Políticos y banqueros muy bien sincronizados

Aquí en este sitio hemos dedicado muchas páginas para criticar la malsana asociación entre bancos y políticos para hacer negocios a costas del ciudadano, lo que no sólo sucede en Colombia sino en los países ricos, como los europeos que se debaten en una crisis financiera y económica que pareciera perfilarse como eterna.

Llama la atención, por ejemplo, que frente a una crisis eminentemente financiera y de falta de confianza en el sistema financiero y entre  banqueros, sólo se hayan impuesto soluciones de tipo fiscal y laboral: subir impuestos y bajar sueldos, mientras que los bancos siguen impunes frente  a sus fechorías, y no sólo eso, ahora los banqueros en lugar de ser castigados han sido nombrados presidentes y primeros ministros.

Esto es aberrante, pero lamentablemente tal descaro parece no irritar ni contrariar a la mayoría de las personas que están seguramente más interesadas en le siguiente partido de su equipo preferido o del reality de ocasión, y ello se debe seguramente a que los medios de comunicación masivos, precisamente de propiedad de políticos y banqueros, se esfuerzan en que sus contenidos no permitan a las personas mirar más allá de sus narices y así conseguir que los índices de felicidad de un país quebrado sean los más altos de  la historia. Vaya noticia, somos de los países  más felices del mundo, y sin duda que no lo seríamos si nos enteráramos o nos interesáramos por las fechorías y orgías entre políticos y banqueros, de modo que algo tenemos que agradecer a nuestros medios de comunicación, pues como bien dice el refranero popular, ojos que no ven, corazón que no siente, y eso lo han hecho realidad nuestros afables medios de comunicación tradicionales.

Pero ese no es el punto que nos ocupa en esa oportunidad. Importa resaltar la descarada, maquiavélica y perfecta sincronización que hay entre banqueros y políticos.

Resulta que la crisis financiera y económica ha derivado en una  falta de liquidez que impide a la economía real respirar. Las empresas no encuentran crédito que les permita financiar sus planes de producción, y en consecuencia quiebran o tienen que despedir a sus trabajadores.

Ante esa realidad, el Banco Central Europeo, para el caso de la unión europea que ofrece un impecable ejemplo entre asociación y corrupción político-bancaria, ha considerado que siendo la falta de liquidez una de las razones de peso para que muchos países de la unión tengan niveles de desempleo más altos que los paupérrimos y corrutos países latinoamericanos, se hace imperante inyectar liquidez,  esto es prestar dinero a los actores de  la economía real, y eso se hace, por supuesto según ellos, por medio de los bancos de siempre.

Luego, el BCE ha prestado a los grandes bancos europeos cientos de miles de millones de euros a un interés de casi cero par que esos bancos presten dinero luego  a la gente de a pie, a las pequeñas empresas familiares que son las que generan la mayor pare del empleo de cualquier economía, y claro que parte de ese dinero lo prestarán pero a intereses mucho más altos que los que les ha cobrado el BCE.

Es una solución que luce adecuada, excepto que estos bancos no inyectan ese dinero  a la economía real, sino que se lo guardan para especular en el mismo mercado financiero, o para comprar deuda pública que siempre ofrece un gran rendimiento, para orquestar una taque sincronizado contra determinados países y hacer su sus primas de riesgo aumenten y con ello os intereses que se pagan por sus deudas.

De modo que los bancos consiguen dinero gratis para invertir en deuda púbica  que se remunera muy bien.

Para un banco es mejor prestar a España 10.0000 millones de euros de un solo negocio, que prestar un millón de euros a 10.000 pequeños empresarios. En este último caso el costo operativo es enorme, y el riesgo también, mientras que comprando deuda al estado es mucho más sencillo y rentable.

Y por supuesto que los políticos y gobernantes saben que así funcionan las cosas, y precisamente por eso las hacen así.

Desde el 2008 que apareció la crisis, los gobiernos han girado una y otra vez ingentes cantidades de dinero a los bancos y la crisis continúa, y a pesar de que está demostrado que entregar dinero gratis a los bancos no es la solución, lo siguen haciendo, puesto que el negocio entre banqueros y políticos es ese.

Banqueros y políticos siguen haciendo su festín entre ellos, y mientras tanto van imponiendo mas impuestos y bajando sueldos a quienes verdaderamente trabajan en la economía real. Esta práctica es criminal, pero sorprendentemente nade dice nada.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.