No siempre la pensión que disfruta la madre se transmite a sus hijos aunque éstos se hallen en condición de discapacidad

Un lector nos deja en nuestra sección de comentarios la siguiente inquietud:

“Fui casada dos veces, del primer matrimonio me quedó una hija que ya tiene más de 46 años de edad y es discapacitada, con una calificación del 65% de pérdida de capacidad laboral. A raíz de la muerte de mi último marido, Colpensiones me reconoció la pensión de sobrevivientes. Dada mi edad y mis condiciones de salud, me surge la inquietud de si en caso de mi fallecimiento la pensión pasaría a mi hija discapacitada. Muchas gracias por su pronta respuesta”.

He traído este caso a la columna de hoy porque me parece que es interesante, y además, porque puede ocurrir que haya otras personas con la misma inquietud.

De entrada anuncio que la respuesta será negativa, por cuanto en este caso particular  la persona que se encuentra en condición de discapacidad no tiene vocación legal para acceder a la pensión de sobrevivientes de que goza su mamá, toda vez que en Colombia no está permitida la figura de la sustitución de la sustitución de la pensión. 

De ese modo, quien recibe la pensión vía sustitución no tiene aptitud legal para transmitirla por esa misma vía a nadie, incluidos sus hijos menores de edad o en condición de discapacidad.

Distinta sería la respuesta  si el causante de la pensión, en este caso su segundo marido, hubiese sido el padre de la joven discapacitada. En tal hipótesis sí se le reconocería la sustitución de la pensión a su hija, pero no porque usted se la trasmitiera a ella, sino porque la pensión pasaría directamente de su difunto padre a ella.  O sea, que no habría sustitución de sustitución, sino simplemente sustitución.

Queda así absuelta la pregunta de la consultante.

Aprovechemos la ocasión para dejar de una vez en claro que, desde el punto de vista técnico, una cosa es la sustitución de la pensión y otra muy diferente la pensión de sobrevivientes, aunque en el origen de ambas siempre existe un muerto.  Veamos: se habla de sustitución de la pensión cuando quien la transmite ya la estaba disfrutando, tal como ocurre con el fallecimiento del pensionado. En ese caso, el pensionado ya tenía la pensión, y al morir, el derecho se le sustituye a su viuda o compañera, y a sus hijos menores de edad o mayores de 18 y hasta los 25 años de edad si son estudiantes, o en forma vitalicia si se trata de delimitados físicos o psíquicos. En concreto: en la sustitución, otra u otras personas vienen a ocupar el lugar que en vida llenaba el difunto.

En cambio, en la pensión de sobrevivientes el causante de la pensión no la había alcanzado todavía, ni siquiera había cumplido los requisitos necesarios para obtenerla, pero estaba en el proceso de lograrlo. Aquí los beneficiarios de la pensión no llegan a ocupar el lugar del causante, aquí no se les sustituye nada, aquí simplemente se crea un derecho nuevo para esos parientes del finado que por ley están llamados a recibir ese beneficio de sobrevivencia. En derecho existe un aforismo latino que dice: Nemo plus iuris ad alium tranferre potest, quam ipse habere (Nadie puede transmitir a otro más derecho que el que él mismo tenga).

Entonces, mientras en la sustitución pensional el pensionado fallecido transmite a sus deudos el derecho a continuar con el disfrute de la pensión, en la pensión de sobrevivientes el trabajador fallecido no transmite nada, sino que por mandato de la ley se genera un derecho nuevo en favor de sus parientes.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.