Periodo de inmovilización o Lock-up

Se conoce como periodo de inmovilización o lock-up al tiempo durante el cual permanece vigente un bloqueo al comprador de una oferta publica emitida por una empresa. Durante este periodo de tiempo, los beneficiarios de estos activos no pueden realizar operaciones con ellos. Es un requisito común para todo tipo de activos financieros, incluidas las acciones en bolsa.

Como se indica con anterioridad, este periodo viene aplicado a distintos instrumentos financieros. La duración y las condiciones en las que se acuerda el lock-up es variable en cada uno de ellos. De este modo, en el caso de las ofertas públicas de venta, se suele firmar un acuerdo por el cual se establece un periodo durante el cual es obligatorio permanecer con las acciones en propiedad sin realizar ninguna operación. Otro ejemplo es el caso de los fondos de inversión, en los que a la premisa de no realizar ningún tipo de transacción durante este tiempo se añade la de bloquear la entrada a nuevos inversores.

Los motivos por el que se realizan este tipo de bloqueos son también variables. En el caso de las acciones se consigue eliminar la incertidumbre de perder a grandes inversores de golpe, al igual que se reducen las posibilidades de una especulación desmesurada y una fluctuación excesiva en los valores de bolsa. Del mismo modo, elementos como el trading o las operaciones a la baja, que son muy acusadas por el mercado cuando la tendencia es bajista, se amortiguan notablemente (aunque existen otras herramientas más eficaces para controlar estos factores). En el caso de los fondos de inversión, estos periodos de inmovilización son aplicados a modo de control, cuando el número de inversores es suficiente para la gestión eficaz de los recursos y un número superior comprometería los objetivos.

Una vez expuestas las ventajas para la empresa o sociedad emisora del producto financiero, cabe destacar que para el inversor existen algunos riesgos asociados a este periodo de inmovilización. Si bien la medida favorece la rentabilidad del activo, en el universo financiero no existen las certezas y siempre hay un factor de riesgo. Un ejemplo sería el caso de un inversor que se haga con un paquete de acciones que durante el periodo de lock-up pierdan considerablemente su valor. La única opción será esperar a que finalice el periodo de bloqueo y a continuación vender los títulos accionariales a un valor inferior a la compra o ser paciente y esperar a que la tendencia cambie.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.