Pensión especial de vejez por hijo en situación de discapacidad - Requisitos

Por

Quien pretenda que se le reconozca esta modalidad de pensión, debe asegurarse de que cumple los siguientes requisitos legales y jurisprudenciales.

El parágrafo 4º del artículo 33 de la ley 100 de 1993, subrogado por el art. 9 de la ley 797 de 2003, preceptúa que:

«La madre trabajadora cuyo hijo padezca invalidez física o mental, debidamente calificada y hasta tanto permanezca en este estado y continúe como dependiente de la madre, tendrá derecho a recibir la pensión especial de vejez a cualquier edad, siempre que haya cotizado al Sistema General de Pensiones cuando menos el mínimo de semanas exigido en el régimen de prima media para acceder a la pensión de vejez. Este beneficio se suspenderá si la trabajadora se reincorpora a la fuerza laboral. Si la madre ha fallecido y el padre tiene la patria potestad del menor inválido, podrá pensionarse con los requisitos y en las condiciones establecidas en este artículo.»

Ahora bien, aunque el Congreso de la República al momento de expedir la norma transcrita dispuso que únicamente la madre cabeza de familia tendría derecho al reconocimiento de la pensión especial de vejez por hijo situación de discapacidad, la Corte Constitucional en la Sentencia C-989 de 2006, al considerar condicionalmente exequible el parágrafo 4.° del artículo 33 de  la ley 100 de 1993, dio por entendido que el mencionado beneficio se hará extensivo al padre cabeza de familia de hijos discapacitados siempre y cuando se cumplan con los siguientes presupuestos:

  1. Que sus hijos propios, menores o mayores discapacitados, estén a su cuidado, que vivan con él, dependan económicamente de él y que realmente sea una persona que les brinda el cuidado y el amor que los niños requieran para un adecuado desarrollo y crecimiento; que sus obligaciones de apoyo, cuidado y manutención sean efectivamente asumidas y cumplidas, pues se descarta todo tipo de procesos judiciales y demandas que se sigan contra los trabajadores por inasistencia de tales compromisos. 
  2. Que no tenga alternativa económica, es decir, que se trate de una persona que tiene el cuidado y la manutención exclusiva de los niños y que en el evento de vivir con su esposa o compañera, ésta se encuentre incapacitada física, mentalmente o moralmente, sea de la tercera edad, o su presencia resulte totalmente indispensable en la atención de hijos menores enfermos, discapacitados o que médicamente requieran la presencia de la madre. 
  3. Lo anterior, sin perjuicio de la obligación que le asiste de acreditar los mismos requisitos formales que la Ley 82 de 1993 le impone a la madre cabeza de familia para demostrar tal condición.

 La ley 82 de 1993 en su artículo 2º establece: 

«Entiéndase por “Mujer Cabeza de Familia”, quien siendo soltera o casada, tenga bajo su cargo, económica o socialmente, en forma permanente, hijos menores propios u otras personas incapaces o incapacitadas para trabajar, ya sea por ausencia permanente o incapacidad física, sensorial, síquica o moral del cónyuge o compañero permanente o deficiencia sustancial de ayuda de los demás miembros del núcleo familiar.»

En conclusión, el padre o la madre de un hijo que se encuentra en situación de invalidez física o mental, que pretenda que se le reconozca esta pensión especial, debe acreditar:

  1. Que cumple los requisitos contemplados en los literales a y b arriba relacionados;
  2. Que ostenta la condición de madre o padre cabeza de familia en los términos que la define la ley 82 de 1993;
  3. Que ha cotizado al Sistema General de Pensiones al menos el mínimo de semanas que exige el régimen de prima media (RPM) para el otorgamiento de la pensión de vejez. (1300 semanas).
  4. Que la discapacidad física o mental del afectado ha sido formalmente calificada, y
  5. Que existe dependencia económica del discapacitado con respecto a la madre o el padre afiliado al Sistema. (No se exige dependencia económica absoluta)

Y para que dicho beneficio se mantenga es obligatorio:

  1. Que el hijo del cotizante conserve su estado de discapacidad;
  2. Que persista dicha dependencia económica.
  3. Que el padre o la madre que en tal virtud obtiene la pensión anticipada de vejez no se emplee de nuevo.

(Ver sentencia  T – 019/18 (5 de febrero de 2018) M.P. Dr. José Fernando Reyes Cuartas – Corte Constitucional)

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Nubia Esther ROBINSON DOMINGUEZ Dice:

    Cordial saludo.

    Deseo tener mayor información este es mi caso.
    Mi vida cambió desde que a los 13 años mi hijo le diagnosticaron un Trastorno Disejecutivo del lóbulo frontal, esto ha imposibilitado a mi hijo que estudie o trabaje. Estuve vinculada en una empresa por 14 años, pero tuve que renunciar hace 1 año, ya que no tengo con quien dejar a mi hijo, en este momento tengo 817 semanas cotizadas en el fondo de Pensiones Porvenir, deseo obtener informacion si cumplo con los requisitos y puedo acceder a una pensión por la discapacidad mental que tiene mi hijo.

    Muchas gracias

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.