Pensión de sobrevivientes – Tránsito legislativo de la ley 100 de 1993 a la ley 797 de 2003. (Segunda parte)

Por   05/12/2017

Como lo recordarán los lectores, en la columna anterior hicimos un breve recuento del manejo que se le ha dado al principio de la condición más beneficiosa en el tránsito legislativo del Decreto 758 de 1990 a la ley 100 de 1993, y presentamos la nueva posición adoptada (este año) por la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia sobre la aplicación de dicha figura en el tránsito legislativo de la ley 100 de 1993 a la ley 797 de 2003.

Al finalizar la columna dejamos a los lectores con la siguiente precisión de la Corte sobre el período durante el cual se pueden aplazar los efectos de la ley 797 de 2003 con el fin de darle cabida a la figura de la condición más beneficiosa:

«Solo es posible que la Ley 797 de 2003 difiera sus efectos jurídicos hasta el 29 de enero de 2006, exclusivamente para las personas con una expectativa legítima.»

Pues bien, como la ley 797 de 2003 (que modificó algunos artículos de la ley 100/93) entró en vigencia el 29 de enero de 2003, los tres años de que habla la Corte van de esa fecha al 29 de enero de 2006.

Lo anterior significa que para que se pueda aplicar la condición más beneficiosa luego de entrar en vigencia la ley 797 de 2003, es condición sine quanon que el afiliado haya  fallecido entre el 29 de enero de 2003 y el 29 de enero de 2006.

«¿Cómo se expresa la situación jurídica concreta en el cambio normativo de la ley 100 de 1993 a la ley 797 de 2003?»

La Corte advierte las siguientes situaciones: 

«1. Afiliado que se encontraba cotizando al momento del cambio normativo (29 de enero de 2003)

En este caso la situación jurídica concreta surge si el afiliado para el momento del cambio legislativo, esto es, 29 de enero de 2003, 

  • Estaba cotizando al sistema, y
  • Había aportado 26 semanas o más en cualquier tiempo.»

 Y aclara:

«En ese orden, si el asegurado se encontraba cotizando el 29 de enero de 2003 pero no contaba con 26 semanas cotizadas en cualquier tiempo, no configuró una situación jurídica concreta y, en consecuencia, se le aplica con rigor la Ley 797 de 2003. O sea que en este caso no hay condición más beneficiosa.

“2. Afiliado que no se encontraba cotizando al momento del cambio normativo

“En esta hipótesis la situación jurídica concreta emerge si el afiliado para el momento del cambio legislativo, esto es, 29 de enero de 2003, (i) no estaba cotizando al sistema, (ii) pero había aportado 26 semanas o más dentro del año inmediatamente anterior a la data del tránsito legislativo, esto es, entre el 29 de enero de 2002 y 29 de enero de 2003.

Ello, toda vez que se cumple con la densidad de semanas de cotización, dentro del interregno estrictamente exigido por el precepto derogado.»

Ahora, si para el 29 de enero de 2003 el afiliado no estaba cotizando y no tenía 26 semanas o más de cotización dentro del año inmediatamente anterior a la fecha del tránsito legislativo, esto es, entre el 29 de enero de 2002 y 29 de enero de 2003, no tiene una situación jurídica concreta y, por tanto, también se aplica con todo el rigor la Ley 797 de 2003, pues no configuró una expectativa legitima y mucho menos un derecho adquirido. En conclusión, tampoco hay condición más beneficiosa.

 En resumen:

«Se debe conceder la pensión de invalidez, en desarrollo del principio de la condición más beneficiosa, cuando se cumplan los siguientes supuestos: 

3.1 Afiliado que se encontraba cotizando al momento del cambio normativo;

a) Que al 29 de enero de 2003 el afiliado estuviese cotizando.

b) Que hubiese aportado 26 semanas en cualquier tiempo, anterior al 29 de enero de 2003.

c) Que la muerte se produzca entre el 29 de enero de 2003 y el 29 de enero de 2006.

d) Que al momento de la fallecimiento estuviese cotizando, y

e) Que hubiese cotizado 26 semanas en cualquier tiempo, antes del deceso. 

“3.2 Afiliado que no se encontraba cotizando al momento del cambio normativo.

a) Que al 29 de enero de 2003 el afiliado no estuviese cotizando.

b) Que hubiese aportado 26 semanas en el año que antecede a dicha fecha, es decir, entre el 29 de enero de 2003 y el 29 de enero de 2002.

c) Que la muerte se produzca entre el 29 de enero de 2003 y el 29 de enero de 2006.

d) Que al momento de su fallecimiento no estuviese cotizando, y

e) Que hubiese cotizado 26 semanas en el año que antecede al fallecimiento.”

 “4. Combinación permisible de las situaciones anteriores

“(…) también hay que tener presente, para otorgar la pensión de invalidez bajo la égida de la condición más beneficiosa, la combinación de las hipótesis en precedencia, así: 

“4.1 Afiliado que se encontraba cotizando al momento del cambio normativo y cuando falleció no estaba cotizando

La situación jurídica concreta se explica porque el afiliado al momento del cambio legislativo, esto es, 29 de enero de 2003, se encontraba cotizando al sistema y había aportado 26 semanas o más en cualquier tiempo.

Si el mencionado afiliado, además, no estaba cotizando para la época del siniestro de la muerte - « hecho que hace exigible el acceso a la pensión»- que debe sobrevenir entre el 29 de enero de 2003 y 29 de enero de 2006, pero tenía 26 semanas de cotización en el año inmediatamente anterior al fallecimiento, es dable la aplicación del principio de la condición más beneficiosa. Acontece, sin embargo, que de no verificarse este último supuesto, no aplica tal postulado.»

Se insiste en que si al momento del cambio legislativo, esto es, 29 de enero de 2003, el afiliado se encontraba cotizando al sistema pero no le había aportado 26 semanas o más en cualquier tiempo, no goza de una situación jurídica concreta. 

«4.2 Afiliado que no se encontraba cotizando al momento del cambio normativo y cuando falleció estaba cotizando.

Acá, la situación jurídica concreta nace si el afiliado al momento del cambio legislativo, (29 de enero de 2003), no estaba cotizando al sistema pero había aportado 26 o más semanas en el año inmediatamente anterior, esto es, entre el 29 de enero de 2003 y 29 de enero de 2002.

Ahora, si el aludido afiliado estaba cotizando al momento de la muerte - «hecho que hace exigible el acceso a la pensión»- que debe suceder entre el 29 de enero de 2003 y el 29 de enero de 2006, y tenía 26 semanas de cotización en el cualquier tiempo, igualmente se aplica el postulado de la condición más beneficiosa. La Sala juzga pertinente advertir que de no cumplirse este último supuesto, no se aplica dicho principio.

Se repite, “si el afiliado al momento del cambio legislativo, esto es, 29 de enero de 2003, no estaba cotizando al sistema y tampoco había aportado 26 o más semanas en el año inmediatamente anterior, esto es, entre el 29 de enero de 2003 y 29 de enero de 2002, no existe una situación jurídica concreta.»

 (Quien dese conocer más detalles puede consultar la Sentencia SL4650-2017, Radicación No. 45262, Acta 02, del 25 de enero de 2017. M.P. Dr. Fernando Castillo Cadena y  Gerardo Botero Zuluaga.)

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.