Política sobre salario mínimo como fuente inexistente de empleo

Como de costumbre, al finalizar cada año se inician las negociaciones sobre el incremento del salario mínimo legal, el cual devenga la gran mayoría de los trabajadores colombianos.

El gobierno, y naturalmente el sector empresarial, históricamente han sido reacios a realizar incrementos salariales acordes con la pérdida del poder adquisitivo del salario, tanto así que año tras año, el incremento no alcanza a compensar lo que el incremento del costo de vida le ha quitado al ingreso del trabajador, por lo que en términos reales, el salario mínimo no ha crecido sino que ha decrecido considerablemente.

El argumento implícito común es que incrementar los salarios afecta el empleo, o dicho de otra forma, entre menos sea el incremento, o entre mas bajos sean los salarios, menor será el desempleo, algo que es sencillamente absurdo, más sin embargo esa ha sido la política estatal desde siempre y por ello la reforma laboral del 2002 y su renuencia a eliminarla pese al fracaso absoluto como fuente de generación de empleo.

La equivocada creencia que el nivel de empleo es mas alto entre mas bajos sean los salarios, ha conseguido es el efecto contrario, como debe ser naturalmente, puesto que entre menor salario, menor ingreso disponible para gastar, y entre menos gasto, menor demanda, y entre menor demanda, las empresas tendrán que cerrar o disminuir la producción, y si esto sucede, lógicamente habrá que despedir trabajadores, y el desempleo aumentará.

Aunque el disminuir costos laborales, pueden desde el punto de vista financiero, mejorar la rentabilidad del empresario y permitirle su expansión, a nivel macroeconómico no consigue mejorar el empleo, por las razones ya comentadas.

Una cosa es que el empresario se enriquezca y otra muy diferente es que se genere empleo. Una empresa contrata empleados cuando los necesita, y los empleados son necesarios si los bienes producidos por los empleados son demandados, de lo contrario, no habrá razón para contratar empleados, así estos tengan salarios bajos. ¿Para que contratar un empleado barato si no lo necesito?

Las políticas financieras de cada empresa, no siempre van de la mano con las políticas macros del estado y es un error considerarlo así.

El empresario estará encantado que sus costos laborales se disminuyan, y para ellos qué mejor que se les proveyera de un puñado de esclavos, pero eso no cambiará para nada las verdaderas causas del desempleo y tampoco mejoraría la economía, puesto que un país de esclavos no tiene capacidad de compra.

Prueba fehaciente de ello han sido los resultados mostrados por la implementación de la reforma laboral del 2002, donde a pesar de disminuir costos laborales, los empresarios no generaron ni un solo empleo como respuesta a los beneficios otorgados por la ley.

Mientras el estado siga considerando como fuente de empleo el desmejoramiento de las condiciones laborales del trabajador, la economía en lugar de crecer se estancará. ¿Cómo podrá haber dinamismo en un país en el que el 80% de sus habitantes no tiene dinero para gastar?

¿Porqué será que la economía en general crece más en el mes de diciembre? La razón no es otra que el dinero que las familias gastan en la compra de regalos y los famosos estrenos. ¿Que pasaría si todas las familias tuvieran durante todo el año la misma capacidad de compra de fin de año? Tendríamos un economía activa todo el tiempo.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.