¿Por qué razón la ley prohíbe el trabajo en horas extras?

Empecemos por señalar que la ley prohíbe el trabajo extra.

Sin embargo, junto a esa regla general, el legislador ha dejado abierta una pequeña puerta con el fin de darle paso a situaciones excepcionales que de no resolverse podrían dar al traste con la empresa, y de contera, con la suerte del trabajador.

Ahora bien, para evitar que esa necesaria flexibilidad de la norma sea aprovechada de manera abusiva por el empleador, la ley ha previsto que para que el trabajador pueda laborar en tiempo extra se requiere que el empresario solicite y obtenga previamente la respectiva autorización del Ministerio de Trabajo, de tal manera que si se pretermite ese requisito, la empresa puede ser sancionada severamente por dicho Ministerio.

Y para que la autoridad administrativa del trabajo conceda ese permiso, es indispensable que la solicitud que en tal sentido haga el empleador, esté acompañada de buenas razones, pues de no ser así es muy probable que la solicitud patronal no prospere.

La segunda limitación consiste en que el término de duración de la jornada extraordinaria no puede exceder de 2 horas al día y 12 a la semana. Así las cosas, el trabajador no puede laborar al día más de 10 horas y 60 a la semana. Vale decir que la ley no admite justificación alguna frente a jornadas de 12 y 24 horas como las que acostumbran algunas empresas de vigilancia privada. La violación a esta prohibición legal expone al empleador a sanciones costosas.

Es de tener en cuenta que el Estado, a la vez que prohíbe el trabajo extra, mantiene a los funcionarios administrativos del trabajo en situación de alerta, dispuestos a intervenir, corregir y sancionar a los empleadores infractores. Y si bien es tarea del Estado ejercer vigilancia permanente sobre el comportamiento patronal al respecto, la omisión de esa tarea bien puede suplirla el trabajador informando al inspector de trabajo sobre la irregularidad de la que es víctima. O sea que si el Estado no actúa de oficio, le corresponde al trabajador abusado poner en actividad a las autoridades administrativas del trabajo.

Y es que en ninguna otra institución ha sido tan fundamental la intervención del Estado como en la limitación de la jornada de trabajo. El empleador carece de potestad para exceder el límite fijado por la ley, aunque cuente para ello con el consentimiento del trabajador.

Ese rigor de la ley lo justifican razones de orden social, fisiológico, económico y técnico.

Como nos lo recuerda el profesor Guillermo Guerrero Figueroa, “El salario y la jornada de trabajo han sido las instituciones madres del Derecho del Trabajo y, las iniciales batallas libradas por los trabajadores, fueron para exigir salarios mínimos y jornadas máximas”

Las razones que justifican la limitación de la jornada, son, básicamente, las siguientes:

  • Cuando el trabajador agota su jornada de trabajo también agota sus energías, le sobreviene entonces el cansancio y éste pone en peligro la salud del asalariado. Cuando la humanidad abandonó la jornada de trabajo ilimitada y le puso la barrera de las 8 horas, no lo hizo de manera caprichosa, sino con base en razones objetivas: 8 horas de trabajo es el tiempo que tarda el trabajador para llegar al agotamiento físico, y cuando ello ocurre aumenta significativamente el riesgo de accidentes. Así mismo 8 horas de descanso es el tiempo que requiere el trabajador para recuperar sus energías y capacidades; y 8 horas también  es el tiempo que le debe dedicar el hombre a cubrir las demás necesidades que le dan contenido humano a su existencia: la recreación, el arte, la cultura, la familia, el estudio, en fin a la vida…
  •  Cuando el trabajador labora jornadas cortas o de duración razonable, aumenta o mantiene su rendimiento, su capacidad de trabajo fluye estable, y la calidad de su trabajo es visible. Trabajadores cansados y agotados dejan en su obra la huella de sus falencias.

Y terminamos esta nota con las siguientes palabras famosas de Despotín:

«La jornada, en especial, no se gobierna por la autonomía de la voluntad o por la vocación del empleador o empleado, como no se consulta al niño sobre la conveniencia de asistir a la escuela, o al insano sobre la dirección de sus negocios. En estas respectivas materias obrero, niño o insano son incapaces de formular decisiones. Esta es la causa por la cual cabe sostener que la cuestión del horario de trabajo se sumamente importante desde el punto del derecho, de la economía, y de la medicina; y por ello se afirma que la lucha por la disminución del horario de trabajo es la lucha humana  por la vida, y la lucha por una vida humana.»

No hacen falta más argumentos para justificar la prohibición de la extensión de la jornada de trabajo más allá de los límites previstos por la ley.

Adquiera la Guía Laboral 2017 con el 40% de descuento.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

9 Opiniones
  1. Jorge alvarez m dice:

    Necesito informacion sobre contrato de.prestacion de servicios

  2. Empeladora Legal dice:

    Buenos dias; empiezo por decir que su informacion en muchos casos especialmente tributaria me ha resultado valiosa pero les debo decir que como empleadora en repetidas ocasiones me he sentido incomoda por cuanto sus articulos siempre imprimen un tinte de abuso por parte de nosotros hacia los trabajadores lo cual parece a veces que quien escribe lo hace de manera poco objetiva; no es correcto hablar de todos los empleadores sino de algunos.
    Me gustaria encontrarme con mas articulos que resalten la valiosa labor de los que decidimos tener ampresa en este pais y que pese a las pocas garantias que nos da el gobierno asumimos el compromiso con nuestros trabajadores.

    La ley laboral en Colombia es eminentemente obrera; a educar a los malos trabajadores tambien y a ser mas justos con los empleadores que cumplimos con todo lo de ley; los que procuramos un bienestar laboral optimo y tenemos nuestras PYMES como una familia mas que una fabrica.

    Cordialmente

    Empeladora Legal

    • Aonso Riobó Rubio dice:

      Varias cosas:

      – No es cierto que en esta columna se hable (para criticar) “de todos los empleadores”. Jamás se ha hecho esa generalización.

      – Es cierto que la ley laboral colombiana procura equilibrar la relación capital-trabajo. Universalmente se ha aceptado que el trabajador es la parte débil de la relación y en tal virtud el legislador procura corregir esa desigualdad estableciendo derechos y garantías para el trabajador al punto de hacerlas irrenunciables.

      -Nadie niega que la ley laboral protege al trabajador, el problema es que muchos empleadores no la cumplen. Bastaría averiguar cuántos trabajadores hay en Colombia y cuántos de ellos están afiliados a la seguridad social. Cuántos procesos cursan en los juzgados contra empleadores que despidieron injustamente al trabajador y no le pagaron las prestaciones sociales y las indemnizaciones correspondientes. Cuántos empleadores obligan a sus trabajadores a laborar más de las 8 horas sin pagarles horas extras, etc.

      – Nosotros nos preocupamos por explicar cómo son las cosas o cómo deben ser, todo con el fin de que los empleadores eviten incurrir en errores que los puedan llegar a perjudicar. También lo hacemos para que los trabajadores conozcan sus derechos y los exijan.

      -Los empleadores que cumplen sus obligaciones en la forma que la ley ordena, no tienen porqué preocuparse ni sentirse aludidos por las críticas que les hagan a los empleadores omisos.

      -Quien cumple con su deber no necesita reconocimientos ni aplausos.

      -En esta columna también hemos criticado y reprochado muchas veces los comportamientos abusivos y desobligantes de trabajadores deshonestos, perezosos y negligentes.

      -Los empleadores honestos y cumplidos no necesitan defensores de oficio.

      Muchas gracias por su participación.

      Saludos,

      • MARIAM GARZON dice:

        Ser empresario es como ser papá y empleado como hijo. Que Dios bendiga a los empresarios, industriales etc. que son los generadores de empleo.

        • Cristian dice:

          Esa es una manera de ver las cosas. Yo no las veo así. Es cierto que existen buenos empleadores pero eso no es suficiente como para igualarlos a los padres. El amor de los padres es desinteresado y capaz de llegar hasta el sacrificio. En las relaciones de trabajo prima el interés económico de cada una de las partes. Y eso es natural.

          Si usted piensa así es porque quizás le ha ido bien con sus empleadores, pero a otros trabajadores no han tenido igual suerte.

  3. Marcial Ortiz dice:

    Aparte de todo lo dicho, faltó anotar que la misma Carta Política en su artículo 53, consagra el descanso como un derecho fundamental y del cual no pueden abusar sus empleadores.

  4. MARIAM GARZON dice:

    De razón a los contadores no nos pagan horas extras y en temporada alta trabajamos más de 20 horas diarias

    • Jose Villa dice:

      Los contadores que son contadores empleados asalariados por trabajar como subordinados de un contador empresario persona natural o de una firma de contadores (persona jurídica), laboran la jornada normal y si ésta se excede NECESARIAMENTE deben pagarle horas extras y NUNCA la jornada diaria puede exceder las diez horas (sumatoria de jornada normal y de horas extras máximas). Ese caso de trabajar más de 20 horas diarias solo es posible en contadores independientes.

  5. ALBERTO NARVAEZ dice:

    Cordial Saludo
    Trabajo en una empresa privada,la cual nos OBLIGA a asistir a capacitaciones y reuniones de diferente indole,luego del horario normal de trabajo,aproximadamente dos a tres veces al mes.
    Ejemplo:Mi turno de trabajo es de seis (6) de la mañana a dos (2)de la tarde y la directiva Programan reunion a las dos (2) de la tarde,la cual dura entre una hora y dos horas,extendiendose mi asistencia en la factoria hasta aprox.las tres(3) o cuatro(4)de la tarde.
    Asi lo expuesto: ¿Se puede considerar que este tiempo deberia ser remunerado o pagado por la Empresa como TIEMPO EXTRA ?

    GRACIAS POR SU RESPUESTA

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.