Proporcionalidad en el Iva descontable

Por   27/10/2017

Uno de los tratamientos especiales del Iva descontable, es la proporcionalidad a que está sometido el Iva pagado por la empresa, cuando no se puede determinar con exactitud el Iva pagado que se puede tratar como descontable.

Los responsables del impuesto a las ventas que pertenecen al régimen común, puede descontar el Iva pagado en la adquisición de bienes y servicios destinados a producir los bienes o servicios gravados.

Un contribuyente así como genera Iva (cobra Iva al cliente al momento de vender), también paga Iva cuando compra la materia prima o los insumos que requiere para producir o vender el producto por el que genera o cobra Iva.

Ese Iva pagado puede ser descontado del Iva generado, de suerte que al final del periodo sólo pagará a la Dian la diferencia entre el Iva que cobró a sus clientes y el Iva que pagó por sus compras.

Hasta aquí no existe dificultad alguna. La situación se hace un poco más compleja cuando el contribuyente además de vender productos gravados con Iva, vende también productos excluidos del Iva, o presta servicios no gravados o que no causan Iva.

El contribuyente solo puede descontar el Iva pagado que es imputable a los ingresos gravados, y  puede descontar un Iva que ha contribuido a generar los ingresos gravados que dan derecho al descuento.

En estos casos en que un contribuyente vende tanto bienes gravados como excluidos, lo que debe hacer es identificar que Iva descontables corresponden a los productos gravados y cuales a los productos excluidos, y así sólo descontar el Iva correspondiente a los productos gravados, y el Iva que corresponda a los productos excluidos, debe llevarlo al mayor valor del gasto o del costo.

Pero, ¿qué sucede cuando no es posible identificar con claridad, cual Iva pagado corresponde a los productos gravados y cual a los productos excluidos?

En este caso, es cuando se requiere calcular la proporción del Iva descotable frente a los ingresos gravados, para sí tratar como descuento el Iva que corresponda a la proporción determinada, tal como lo dispone el artículo 490 del estatuto tributario.

Ejemplo:

La empresa X Ltda. Obtiene en un bimestre ingresos gravados por $90.000.000 e ingresos excluidos por $10.000.000 para un total de ingresos de $100.000.000.

Esto quiere decir que del total de ingresos, el 90% son gravados y el 10% son excluidos.

Ahora, supongamos que la empresa pagó por concepto de Iva $10.000.000

Como en este supuesto no es posible determinar qué tanto de ese Iva pagado se puede imputar a los ingresos gravados, aplicamos entonces la proporción ingresos gravados y excluidos que es 90-10.

De esa forma, llevamos como Iva descontable $9.000.000 que corresponde al 90% del Iva pagado, y como mayor valor del costo o del gasto el valor de $1.000.000 que corresponde al 10% del Iva pagado.

Aquí lo que hemos hecho es determinar en qué proporción el Iva que se pague por la empresa es imputable a los ingresos gravados.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.