¿Puede un revisor fiscal negarse a cumplir sus funcionar por el no pago de sus honorarios?

¿Es correcto que un revisor fiscal para forzar el pago de sus honorarios se niegue a cumplir con las  obligaciones que la ley le ha impuesto?

El contador público no sólo tiene que trabajar barato, sino que en ocasiones no le pagan, y en el caso del contador público que ejerce como revisor fiscal, por ser esta una figura necesaria para cumplir con ciertas obligaciones, especialmente tributarias, puede de alguna forma ejercer más presión para que sus honorarios le sean pagados oportunamente, pero surge la inquietud respecto a la legalidad de condicionar el cumplimiento de sus obligaciones al pago oportuno de sus honorarios.

Sobre la remuneración del revisor fiscal dice la ley 43 e 1991 en su artículo 46:

Siendo la retribución económica de los servicios profesionales un derecho, el Contador Público fijará sus honorarios de conformidad con su capacidad científica y/o técnica y en relación con la importancia y circunstancia en cada uno de los casos que le corresponda cumplir, pero siempre previo acuerdo por escrito entre el Contador Público y el usuario.

Lo anterior nos deja claro que la remuneración es un derecho del contador público, sea este revisor fiscal o no.

Veamos ahora lo que dice el artículo 44 de la misma ley:

El Contador Público podrá interrumpir la prestación de sus servicios en razón a los siguientes motivos:

a) Que el usuario del servicio reciba la atención de otro profesional que excluya la suya.

b) Que el usuario del servicio incumpla con las obligaciones convenidas con el Contador Público.

De acuerdo esto, y considerando que la remuneración es una de las obligaciones convenidas entre el contador público y su cliente o usuario, si este la incumple, el contador público perfectamente podría interrumpir la prestación de sus servicios y por supuesto dejar de cumplir con sus obligaciones.

Sin embargo, la decisión de suspender o interrumpir el cumplimiento de sus obligaciones como consecuencia de la negativa de su cliente de pagar los honorarios correspondientes, debe ser notificada a su cliente, notificación que debe ser debidamente motivada y justificada.

Respecto a las consecuencias que pueda tener para la empresa o para terceros la interrupción de los servicios del revisor fiscal, hay que tener en cuenta lo que dice el artículo 211 del código de comercio:

El revisor fiscal responderá de los perjuicios que ocasione a la sociedad, a sus asociados o a terceros, por negligencia o dolo en el cumplimiento de sus funciones.

Esta responsabilidad sólo opera si existe negligencia o dolo, más no es aplicable si el incumplimiento obedece a un derecho contemplado por el artículo 46 de la ley 43 de 1990, y a una facultad que le confiere el artículo 44 de la ley 43 de 1990, es decir, si el incumplimiento está debidamente justificado.

No obstante es válido precisar que no siempre es conveniente que el revisor fiscal deje de cumplir sus funciones por falta de pago; lo ideal sería que renunciara a su cargo e intentara conseguir el pago de sus honorarios por la vía civil.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.