Pérdida generada en la venta de activos recibidos en dación en pago no es deducible

Las pérdidas que tenga el contribuyente al vender un activo que ha recibido en dación pago por una deuda, no es deducible debido a las limitaciones que impone la norma tributaria.

Para evitar la evasión de impuestos, el estatuto tributario limita el valor de la venta de un activo fijo, de manera que si el valor de la venta de un activo es inferior a su costo fiscal, generando como consecuencia una pérdida fiscal, esa pérdida no es deducible.

El artículo 90 del estatuto tributario en la parte que nos interesa para efecto del presente editorial, dice lo siguiente:

“…Se tiene por valor comercial el señalado por las partes, siempre que no difiera notoriamente del precio comercial promedio para bienes de la misma especie, en la fecha de su enajenación. Si se trata de bienes raíces, no se aceptará un precio inferior al costo, al avalúo catastral ni al autoavalúo mencionado en el artículo 72 de este Estatuto….”

El artículo 90 de estatuto tributario es el que señala la forma como se debe determinar la renta bruta en la venta de activos.

Sobre este mismo tema se pronunció la sección cuarta del consejo de estado en sentencia 16419 del 28 de mayo de 2009:

Pues bien, la Sala comparte la conclusión de la DIAN porque en efecto, la pérdida solicitada por el Banco es la correspondiente a la causada en la enajenación de activos, que si bien es reconocida fiscalmente, señala algunas limitaciones, entre ellas, que cuando son bienes raíces no se aceptará un precio inferior al costo, al avalúo catastral o al autoavalúo. En efecto, conforme a las planillas de las pérdidas en las ventas de los bienes recibidos en dación en pago, se observa que la pérdida se originó porque el valor de la venta fue inferior al avalúo del bien cuando se recibió. En consecuencia, la pérdida no se puede aceptar fiscalmente, toda vez que no se cumplió con el límite impuesto legalmente, como lo decidió la DIAN.

En conclusión, la pérdida en la venta de activos fijos como como consecuencia de enajenarlo por un valor inferior al costo fiscal no es deducible, y ello aplica para cualquier activo que posea el contribuyente sin importar que su origen haya sido la entrega como pago de una deuda.

Por supuesto que el contribuyente puede vender sus activos al precio que quiera, pero en caso de tener una pérdida no podrá deducirla.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.