¿Por qué tomar seguros?

Es muy corriente la expresión de desagrado y la protesta la gente que ha pagado por varios años una prima anual de seguros del carro o de incendio de la casa, por el hecho de que en ese rubro, seguros, ha pagado después de varios años lo que ya es una proporción alta del valor del objeto asegurado.

Esas expresiones reflejan un profundo desconocimiento de cual es el producto por el que ha pagado, y este es solo uno: Se ha pagado por tener la seguridad de que si su casa se hubiera incendiado o le hubieran robado su carro por ejemplo, al año siguiente a haberlos adquirido, la Aseguradora le habría entregado una proporción que generalmente es del 90% del valor de reposición del mismo, contemplando, es decir, restando el valor del desgaste natural que ya tuviera por el tiempo pasado.

Si usted compra un carro 2010 por $ 32.000.000, ese carro, hoy, tal cual está, vale $ 25.000.000. La aseguradora se lo asegura por los $ 25.000.000, no por lo que vale nuevo y si se lo roban al final del segundo año de uso, le paga los $ 25.000.000 menos lo que se llama “el deducible”, es decir el 10% o sea que la aseguradora le paga $ 22.500.000.

La aseguradora no lo está “robando” como mucha gente piensa. La aseguradora le está pagando lo que su vehículo vale hoy, $ 25.000.000 menos un valor, el deducible, que usted debe asumir por el riesgo de que le roben el vehículo. Es decir, la aseguradora comparte con usted el riesgo en el 90% pero usted también debe arriesgar algo, el 10% del valor del vehículo.

En resumen, el que compró el carro hace dos años por $ 32.000.000, lo aseguró, ha pagado el seguro durante dos años (Aproximadamente $ 1.500.000) y hoy a los dos años se lo roban, recibe $  22.500.000 y con eso, poniendo ella los $ 2.500.000, compra un carro de las mismas condiciones de desgaste que tenia hoy el suyo.

Uno pudiera decir que “perdió” los $ 2.500.000 del deducible más los $ 1.500.000 de la prima pero no es así. Lo que ocurre es que pago $ 4.000.000 por recibir $ 22.500.000.

¿Cual hubiera sido la situación si no tuviera el carro asegurado? Hoy, cuando se lo robaron, tuviera $ 0 en el bolsillo para reemplazarlo.

No me vayan a decir que con los $ 22.500.000 que recibe hoy, mas con un pequeño ahorro que tenga, o un muy pequeño crédito que tome, no compra un vehículo, similar al que tenía. Obviamente que no puede comprar uno nuevo.

Peor la situación si se lo roban al otro día de sacarlo del concesionario, lo que hay probabilidad de que ocurra. Recibe $ 28.800.000 y solo habrá pagado máximo alrededor de $ 640.000 de seguro, si le cobran todo el año.

La diferencia entre tomar o no el seguro es la de o quedarse con $ 0 pesos cuando le roban el carro recién salido del concesionario por el que pago $ 32.000.000, o tomar el seguro, pagar, aceptar el deducible, y recibir un cheque por $ 28.800.000. Tamaña diferencia.

Que la persona quisiera recibir los $ 32.000.000 completos, pues claro, pero es que eso que compró, los $ 28.000.000 es el producto que venden las aseguradoras, por ese precio (Aproximadamente el 2 o 3 % del valor comercial normal del carro en el año que se asegura)

Podría encontrar una aseguradora que le pagara los $ 32.000.000 pero entonces, razonablemente, el valor del seguro, el valor que usted pagaría, ya no sería el 2% o 3% del valor del seguro sino uno mucho más grande, y ese producto no se consigue, no lo ofrecen las aseguradoras.

Y si han pasado 10 años? Obvio que el vehículo vale muchísimo menos comercialmente, pero si se lo roban, la aseguradora le paga el valor comercial menos el deducible y usted remplaza ese vehículo viejito. No puede esperar que por el precio que pagó por el seguro la aseguradora le vaya a entregar el dinero para comprar uno nuevo. 

Quizás contribuya a explicar el sentido del seguro el hecho de conocer, como lo dice en los contratos de seguro, que la aseguradora le paga el dinero, o le reemplaza lo perdido, por uno similar. 

Los seguros en general pagan el valor de reposición del bien, en las condiciones de desgaste normal en que estaba cuando se perdió.

AUTOASEGURARSE

Consiste en no pagar el seguro y “ahorrar” en un fondo para reponer el bien si se pierde. ABSURDO ¡¡¡¡¡¡¡. Que pasa si el bien se pierde dentro del mismo año en que se adquiere? Cuanto se ha alcanzado a “ahorrar”? Y se tiene disponible en una cuenta de modo de poder usarlo inmediatamente?

Claro que si en 10  o mas años el objeto que adquirió no se ha perdido, es posible que ya tenga ahorrada una buena parte para comprar otro nuevo pero eso que ha ahorrado, que ha inmovilizado, es mucho, bastante mas que lo que hubiera pagado de seguro, para comprar a los 10 años un carro nuevo.

SEGUROS NO TRADICIONALES 

No solo existen los seguros de daños o incendio de maquinaria y edificios, de vehículos, etc. Hay seguros de especial importancia para los empresarios como el seguro de “lucro cesante” Es un seguro en que se aseguran las utilidades que se hubieran podido hacer en un negocio, si no se hubiera incendiado o dañado la maquinaria. Interesante no? Hay que pagar por eso como por prácticamente todo lo material en la vida, pero que vale la pena, vale la pena.

QUIEN VENDE EL SEGURO? ASEGURADOR E INTERMEDIARIO

El producto “dinero por el bien perdido” que es en lo que consiste el seguro, lo vende una Compañía Aseguradora. Ella es la que cuando ocurre lo que el asegurado cree que es un hecho que está asegurado por el cual pierde su bien, perdida que en lenguaje técnico de seguros se llama que se llama “siniestro” estudia el caso y define el pago.

El seguro no lo proporciona el intermediario, que se llama “agente” o “corredor de seguros”. Este es solamente un asesor para el cliente y un vendedor para la aseguradora.

Y hay que tener cuidado. Así como hay vendedores muy serios y profesionales que le explican a usted claramente  las condiciones del producto, hay otros que no, que le dicen, por ejemplo, que una póliza – que es el nombre del contrato de seguros – cubre accidentes que realmente no cubre.

El asegurado, antes de comprar el producto, es decir, firmar la póliza o contrato, debe leerla muy cuidadosamente e investigar con el vendedor, todas las dudas que tenga y plantearle todos los casos que le puedan ocurrir. Si no le satisface la respuesta, pues debe hacer lo que con la compra de cualquier producto: buscar otro vendedor.

Igualmente aseguradoras, con productos diferentes, hay muchas, y si a un potencial asegurado no le satisface el producto que una vende, pues busca otro “fabricante” o asegurador.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.