¿Puedo renunciar a ser fiador o codeudor?

Por 26 febrero, 2019

No es posible renunciar a ser fiador o codeudor por cuanto la ley no contempla esa posibilidad, aunque en la fianza excepcionalmente se puede conseguir su relevo.

La renuncia a la fianza.

El fiador no puede renunciar a la fianza en vista al principio de lealtad para con el acreedor, por cuanto este prestó el dinero al deudor por la confianza que le inspiró la fianza que le prestó el fiador, de suerte que si esta renuncia a ella, defrauda esa confianza que tuvo el acreedor.

Si la fianza se pudiera renunciar los fraudes estarían a la orden del día, por cuanto esta se mantendrá mientras el acreedor prestara el crédito y una vez obtenida la confianza del acreedor, se renunciaría a la fianza para que el acreedor no pudiera recuperar su crédito.

En consecuencia, la fianza se extingue pero no se renuncia; el fiador no puede arrepentirse a expensas del acreedor.

Relevo de la fianza.

A lo que tiene derecho el acreedor no es a la renuncia de la fianza sino a que el deudor lo releve de ella, es decir, que cambie de fiador y ponga a otra persona a fiar.

Eso lo permite el artículo 2394 del código civil en los siguientes términos:

«El fiador tendrá derecho para que el deudor principal le obtenga el relevo, o le caucione las resultas de la fianza, o consigne medios de pago en los casos siguientes:

  1. Cuando el deudor principal disipa o aventura temerariamente sus bienes.
  2. Cuando el deudor principal se obligó a obtenerle el relevo de la fianza dentro de cierto plazo, y se ha vencido este plazo.
  3. Cuando se ha vencido el plazo o cumplido la condición que hace inmediatamente exigible la obligación principal en todo o parte.
  4. Si hubieren transcurrido diez años desde el otorgamiento de la fianza; a menos que la obligación principal se haya contraído por un tiempo determinado más largo, o sea de aquellas que no están sujetas a extinguirse en tiempo determinado, como la de los tutores y curadores, la del usufructuario, la de la renta vitalicia, la de los empleados en la recaudación o administración de rentas públicas.
  5. Si hay temor fundado de que el deudor principal se fugue, no dejando bienes raíces suficientes para el pago de la deuda.

Los derechos aquí concedidos al fiador no se extienden al que afianzó contra la voluntad del deudor.»

Nótese que la ley permite es el relevo no la renuncia, que son asuntos distintos y sólo si ocurren las circunstancias señaladas anteriormente.

Si el deudor se niega a relevar al fiador de la fianza, la fianza persistirá hasta tanto el fiador consiga ser relevado de la fianza, de manera que mientras ello no suceda el acreedor podrá perseguir al fiador para conseguir la satisfacción de su crédito.

Lo que el fiador puede hacer si se presentan las circunstancias del artículo 2394 del código civil, es iniciar un proceso civil para obligar al deudor a relevarlo de la fianza o en su defecto a constituir las garantías o cauciones necesarias, pero nunca dejar al acreedor «colgado de la brocha.»

Lo anterior para proteger los derechos del acreedor y la buena fe en las relaciones contractuales. Un principio básico de toda relación negocial.

Renunciar como codeudor.

Si la persona no es fiadora sino codeudora, el panorama luce más oscuro, pues no hay posibilidad alguna a dejar de ser codeudor.

¿Codeudor o fiador? Diferencia entre fiador y codeudor

Ser codeudor es lo mismo que ser deudor, y no se puede renunciar a una deuda que se ha contraído a ciencia cierta, conscientemente.

Es la misma historia que la fianza; si se permitiera la renuncia del codeudor sería defraudar al acreedor frente al cual se asumió la obligación de pagar su crédito.

Y en este caso la ley no contempla que el deudor principal lo releve o que busque a otro codeudor, entre otras razones porque no hay deudor principal sino dos o más deudores en iguales condiciones.

Una vez se acepta ser codeudor se acepta pagar la deuda si los otros codeudores no la pagan, y la única manera de librarse de esa deuda es que se extinga por los distintos medios que considera la ley.

Obligaciones y modos de extinguirlas

El mal negocio de ser fiador o codeudor.

Lo anterior deja claro que ser fiador o codeudor conlleva una gran responsabilidad a la que no podemos sacarle el cuerpo, pues de otra forma se defrauda al acreedor.

También nos indica que es un gran riesgo prestar este tipo de servicios, pues al aceptar la fianza o la deuda ajena, nos estamos comprometiendo a pagarla y el acreedor podrá exigirnos judicialmente su pago en caso que la persona a quien avalamos no pague.

Y cualquier proceso que deba iniciar el fiador o codeudor para defender sus intereses, debe ser dirigido contra el deudor principal y nunca contra el acreedor.

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Gisela Alvarino Dice:

    Buenos dias!

    Si en un contrato de arrendamiento de una sociedad limitada al liquidarse una de las socias tiene a su esposo como codeudor del contrato de arrendamiento y al liquidarse la sociedad se solicita que la socia que queda con el 100 % de las acciones busque uncodeudor que cumpla con las mismas condiciones del actual codeudor pero esta no realiza el reemplazo pertinente, la ley como proteje a la socia que tiene a su esposo como codeudor, que proceso debe seguirse?

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Propiedad horizontal