¿Por qué tantos científicos trabajan en Wall Street?

Durante las últimas décadas Wall Street ha sido el destino de numerosos científicos. Desde los años setenta se comienza a hacer uso de los instrumentos financieros y modelos computacionales en el estudio de los mercados financieros. Hoy en día este modelo sigue en auge aunque parece estar derivando en un sistema caduco debido a la coyuntura actual. Cuando el mercado estaba volando alto, muchos matemáticos y físicos provenientes de la investigación académica y científica se abrieron camino en los mercados. Sin embargo, algunos de sus modelos y ecuaciones son señalados como principales causas de la crisis económica.

En las principales universidades del mundo como Harvard o Cambridge, y aún hoy que los mercados están en un mal momento, se busca a los mejores talentos para ocupar puestos en Wall Street. Los grandes cerebros que años atrás acababan ocupando puestos de investigación, siendo doctores o importantes escritores, hoy en día trabajan en los servicios financieros. Agencias como Goldman Sachs o Moody's, están a la caza de los mejores estudiantes universitarios. No importa que sean artistas, de letras, matemáticos o economistas, se pretende encontrar a los mejores pensadores, a los más creativos.

Una de las disciplinas que conjugan este binomio ciencia-economía es la que se conoce como "econofísica".  Los econofísicos tratan de anticiparse a los movimientos fluctuantes y azarosos de los mercados. El análisis se realiza mediante complejas operaciones de física estadística, teoría del caos, geometría fractal e incluso de dinámica de placas tectónicas. Esta disciplina surge en la década de los noventa para resolver lo que las teorías económicas tradicionales no conseguían. Un hito clave en este relevo se produce en la peor caída de la bolsa de la segunda mitad del siglo XX. Según los cálculos de probabilidad de las teorías económicas tradicionales, el lunes negro del 4 de Octubre de 1987 no se pudo producir.

A los científicos que trabajan para los mercados se les conoce como "quants". Han pasado de héroes a villanos en pocos años. Los quants han hecho uso de sus conocimientos científicos para analizar y valorar el riesgo, controlar fondos de inversión o para comprender como se mueven los mercados. La similitud entre el comportamiento molecular y los sistemas financieros hacía de estos modelos algo viable. Sin embargo, no siempre se asumían los altos riesgos. Los científicos se amparaban en la exactitud matemática. Uno de los problemas principales era que la complejidad de estos sistemas no era fácilmente asumible por los agentes, que encontraban grandes dificultades para vender algo que no comprendían. Pese a esto y las advertencias de algunos expertos que avisaban de la bomba de relojería que eran estos productos, fueron colocados en el mercado. Muchos de estos sistemas estaban destinados a maquillar deudas, y generar productos aparentemente libres de riesgo. Todo esto funcionaba siempre y cuando la burbuja inmobiliaria no dejara de crecer. Pero cuando el precio de la vivienda cayó, todo este sistema piramidal se derrumbó.

Ahora bien, la polémica está en la división de opiniones entre los que culpan a los científicos por una mala praxis con estas fórmulas y cálculos, en teoría válidos; y los que acusan, por su complicidad, a los agentes financieros que mientras se generaron beneficios hicieron oídos sordos.

La situación actual llama a posicionarse y decidir en manos de quién recae liderar la salida de la crisis, y resolver una situación que conforme se dilata en el tiempo, se agrava cada vez más.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.