Para emprendedores; estudiar o trabajar

Para un emprendedor siempre existe el dilema en cuanto si debe trabajar o estudiar.

Es propio de todo emprendedor tomar la decisión de trabajar en lugar de estudiar, puesto que estudiar por lo general sólo garantiza un buen empleo y alguna estabilidad económica, lo cual es contrario a los objetivos de cualquier emprendedor, que además de independencia económica, busca libertad de decisión, de tiempo, etc.

Es un hecho incuestionable que todo emprendedor debe tener un mínimo de formación, debe tener unas habilidades y unas competencias, y para adquirirlas pues necesariamente debe estudiar, de modo que la educación es inherente a cualquier emprendedor.

El dilema surge cuando un determinado proyecto exige un nivel específico y avanzado de formación, la cual difícilmente se puede conseguir en un lugar diferente a una universidad.

Un pregrado es normal y hasta necesario [no indispensable] para un emprendedor, pero en ocasiones algunos proyectos exigen hacer una maestría o un doctorado, situación donde se puede presentar dificultad a la hora de tomar una decisión.

¿Debe un emprendedor ponerse en la tarea de hacer una maestría  o un doctorado porque su proyecto requiere de esa formación?

Un emprendedor es un empresario que está al frente de sus proyectos y en consecuencia es muy factible que requiere de ciertas habilidades para que su proyecto pueda tener un mejor funcionamiento, razón que hará pensar a muchos emprendedores en la conveniencia de iniciar estudios avanzados.

El problema es que un emprendedor es una persona que no tiene mucho tiempo, y para un proyecto grande, es tanto o más importante el tiempo que se le dedique como la formación del emprendedor, por lo que desde este punto de vista, seguramente que un emprendedor no se pondrá a estudiar más puesto que descuidaría su proyecto.

Una solución a una encrucijada como esta, puede ser contratar  a la persona que disponga ya de esas habilidades requeridas. En casos como estos, el emprendedor deberá entender que no podrá por si mismo hacerse cargo de todo y en consecuencia deberá delegar funciones a personas más competentes para desarrollarlas. Esta sea quizás la solución más acertada, puesto que liberaría al emprendedor de una obligación para que se dedique a otros asuntos o simplemente a emprender nuevos proyectos, que por lo general es su pasión.

Pero también son muchos los emprendedores que no les gusta delegar, que les gusta tener el control de todo, por lo que no estarán de acuerdo en delegar funciones, pero que tampoco tienen tiempo para dedicar dos o más años a estudiar.

Para este tipo de emprendedores existe una solución intermedia y es adquirir esos conocimientos especializados mediante cursos o programas de formación cortos, intensivos, de modo que no tenga necesidad de dedicar mucho tiempo a sus estudios.

Hacer una maestría o un doctorado exige una gran dedicación de tiempo; se debe dedicar por lo menos la mitad del tiempo a ello, lujo que no se puede dar emprendedor, pero se pueden lograr resultados similares realizando cursos, seminarios, diplomados, etc., que exigen una menor dedicación de tiempo, y por ser tan específicos, sus resultados pueden ser muy satisfactorios en cuanto se pueden ajustar a las necesidades del emprendedor.

Por eso la importancia de contar con un equipo de trabajo talentoso, competente, puesto que permite aliviar el trabajo de una persona en particular, y a la larga se obtiene un mejor resultado en la medida en que se presentan más posibilidades de flexibilización de tareas, objetivos y exigencias.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.