¿Para que una factura sea válida como titulo valor debe estar firmada por el comprador?

¿Es necesario que la factura de venta esté firmada (aceptada) por el comprador para que constituya título valor?

Uno de los requisitos de la factura para que constituya titulo valor es la firma que representa la aceptación de la factura por parte del comprador, reconociendo así los derechos y obligaciones contenidos en ella.

Suele suceder que cuando la empresa expide la factura, no tiene el cuidado de hacerla firmar por el comprador, y en caso que esa factura sea a crédito y el cliente no pague luego, surge la duda de si esa factura sin firmar, sin aceptación constituye un título valor que preste mérito ejecutivo que permita iniciar un proceso judicial de cobro más expedito.

Bien. La respuesta es que la factura sin firma, no aceptada expresamente, pero tampoco rechazada debidamente dentro de la oportunidad legal, sí constituye un título valor, puesto que la ley considera la aceptación tácita de la factura precisamente para los casos en que se ha omitido la aceptación expresa por parte del comprador.

En efecto dice el artículo 773 del código de comercio colombiano:

(…)

La factura se considera irrevocablemente aceptada por el comprador o beneficiario del servicio, si no reclamare en contra de su contenido, bien sea mediante devolución de la misma y de los documentos de despacho, según el caso, o bien mediante reclamo escrito dirigido al emisor o tenedor del título, dentro de los diez (10) días calendarios siguientes a su recepción. En el evento en que el comprador o beneficiario del servicio no manifieste expresamente la aceptación o rechazo de la factura, y el vendedor o emisor pretenda endosarla, deberá dejar constancia de ese hecho en el título, la cual se entenderá efectuada bajo la gravedad de juramento.

(…)

Así la cosas, transcurrido el tiempo considerado por ley para que el comprador acepte o rechace la factura y este no lo hace, guarda silencio, se considerará aceptada con todas las implicaciones legales que ello implica, convirtiendo a esta en título valor negociable y por supuesto ejecutable.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. george dice:

    Hola. Me reclaman por monitorio una deuda de 4.981,23€. facturas correspondientes a dos negocios que he tenido, dedicados a la hostelería. 4 facturas serian correspondientes al año 2012(las cuales no todas están firmadas por mi parte), negocio que cerré al final de es mismo año. Y la otra factura sería correspondiente a diciembre de 2014, negocio que tampoco que tengo ya que lo cerré en abril de de 2015. En ningún momento el proveedor se puso en contacto conmigo para solucionar dicho problema(ni carta formal, ni carta certificada, ni burofax, ni un abogado para buscar una solución). Yo discrepo en el montante total de la deuda, y más en las facturas que no he firmado a la hora de entrega de la mercancía. Ayer recibí dicha carta en la que me dan un plazo para presentarme en el juzgado. ¿por qué tengo que pagar facturas que no firme? ¿las facturas de 2012 no han prescrito? ¿puede saltarse los pasos intermedios de ponerse en contacto conmigo? Está más que claro que estoy dispuesto a pagar lo que debo, pero no lo que no debo. Muchas gracias de antemano por su contestac

  2. Jorge dice:

    Creo que hay una impresición, todo titulo valor obtiene su fuerza por la firma en el dispuesta,se confunde firma con aceptacion el 772 del cco dice que la factura original firmada por el obligado y el emisor es la que es titulo.

    La factura puede ser recibida y no aceptada, o no recibida y no aceptada, o recibida y aceptada.

    Indefectiblemente siempre debe haber la firma de quien recibe, a falta de rechazo trascurrido 10 dias se considera aceptada.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.