¿Qué es la elusión y evasión tributaria?

La evasión y elusión tributaria son dos términos que el público en general tiende a confundir, pero que son muy distintos aunque la finalidad sea la misma: pagar menos impuestos.

La evasión tributaria es aquella acción que con la  utilización de medios fraudulentos, mediante trampas, se busca no pagar impuestos, y ello por supuesto se hace violando la ley, y de forma premeditada o planificada, como por ejemplo omitir o esconder  un ingreso, o inventarse un pasivo, inventarse compras y gastos para incrementar las deducciones fiscales, en fin, toda práctica abiertamente contraria a la ley.

La elusión en cambio, consiste en tratar de aplicar a los beneficios fiscales que la misma ley confiere, o en el peor de los casos, aprovecharse de los vacíos normativos, de las ambigüedades e imprecisiones de la ley sin llegar a romper o violar la ley. De esta forma se consigue disminuir el pago de impuestos sin quebrantar la ley, por lo tanto sin exponerse a sanciones por ello.

No obstante, en los últimos tiempos los gobiernos han incluido una figura llamada el abuso tributario el cual busca castigar precisamente el abuso malicioso y malintencionado que algunos contribuyentes hacen de la ley, que si bien no violan la ley, sí consiguen mediante maniobras cuestionables (que no ilegales), un objetivo no perseguido o no querido por la ley.

La elusión tributaria sin incurrir el abuso tributario es la figura que más se utiliza por las personas que quieren disminuir el pago de impuestos sin quebrantar la ley, y para ello se recurre a intrincadas estrategias (todas ajustadas a la ley), que requieren una planeación minuciosa y que por lo general funciona en el mediano y largo plazo. Se debe hacer planeación fiscal con horizontes distantes, que  puede incluir aspectos como la creación de varias sociedades en distintos territorios incluidos los paraísos fiscales, etc.

En el transcurso del tiempo iremos señalando las prácticas más comunes y exóticas utilizadas por los evasores y defraudadores de impuestos, y por aquellas personas que simplemente optimizan los recursos tributarios que concede la ley, como por ejemplo invertir en un sector donde los estados conceden exenciones tributarias, lo cual es absolutamente legal, pues en ocasiones los estados introducen beneficios tributarias precisamente para llamar inversionistas.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.