¿Puede el empleador obligar al trabajador a abrir una cuenta bancaria para por ese medio cancelarle el salario y las prestaciones sociales?

Por

Se ha generalizado la costumbre, por parte de los empleadores, de exigirles a sus trabajadores la apertura de cuentas bancarias para recibir por ese medio el pago de los salarios y las prestaciones sociales. La situación ha llegado a tal punto que no es difícil observar en los cajeros automáticos a personas de aspecto campesino y a humildes obreros enredados y visiblemente angustiados, tratando de retirar de allí sumas insignificantes de dinero, producto de su salario o de sus prestaciones sociales.  La situación le produce desazón a cualquiera que la presencie, pues muchas veces se trata de personas mayores que no saben leer y que desconocen el manejo de tales aparatos.

La pregunta que se hace cualquiera ante esa situación es si estará dentro de las atribuciones  del empleador la de obligar al trabajador a abrir dicha cuenta bancaria para el pago de sus derechos laborales.

Para responder esa pregunta es preciso acudir primero al Art. 57 del Código Sustantivo del Trabajo, el cual dispone en su numeral cuarto que es obligación del empleador pagar la remuneración pactada, en las condiciones, períodos y lugares convenidos.

Y sobre el lugar en el cual se deben efectuar los pagos, el Art. 138 del C. S. del T. señala:

Art. 138.- Lugar y tiempo de pago.

  1. Salvo convenio por escrito, el pago debe efectuarse en el lugar donde el trabajador presta sus servicios, durante el trabajo o inmediatamente después de que este cese.

  2. Queda prohibido y se tiene por no hecho, el pago que se haga en centros de vicios o en lugares de recreo, en expendios de mercancías o de bebidas alcohólicas, a no ser que se trate de trabajadores del establecimiento donde se hace el pago.

De conformidad con lo anterior, el pago de los salarios y prestaciones sociales debe efectuarlos el empleador en el lugar de trabajo o en el que las partes hayan convenido.  O sea que si no ha habido convenio en tal sentido, el pago debe hacerse forzosamente en el lugar donde el trabajador presta sus servicios.

El tema fue objeto de estudio por parte de la Corte Constitucional la cual en sentencia C-041 de 2000 precisó que el empleador no puede condicionar el pago de obligaciones laborales a la apertura de cuentas bancarias  por parte del trabajador, y menos aún exigirle que abra la cuenta en una determinada institución financiera.

Así se expresó la Corte:

Igualmente, en lo relativo a pagos que tengan origen en vínculos laborales, no puede el patrono obligar a los trabajadores a abrir cuentas para recibir su salario o las prestaciones que le corresponden, y mucho menos indicarle el nombre de la institución financiera en que lo haga, pues en tales eventos lesiona sus derechos y condiciona ilegítimamente el ejercicio de su libertad. (Texto original sin negrillas)

En el mismo sentido se pronunció recientemente el Ministerio del Trabajo al responder una pregunta que le formulara un ciudadano sobre el tema.

Luego de transcribir lo dicho por la Corte Constitucional (fragmento reproducido aquí renglones arriba), puntualizó el Ministerio:

“Teniendo en cuenta lo anterior, la sentencia antes citada establece claramente que el empleador no puede obligar a sus trabajadores a abrir cuentas bancarias, para recibir su salario o las prestaciones que le corresponden, ni exigir al trabajador abrir una cuenta en una entidad financiera específica, pues en tales eventos lesiona sus derechos y condiciona ilegítimamente el ejercicio de su libertad”  Concepto No. 173086 del 7 de octubre de 2014.

Habiendo dejado ya en claro que el empleador no puede obligar al trabajador a abrir la cuenta bancaria  en comento, quedaría por evaluar la validez  del pacto que para tales efectos celebren el empleador y el trabajador.  Esto teniendo en cuenta que lo que la Corte señala es que el empresario no puede obligar al trabajador a abril la cuenta, pero sin llegar expresamente a prohibir un acuerdo de las partes en tal sentido, el cual de llegar a darse haría suponer  que no hubo tal   imposición.

Claro está que el hecho de que entre las partes se hubiese celebrado un convenio de tal naturaleza no es óbice para que el trabajador que se sienta inconforme con dicho procedimiento le manifieste a su empleador su  voluntad de que en adelante no se utilice ese canal de pago; y de no ser atendida su petición poder acudir al Inspector de Trabajo en procura de un arreglo amistoso que deje sin efectos dicho pacto. Y si a pesar de todo eso el asunto sigue sin solución, ésta tendría que buscarla el trabajador en las instancias judiciales, escenario en el cual muy seguramente pesará la sentencia de la Corte que le prohíbe al empleador obligar al trabajador a abrir tales cuentas, (y por extensión interpretativa, a mantenerlas activas una vez abiertas).

Conozca nuestra Guía Laboral 2018

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

6 Opiniones
  1. Antonio Dice:

    Doctor Riobó Rubio, con el debido respeto debo decir que usted omite señalar, en la respuesta a Reynaldo, que la inseguridad también afecta a los trabajadores. Por ello la alternativa de pagar la nómina en efectivo o en cheque fue afortunadamente desapareciendo, para dar paso a la utilización de la tecnología, efectuando la dispersión del pago por medios electrónicos y el retiro parcial del salario de la misma manera, disminuyendo el riesgo para el trabajador. El sistema financiero no se enriquece con las cuentas de nómina, pues sabido es que generalmente estas se mantienen con saldos mínimos y en cuanto a los costos de manejo para el trabajador, es bueno que se sepa que en la mayoría de los casos los empresarios conseguimos notables rebajas de ellos y en muchas ocasiones la exoneración total por parte del banco. Lo invito a contextualizar ponderadamente el tema, ubicándolo en la realidad presente, recomendando a sus lectores alternativas razonables basadas en esa realidad y sin satanizar a los empleadores que, en su inmensa mayoría, hacemos patria creando opciones de trabajo digno para contribuir con el bienestar de toda la sociedad. No olvide, respetado doctor, la responsabilidad que usted tiene como escritor, de ser orientador, ecuánime y objetivo.

    Responder
    • Felipe Dice:

      Lo que menciona Antonio es interesante pero desearía saber más sobre este tema, ¿Qué artículo me podría servir para estudiarlo?

      Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.