Prima de riesgo

En economía, el término prima de riesgo hace referencia a los intereses que exigen los inversores al deudor, que serán mayores o menores dependiendo del riesgo que suponga el cumplimiento de las exigencias del inversor. Cuanto mayor sea el riesgo, es decir, cuantas más dudas tenga el inversor sobre la devolución del capital junto con los intereses marcados, mayor será la prima de riesgo. Podríamos decir que es una especie de garantía para los inversores por prestar dinero en un destino un tanto inseguro.

La prima de riesgo viene determinada por la diferencia entre el interés que pide el inversor a un país con unos activos que suponen cierto riesgo en su devolución y los intereses de otro país donde no existe ese riesgo. De esta manera, el inversor rentabiliza ese "plus" de peligrosidad a cambio de una financiación a un alto precio para el país con una prima de riesgo alta. Para ejemplificarlo, si la rentabilidad de los bonos a diez años de un país con riesgo es del 5,954% y la de un país sin riesgo es del 2,121%, la diferencia sería del 3,833%, es decir, de 383 puntos básicos. Y así, diríamos que la prima de riesgo del primer país sería de 383 puntos.

Una prima de riesgo baja supone fortaleza económica para el país que la posee, puesto que los inversores tienen confianza en su devolución y las condiciones que imponen no son duras. En cambio, una prima de riesgo alta se debe a la desconfianza de los inversores ante las posibilidades de la devolución de la deuda. Esto suele tener graves consecuencias sobre los países que la sufren porque para poder devolver el  dinero y hacer frente a las exigencias de los inversores, los gobiernos "recortan" en sus organizaciones, sobre todo en los sistemas públicos, reduciendo así el "Estado del bienestar", caracterizado por la igualdad de derechos y garantías para todos. Esto conlleva otras consecuencias negativas, como es el estancamiento económico, ya que se hace difícil crecer cuando bajan los salarios y se recortan prestaciones y ayudas. Esto, a su vez, provoca el aumento del desempleo y la baja de muchas empresas, creándose así una espiral complicada y con una salida cada vez más difícil.

La crisis azota a los países con una situación económica inestable, cuyos gobiernos intentan con esfuerzo mantener un equilibrio difícil en búsqueda de la reducción del déficit, reformas estructurales para aumentar el ahorro y buscar el crecimiento económico. Lo que es obvio es que todos los países quieren reducir su prima de riesgo, pero sólo la buena gestión de los recursos permitirá el desarrollo de los países.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.