¿Por qué las ayudas estatales no cumplen con su objetivo?

El estado dedica millonarias cifras para el apoyo los sectores de la sociedad considerada vulnerable o desprotegidos, pero los resultados son escasos puesto que en lugar de mejorar la situación, esta empeora.

Todo esto parece tener explicación con algunas teorías económicas,  y una de ellas es la del premio nobel en economía Milton Friedman, cuando expuso su teoría de que no existe el Free Lunch [Almuerzo gratuito].

Afirmaba Friedman que aunque a la gente se le entregara un almuerzo gratuito, tal gratuidad no existía, puesto que si bien el beneficiario del almuerzo  no pagaba por él, alguien debía hacerlo  y ese alguien es por lo general la sociedad.

Aquí hay una primera gran verdad. Esos millonarios recursos que se entregan en ayuda social, son pagados o asumidos por la sociedad en general mediante la vía de impuestos y contribuciones parafiscales, de modo que nada resulta gratis.

Afirmaba Friedman que además de no existir nada gratis, cuando se decide entregar a un grupo de personas recursos gratuitamente, esto implica un costo de oportunidad, de modo que para poder otorgar esa ayuda, es necesario dejar de invertir en otros aspectos, lo cual es apenas lógico, puesto que el estado no dispone de recursos ilimitados, y en un momento dado tiene que decidir entre la ayuda social o la inversión en infraestructura, por ejemplo.

Luego viene un tercer aspecto tano o más importante. Los recursos entregados como ayuda social gratuita, son recursos improductivos, que tienen cero retorno, de modo que en términos económicos y financieros, es equivalente  echarlos en un barril sin fondo.

Luego, cuando el estado decide entregar ayuda social, debe dejar de invertir en otros campos para invertir cuantiosos recursos en algo completamente improductivo, por lo que el costo financiero es doble.

No quiere decir esto que el estado no deba proveer ayuda social a la población vulnerable; esto significa que debe replantear la forma en que lo hace, puesto que está más que demostrado que como lo ha hecho hasta el momento no ha servido para mucho, pues los problemas siguen y empeoran cada día.

El punto es que para otorgar ayuda económica a la sociedad, es necesario invertir en algo que en realidad sea productivo y que podría contribuir a solucionar el problema de raíz.

Si el estado le da un subsidio de un salario mínimo mensual a cada familia desamparada, por ejemplo, esa familia al siguiente mes seguirá con el mismo problema y necesitará que el estado le siga subsidiando indefinidamente, por lo que el problema de fondo [la familia no es autosuficiente] seguirá sin ser solucionado, por tanto la solución no es subsidiar las necesidades de la familia puesto que estas nunca terminan.

Si el problema es que la familia no es autosuficiente económicamente, la solución debe conducir a que esa familia logre su autonomía y autosuficiencia económica, para lo cual la ayuda no debe ser alimentos ni vestido, sino que debe estar encaminada a que esa familia sea productiva.

Con lo que se le subsidia un año de necesidades a una familia, se le puede ayudar a crear una microempresa por ejemplo, con la cual la familia se independiza del estado y no necesitará ayuda permanente. Esa familia ya no necesitad el estado y el estado entonces podrá apoyar a otra familia diferente, lo cual conducirá a una administración efectiva de los recursos puesto que se solucionan los problemas de fondo.

Una familia subsidiada en sus necesidades se convierte en una familia “parásito” que no aporta nada, que no produce nada, que solo se limita a recibir cada mes el subsidio,  lo cual se convierte en una carga para la sociedad que es en últimas quien tiene que financiar a personas improductivas, luego lo que la sociedad y el estado deben hacer es conseguir que esa familia se vuelva productiva, que ingrese a sistema productivo de la sociedad, y eso solo se logra si se invierte en proyectos productivos y no en simple satisfacción de necesidades básicas.

La dificultad en implementar una solución de este tipo, que es efectiva, radica en que los políticos que administran los recursos del estado, están más interesados en el populismo que otorga el repartir plata, que en la solución real de los problemas.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.