Persona jurídica no puede prestar servicios de revisoría y asesoría en temas contables

Las personas  jurídicas que ofrecen servicios contables, no pueden prestar el servicio de revisoría fiscal  y a la vez prestar en la misma empresa asesorías en temas propios de la ciencia contable, aun en el caso en que los servicios sean prestados por personas naturales diferentes.

Algunas empresas jurídicas prestadoras de servicios contables y afines, contratan personas naturales para que presten diferentes servicios a una misma empresa, práctica que no se ajusta al ordenamiento legal en cuanto a las inhabilidades e incompatibilidades en el ejercicio de la revisoría fiscal.

Una empresa jurídica puede ofrecer diferentes servicios de asesoría a una misma empresa siempre y cuando dentro de los servicios no esté el de la revisoría fiscal. Por ejemplo una empresa puede enviar a una persona natural para que se desempeñe como auditor interno y otra para que se desempeñe como asesor financiero. Pero si envía a una persona natural para que ejerza como revisor fiscal, no podrá contratar con la  misma empresa ninguna otra asesoría que tenga relación con la ciencia contable.

Así lo ha considerado la Junta central de contadores mediante circular 033 del 14 de octubre de 2009:

(…)

Acerca de la posibilidad de que estos entes en forma simultánea, y a través de distintas personas naturales a ellas vinculadas, presten servicios de revisoría fiscal y otros propios de la disciplina contable, tales como  contabilidad por outsourcing, auditoria y asesoría tributaria,  en forma reiterada la Junta Central de Contadores se ha pronunciado en contra de dicha práctica, por una parte, en consideración de la necesidad de proteger el principio de independencia que garantiza la objetividad e integridad que debe observar el contador público para el cabal cumplimiento de sus funciones, y, en especial, para garantizar que la labor de fiscalización ejercida por el revisor fiscal se encuentre libre de cualquier conflicto de intereses que comprometa la imparcialidad de quien está llamado a dar fe pública de las operaciones y actuaciones del ente a vigilar, y por otra, en salvaguarda del régimen de inhabilidades e incompatibilidades que se encuentra expreso en el Código de Comercio, en la Ley 43 de 1990 y en los estatutos particulares de cada entidad.

La independencia supone una actitud mental que permite al contador público actuar con libertad respecto a su juicio profesional, para lo cual debe encontrarse libre de cualquier predisposición que limite su imparcialidad en la consideración objetiva de los hechos, así como en la formulación de sus conclusiones.  Por su parte, la objetividad implica el mantenimiento de una postura imparcial en todas las funciones del contador público, de quien se exige total independencia en sus relaciones con la entidad o persona objeto de fiscalización.

Conforme a lo señalado, se considera necesario resaltar lo expresado en otro acápite, donde se determinó que las personas jurídicas que prestan servicios relacionados con la ciencia contable actúan a través de personas naturales, predicándose, entonces, la condición de revisor fiscal tanto de la persona jurídica como de la persona natural designada para desarrollar las funciones propias de este cargo.

En este orden de ideas, y con apoyo en lo preceptuado en el artículo 48 de la Ley 43 de 1990 y el ordinal 3o. del artículo 205 del Código de Comercio,  las personas jurídicas contratadas para la prestación de servicios de revisoría fiscal no podrán desempeñar en la misma sociedad  o ente económico otro cargo, ni prestar otros servicios profesionales durante el respectivo período, prohibición cuya trasgresión dará lugar a que la firma elegida para desarrollar la función de fiscalización responda disciplinariamente ante la Junta Central de Contadores, en presencia de una la presunta violación del régimen de inhabilidades e incompatibilidades.

(…)

Esta posición ha sido retomada también por la orientación profesional del Consejo técnico de la contaduría sobre el ejercicio profesional de la revisoría fiscal, orientación de fecha  21 de junio de 2008.

Queda claro entonces que una persona jurídica no puede contratar con la misma empresa la revisoría fiscal junto con otros servicios de asesoría en materia contable o relacionada con el tema contable.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.