Para que su mensaje en Internet sea comprendido, trate de escribir correctamente

Internet se ha convertido en un medio masivo de comunicación y participación, pero a veces no lo aprovechamos como debiera ser por algo aparentemente simple como la redacción, la forma de escribir.

No se trata de ser eruditos en un tema, o ser expertos en gramática y ortografía [aquí tampoco lo somos], pero sí escribir de una forma tal que cualquier persona pueda comprender nuestro mensaje.

El primer error, y el más común, es escribir en mayúscula sostenida. Un texto en mayúscula sostenida es difícil de leer y por consiguiente difícil de entender, lo que lleva a que muchas personas ignoren los textos escritos en mayúscula; de modo que si usted es de las personas que escriben en mayúscula sostenida, tenga presente que el 90% de las personas no leerán su mensaje, y el 10% que lo lea, tal vez no lo comprenda.

Otro error común y que imposibilita la comprensión del mensaje, es la ausencia de signos de puntuación. Un texto en el que no se utilizan comas y puntos, por ejemplo, resulta muy difícil de comprender, y sucede lo mismo que cuando el texto se escribe en mayúscula sostenida: muchos prefieren no leerlo.

Una persona que escribe un texto corrido, sin utilizar una coma, un punto y coma o un punto aparte, difícilmente logrará transmitir el sentido correcto de su idea. Quien lo lea, tendrá que hacer un gran esfuerzo para tratar de interpretar el mensaje, y aún así corre el riesgo de interpretarlo equivocadamente, razón por la que muchas personas simplemente ignoren este tipo de escritos.

La ortografía, aunque importante, mal utilizada rara vez desfigura el sentido de la idea que se quiere transmitir, pero la ausencia de signos de puntuación sí que hace muy difícil captar o interpretar correctamente el mensaje que se quiso plasmar en el texto.

Existe un famoso y antiguo escrito llamado “El testamento” el cual es un claro ejemplo de la importancia de la utilización de los signos de puntuación. Veamos:

“Se cuenta que un señor, por ignorancia o malicia, dejó al morir el siguiente testamento sin signos de puntuación: «Dejo mis bienes a mi sobrino Juan no a mi hermano Luis tampoco jamás se pagará la cuenta al sastre nunca de ningún modo para los jesuitas todo lo dicho es mi deseo».

El juez encargado de resolver el testamento reunió a los posibles herederos, es decir, al sobrino Juan, al hermano Luis, al sastre y a los jesuitas y les entregó una copia del confuso testamento con objeto de que le ayudaran a resolver el dilema. Al día siguiente cada heredero aportó al juez una copia del testamento con signos de puntuación.

- Juan, el sobrino:

«Dejo mis bienes a mi sobrino Juan. No a mi hermano Luis. Tampoco, jamás, se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

- Luis, el hermano:

«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¡A mi hermano Luis!. Tampoco, jamás, se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

- El sastre:

«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco, jamás. Se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

- Los jesuitas:

«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco, jamás. ¿Se pagará la cuenta al sastre? Nunca, de ningún modo. Para los jesuitas todo. Lo dicho es mi deseo».

- El juez todavía pudo añadir otra interpretación:

«¿Dejo mis bienes a mi sobrino Juan? No. ¿A mi hermano Luis? Tampoco. Jamás se pagará la cuenta al sastre. Nunca, de ningún modo, para los jesuitas. Todo lo dicho es mi deseo».

Así que el señor juez, ante la imposibilidad de nombrar heredero, tomó la siguiente decisión:

«... por lo que no resultando herederos para esta herencia, yo, el Juez me incauto de ella en nombre del Estado y sin más que tratar queda terminado el asunto»”.

Otro error común cometido por participantes de foros y discusiones, es no utilizar signos de interrogación cuando están planteando un interrogante, de manera que quien lo consulta no sabe si está afirmando algo o está planteando una inquietud.

Hay una práctica muy generalizada en foros y demás medios participativos, consistente en utilizar palabras soeces, inadecuadas, ofensivas, insultantes. Este tipo de mensajes no conducen a nada, y si usted pretendía conseguir algo, habrá perdido el tiempo.

Otra falencia que abunda en internet, es la falta de cortesía al solicitar información, ayuda o colaboración. No está demás pedir el favor, dar las gracias, saludar, etc.

Hay que interactuar en Internet como se haría si estuviéramos frente a la otra persona. No escriba lo que no sería capaz de decirle a otro en la cara.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.