Tenga cuidado… prorroga y renovación, no es lo mismo

Por 30 octubre, 2017

Atendiendo las recurrentes dudas e inquietudes de nuestros amables visitantes, traemos a editorial el tema de prorroga y renovación ante las diversas interpretaciones y convencimientos equívocos que dan a pie a erradas y costosas posturas tanto contractuales como litigiosas al confundir las figuras y tenerlas por sinónimas, tal como sucede con la caducidad y la prescripción, cuando lo uno o lo otro, no es posible gramatical ni legalmente.

Para no ir tan lejos, partamos del Artículo 518 del Código de Comercio que prevé en uno de sus apartes:  “…tendrá derecho a la renovación del contrato al vencimiento del mismo...” ,para contextualizarlo frente a la redacción de la siguiente usual cláusula de un contrato de arrendamiento de vivienda urbana:

Tendremos de la lectura rápida de ambas reseñas, que en tanto la Ley determina la “renovación”, la estipulación indica la “prorroga” “…más lo que signifique el aumento…”, siendo esta última connotación el comienzo de los dolores de cabeza.

Académicamente, RENOVACION, de acuerdo con las definiciones de la Real Academia de la Lengua, es “Sustituir una cosa vieja, o que ya ha servido, por otra nueva de la misma clase”, o, “Dar nueva energía a algo, transformarlo” en tanto que PRORROGA, es, “Continuar, dilatar, extender algo por un tiempo determinado”.

Exactamente como lo pensamos, renovar un contrato es como hacer una renovación –valga la redundancia- en nuestra casa, en nuestro auto, no es hacer algo nuevo, sino  cambiarle algo a lo viejo, en tanto prorrogar es mantenerlo tal cual como ha venido ejecutándose; así las cosas, claramente tenemos que de la misma forma como en la vida diaria RENOVAR y PRORROGAR no es lo mismo, en materia legal, acontece de idéntica manera, y es donde debemos tener sumo cuidado en los momentos próximos a los vencimientos del contrato de arrendamiento que tengamos.

Si nos encontramos ante un incremento en el valor del canon, o cualquier modificación del contrato que mantenemos, por muy insignificante que pudiera ser, nos encontramos ante su RENOVACION, pero si por el contrario, no hay incrementos, como tampoco ninguna otra variación, nos encontramos ante su PRORROGA.

En este orden, clausulados como el traído a referencia, “ se entenderá prorrogado más lo que signifique el aumento”, no está prorrogando el contrato, sino renovándolo, así a la Inmobiliaria no le parezca.

Concluyamos indicando, aunque quizá en algunos casos llegare a sobreentenderse de ser clara y unívocamente reciproca la intención de los contratantes, para evitar equívocos, malos entendidos y no muy claras intenciones, deberíamos sentar en el contrato y su copia, o por lo menos en documento separado, lo que esté sucediendo, su RENOVACION o PRORROGA y en caso de ambigüedad como la evidenciada en la cláusula referente, es nuestro derecho exigir, la aclaración consecuente.

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. Kevin Dice:

    En vivienda urbana, según la Ley 820 de 2003, se considera prorrogado aún con el incremento legal realizado al canon. Gracias.

    Responder
  2. yohana Dice:

    ¿Como puedo extender la prorroga en un establecimiento comercial?
    Gracias.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Conozca sus obligaciones tributarias con nuestro Procedimiento tributario.