme a la definición transcrita los pagos que por concepto de servicios de salud por medicina prepagada realiza el empleador para sus trabajadores, constituyen un gasto de naturaleza laboral, susceptible de ser considerado como deducción a la luz del artículo 107 del E.T., toda vez que entre este gasto y la actividad de la empresa generadora de renta, consistente en la comercialización de productos farmacéuticos, existe una relación de causalidad.  Además como adelante se expondrá ésta fue una expensa necesaria y proporcional.

Al respecto, en sentencia de 25 de noviembre de 2004, Exp. 14295, M.P. Ligia López Díaz señaló que “los pagos que los empleadores realicen a terceras personas, por concepto de educación, salud y alimentación, para sus trabajadores o sus familias, que cumplan los requisitos exigidos en el artículo 5° del Decreto Reglamentario 3750 de 1986 y en el artículo 387-1 del Estatuto Tributario para no estar sujetos a retención en cabeza del empleado, son deducibles, por tratarse de pagos laborales indirectos que de conformidad con las normas tributarias no están sujetos a retención en la fuente”.

Este servicio de medicina prepagada se estima como una forma de remuneración para los trabajadores, que son parte fundamental en la consecución de los ingresos de la empresa, la cual debe velar por sus condiciones de salud que son necesarias para que la empresa consiga su objeto social enderezado a generar renta. En otras palabras este tipo de gastos guarda estrecha relación con la actividad generadora de renta de la empresa y resultan necesarios para este propósito.

Sobre este punto, la Sala también ha señalado que “el carácter laboral del gasto, permite igualmente afirmar que existe un nexo causal frente a la actividad productora de renta, puesto que la fuerza laboral constituye, sin duda, un elemento indispensable en la producción de la renta, y por la misma razón, resulta necesario el gasto, para la obtención efectiva del ingreso,  en cuanto  incide de manera directa  en la productividad de la empresa”.

De otra parte este gasto fue proporcional, porque comparando el total de la renta bruta de la empresa del año gravable ($90.215.280.000,00), se encuentra que esta erogación ($ 240.733.913 ) no fue exagerada.

En consecuencia, por todos los motivos expuestos, es claro que la sentencia debe ser revocada en relación con esta partida, toda vez que al constituirse la erogación de medicina prepagada por parte del empleador para sus trabajadores, en un pago laboral, necesario, proporcional y estrechamente relacionado con la actividad generadora de renta, debe ser considerado como una deducción.

Pagar medicina prepagada a los empleados, es una estrategia no sólo para propender por el bienestar del trabajador, sino como una forma de remuneración, remuneración que se pacta como factor no constitutivo de salario, logrando disminuir el pago de prestaciones sociales,  aportes parafiscales e incluso seguridad social,  rubros muy onerosos para el empleador.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Rodrigo Casas dice:

    Buenas tardes.
    La consulta esta relacionada con el certificado de medicina prepagada que está a nombre de mi esposa y es ella la que paga directamente por el núcleo familiar, Es para saber si ese certificado me sirve a mí para la deducción de la retención en la fuente de mi salario. Gracias.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.