Qué hacer cuando el trabajador no regresa al trabajo y el empleador ignora la causa de su ausencia y su paradero

Por

Aunque la situación que refiere el titular de esta columna no es de común ocurrencia, a veces sucede, y es entonces cuando el empleador posiblemente no sepa cómo proceder en ese caso. La primera idea que muy seguramente se le venga a la cabeza es despedir al trabajador  tras asumir que éste ha incurrido en abandono del cargo, conducta que considera como falta suficiente para terminar el contrato de trabajo.

Sin embargo, si el empleador es precavido y consulta el Código Sustantivo del Trabajo, se percatará de que allí no figura el abandono del cargo como causal que dé lugar de manera inmediata o automática al despido. Es posible que también se pregunte sobre cómo haría para notificarle o  comunicarle al trabajador el despido dado que ignora su paradero.

Sobre la figura del abandono del cargo ha dicho la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia lo siguiente:

“La ausencia al trabajo, por lo tanto, no es causal que produzca de manera inmediata y automática el pretendido derecho de la empresa de dar por terminado unilateralmente el contrato de trabajo de modo sumario.

(…) conviene observar que no existe en nuestra legislación –ni en el C. S. del T. ni en la aplicable a los trabajadores oficiales- la pretendida figura del “abandono del puesto”, tomada tal vez del derecho administrativo. En efecto, la ausencia del trabajador no puede tomarse como terminación legal del contrato por “mutuo consentimiento” o  mutuo disenso (…) puesto que el aparente abandono de funciones sólo es equiparable a una renuncia, cuando según las circunstancias equivalga a ésta, de manera “franca y eficazmente irrevocable” según lo ha señalado la jurisprudencia (…) En el presente caso, dadas las especiales circunstancias, la ausencia del trabajador no podía significar renuncia, pues la intención o el ánimo de presentarla no aparece por parte alguna, de la manera clara, directa e inequívoca que se requería para deducir de esa actitud un acto de declaración de voluntad”.(C. S. de J. Casación  laboral, Sentencia del 27 de septiembre de 1985).

Pues bien, animado por el deseo de documentar sobre el tema a aquellos empleadores que eventualmente pudieran verse involucrados en una situación de ese tipo, a continuación ofrezco unas pautas sobre el procedimiento que considero susceptible de seguirse en dicha eventualidad.

Si el trabajador no regresa al trabajo lo primero que debe hacer el empleador es tratar de ubicarlo, con el fin de conocer los motivos de su ausencia,  y para ello lo procedente es que primero intente hacerlo a través del teléfono que haya registrado el trabajador en la empresa.  Si esa opción no le da resultado, debe citarlo al lugar de trabajo mediante una comunicación dirigida a la dirección que éste haya inscrito ante su empleador, utilizando para ello tanto  el correo postal como el electrónico.

Agotado este intento sin  ningún resultado positivo, se estima conveniente entonces enviar a dicha dirección un empleado de la compañía con la misión de hacer allí y en su vecindario las averiguaciones correspondientes. De igual manera, si se conoce la ubicación de sus familiares y /o amigos, habrá que procurar contactarlos para indagarles sobre el paradero del trabajador, pues bien puede suceder que  esté hospitalizado, privado de la libertad, secuestrado, muerto, o que sencillamente haya decidido abandonar su empleo.

Si surtidas las anteriores diligencias continúa la ausencia del trabajador  y se siguen desconociendo las causas de la misma, el empleador queda habilitado para proceder a terminar el contrato de trabajo, para lo cual deberá realizar una reunión con los representantes del sindicato, y en su defecto con dos o tres compañeros de trabajo del ausente, en la cual se informará a los asistentes sobre la situación, se les pondrá al corriente de las diligencias adelantadas por la empresa para ubicarlo y contactarlo, del fracaso de las mismas, etc., y se levantará una acta que deberá contener una narración sucinta  de la situación, de las gestiones que se han adelantado, etc., El acta en cuestión deberá ser firmada por todos los asistentes.

Seguidamente, el empleador deberá solicitarle autorización al juez laboral, y en ausencia de éste al alcalde municipal, para consignar las prestaciones sociales. La consignación deberá hacerse en el Banco Agrario en la cuenta del Juzgado, o de la alcaldía del lugar donde se prestó el servicio. Una copia de dicha consignación debe ser enviada a la dirección que tenga registrada el trabajador en la empresa. En este caso el empleador no puede descontarle al trabajador suma alguna por concepto de indemnización por haber dado lugar a la  terminación unilateral del contrato, pues la ley no contempla sanciones por dicho motivo.

Conozca nuestra Guía Laboral 2018

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

5 Opiniones
  1. Ernesto Arias Torres Dice:

    Tengo el caso de una secretaria que ingresó el 2 de enero y dejó de asistir al trabajo el 11 de marzo., la ubiqué y quedó de regresar pero no cumplió.
    Le debo los días de la quincena y no se qué mas debo pagarle?

    Responder
    • Ernesto Arias Torres Dice:

      Agradezco la colaboración.

      Responder
  2. NEISON ENRIQUE MARTIN Dice:

    BUEN DIA.
    LA EMPRESA TENIA DOS PUNTOS DE TRABAJO, POR RAZONES ECONOMICAS EL GERENTE DECIDIÓ VENDER EL PUNTO MAS GRANDE PARA CUBRIR SUS OBLIGACIONES FINANCIERAS, LOS EMPLEADOS QUE ALLÍ LABORABAN, LA MAYORÍA LOS TOMO EN NUEVO EMPLEADOR DE ESE PUNTO, Y ELLOS PASARON LA CARTA DE RENUNCIA Y LISTO PERO HAY UN EMPLEADO QUE NO QUIERE PASAR LA CARTA DE RENUNCIA AUN CUANDO SE LE HA NOTIFICADO Y SABE QUE SE VENDIÓ EL PUNTO, SE LE INDICO QUE DEBERÍA TRASLADARSE AL OTRO PUNTO PARA SEGUIR LABORANDO NORMALMENTE, EL DICE QUE NO SE VA HA TRABAJAR ALLÁ Y QUE TAMPOCO PASA LA CARTA, EL NUEVO EMPLEADOR LO TOMO EL DIA 27 DE ENERO Y YA ESTAMOS A 5 DE FEBRERO Y NO SE PRESENTA A TRABAJAR AQUI. ESTA LABORANDO ALLÁ. SE LE LA DICHO DE MANERA VERBAL Y TAMBIÉN SE LE NOTIFICO POR ESCRITO, NO HACE CASO, ANTES ES GROSERO.
    EL DICE QUE LE SOLUCIONES ALGO, VOLVEMOS Y LE DECIMOS QUE DEBE PASAR LA CARTA DE RENUNCIA PARA PODER LIQUIDAR LO Y QUE SIGA TRABAJANDO CON EL NUEVO EMPLEADOR. LA VERDAD NO SE ESTA DESPIDIENDO QUEREMOS QUE TRABAJE CON NOSOTROS PORQUE VA HA SALIR A VACACIONES LA PERSONA QUE HACE EL MISMO TRABAJO EN ESTE PUNTO. PERO EL NO QUIERE TRABAJAR AQUI.
    AGRADECEMOS SU VALIOSA INFORMACION
    GRACIAS

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.