Plan de trading

Dentro del mercado bursátil, el plan de "trading" consiste en un plan de acción y de trabajo que el operador bursátil ("trader") utiliza para implementar diversas estrategias de compra y venta en el mercado de valores. El "trading" responde a la necesidad que tienen los operadores bursátiles de contar con unas estrategias, unas tácticas y unos objetivos bien delimitados para sacar el máximo partido a las inversiones en Bolsa.

El plan de "trading" persigue, fundamentalmente, generar en el inversor disciplina y orden a la hora de evaluar las distintas posibilidades que tiene en el mercado de valores. Los expertos en "trading" suelen argumentar que los análisis y planes implementados equivalen a una "guía de acción" para los inversores.

Una estrategia de "trading" muy conocida es la llamada "Caja de Sorpresas", que consiste en comprar un paquete de acciones al precio más bajo posible para entrar en una posición de venta, después de haber superado el promedio móvil simple en 800 periodos, con lo que se conoce en el argot bursátil como el "rompimiento de la caja". Posteriormente, otra etapa de este plan de "trading" incluye la gestión de capital (que variará en función de las potenciales ganancias y pérdidas). Por último, el plan concluye con una salida que resulte beneficiosa para el operador.

En resumidas cuentas, la estructura de una estrategia de "trading" es la siguiente. En primer lugar, el "trader" debe encontrar un contexto adecuado, para lo cual debe acometerse un completo y exhaustivo análisis de riesgos y beneficios. En segundo lugar, el inversor tiene que encontrar una entrada ("gatillo", en la jerga bursátil) en la que poder colocar su capital de forma segura. Posteriormente, el "trader" debe plantear una gestión de capital que interprete el nivel de riesgo, el volumen total de la operación, el beneficio esperado y los planes alternativos ante posibles fallos o asimetrías. En cuarto lugar, el plan debe tener, necesariamente, una salida clara para el inversor. Por último, la estrategia ha de incluir una evaluación completa y rigurosa de los resultados conseguidos tras haber operado en Bolsa.

La importancia del plan de "trading" estriba en que este es fundamental para que el inversor sepa moverse en el mercado de valores de forma mínimamente segura, eficiente y rentable. Sin unos objetivos claramente delimitados y estudiados, sin un plan de "trading" estructurado y conciso, el inversor que opere en mercados de divisas, opciones, futuros o "swaps" no conseguirá resultados beneficiosos y duraderos.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.