¿Qué necesita una persona para crecer económicamente?

Por

El dinero es un aspecto esencial en la vida de un ser humano, y todos trabajamos para tenerlo, pero no todo el mundo logra tenerlo en suficiente cantidad y otros lo tienen en exceso.

Luego, la pregunta sin respuesta aún es ¿qué necesita una persona para conseguir dinero?

Este no es un artículo de autoayuda ni superación, sino una reflexión desde el punto de vista de la economía.

Individualmente todos conocemos aquellas condiciones para progresar que se han banalizado y convertido en frases de cajón, como que debemos esforzarnos, debemos ser positivos, trabajar duro, estudiar mucho, etc., pero ello no es posible sin el concurso de las políticas económicas que debe impulsar el estado.

Lo que hace falta para conseguir dinero

Se supone que un estado debe brindar las condiciones para que los individuos puedan satisfacer sus necesidades básicas y que les sobre un poco para crecer, y de allí la obsesión de políticos y economistas por el crecimiento de la economía medido en el incremento porcentual del PIB.

Una persona que tiene las habilidades, competencias y la actitud para progresar y superarse, no necesita que el estado u otras personas le regalen nada. Lo que necesita es poder trabajar, ya sea por cuenta ajena (empleado) o por su propia cuenta (negocios, inversiones).

Todo lo que el estado debe hacer es ofrecer las condiciones económicas para que sus ciudadanos puedan por sí mismos ganar su propio dinero.

Y ese es el problema que nadie en la historia de la humanidad ha resuelto, y seguramente nadie resolverá, no obstante el sentido común (y no la ciencia económica), nos da algunas pistas.

Competitividad

Casi todo se reduce al término competitividad.

Vivimos en un mundo globalizado donde debemos competir con todos y por todo, y quien no pueda competir va quedando rezagado, así que es preciso crear las condiciones para que podamos ser competitivos.

Para que una sociedad sea competitiva económicamente, necesita desarrollar como mínimo los siguientes aspectos:

Educación.

Los individuos deben tener la suficiente formación para que puedan aportar valor a la sociedad y a la economía.

¿Cómo vamos a fabricar una máquina si no tenemos ingenieros o si los hay son incompetentes?

Es por ello que los países del tercer mundo sobreviven de actividades primarias pues son incapaces de agregar valor a las materias primas que extraen de su territorio.

Aquí no tenemos el personal idóneo para convertir nuestros minerales en un teléfono de alta gama. En Colombia no hay una sola universidad que se haya planteado formar profesionales para tal fin, ni el estado se ha preguntado si eso puede ser posible.

Es por eso que nos hemos conformado con exportar mochilas y costales, y toneladas de rocas y alimentos, pues somos incapaces de agregar valor alguno a los recursos naturales que tenemos.

Y seguiremos así mientras las universidades sigan llenas de estudiantes de administración, contaduría, derecho y muy pocos de ingenierías, matemáticas, física, etc.

Infraestructura

La infraestructura es la que permite que la economía circule. Si no hay carreteras ni trenes que permitan el tránsito de productos y personas de forma ágil y económica, es imposible que los negocios puedan prosperar, pues debemos recordar que estamos compitiendo con otros mercados que sí tienen una infraestructura de alta calidad.

Mientras siga siendo más barato trasladar un contenedor de Shanghái a Buenaventura que de Buenaventura a Bogotá, estamos perdidos.

Por ejemplo, es inconcebible que Colombia no tenga transporte férreo que es más rápido y económico que mover la carga en camiones de poca capacidad por carreteras inservibles y llenas de peajes.

Aquí no hay suficientes vías ni hay vías eficientes, y mientras siga así, nuestros productos no podrán competir en el mercado exterior, y ni siquiera en el nuestro.

Es más barato traer un producto de China que producirlo y comercializarlo aquí, y mientras siga así, no hay esperanza que nuestra industria crezca lo suficiente como para permitir a la gente del país conseguir empleos y salarios decentes.

Financiación

Si estamos formados, tenemos infraestructura y tenemos materias primas, nos hace falta tener la financiación para invertir.

No existe una política de estado encaminada a financiar la industria y la producción, y sin capital ya sabemos que poco se puede hacer.

Si hay trabajo pero no hay capital la cosa no funciona.

Esa financiación debe existir y debe ser económica.

Seguridad jurídica

Tema muy importante pero olvidado.

Los negocios y las inversiones solo son posibles si existe la seguridad jurídica que nos garantice que lo invertido no se pierde o no se lo roban.

  1. ¿Qué tengo un problema y debo esperar 5 o 10 años para resolverlo? Mi dinero no aguanta tanta incertidumbre.
  2. ¿Qué un veredicto judicial no depende de los hechos y el derecho sino de un cheque girado a un juez, magistrado o político? Si hay variables que no puedo controlar mi dinero corre serio peligro.
  3. ¿Qué las leyes y reglas de juego se pueden cambiar a la velocidad que un senador puede cambiar un cheque? Con eso no me puedo quedar.

Es evidente que quien tiene dinero para invertir no lo va arriesgar en unas condiciones aterradoras de inseguridad jurídica.

Estabilidad política

La estabilidad política es necesaria para que quienes invierten su dinero tengan confianza en que las condiciones sigan siendo favorables en el mediano y largo plazo.

Cuando existe una incertidumbre constante respecto a los políticos y políticas que se impondrán en el futuro cercano, nadie en su sano juicio arriesgará su dinero.

Quien tiene dinero para invertir no quiere correr riesgos, y si tiene la posibilidad de escoger entre varias opciones, invertirá en la mejor.

No es lo mismo invertir en Chile que en Colombia. Las garantías para un inversionista no son las mismas en uno u otro, y como es lógico, quien puede invertir lo hará en el mejor sitio posible.

La estabilidad política de un país es altamente valorada por quienes tienen la capacidad de invertir.

Cuando hay inestabilidad política o jurídica, los inversionistas de afuera no vienen, y los de aquí, si pueden irse, lo harán sin remordimientos de conciencia.

Responsabilidad fiscal

A nadie le gusta pagar impuestos, y si estos son en exceso y además son despilfarrados por el estado, pocos tendrán ganas de pagarlos.

La forma más sencilla y sana de no pagar impuestos, es llevarse el capital para otra parte donde le cobren menos. Es una realidad incuestionable que no se puede cambiar.

Y en eso todo país debe competir. Hay países que basan su competitividad en una política fiscal más atractiva que la de sus vecinos.

En consecuencia, un estado debe ser responsable con sus reglas fiscales, pues estas afectan directamente el bolsillo de quien tiene el dinero.

Cuando un país es hostil con el inversionista, este se irá en cuanto pueda. Se quedan sólo quienes no tienen el suficiente dinero para marcharse.

Un país que impuestos confiscatorios, y además corrupto y derrochón, no es un buen lugar para la inversión.

El dinero no tiene ideología ni nacionalidad ni religión

Un tema importante que a veces olvidamos.

Hay que tener absolutamente claro que el dinero no tiene ideología, ni religión, ni moral, ni nacionalismo; tan solo tiene racionalismo.

El dinero llega y se mantiene donde las condiciones le son favorables, por lo tanto es necesario ofrecer unas condiciones aceptables para que quien pueda hacerlo invierta.

De poco sirve tener la mejor educación, la mejor infraestructura, la mejor justicia, si nuestro dinero corre peligro.

Es natural en el humano proteger su oro. Así ha sido siempre y así lo será. Nadie quiere que le quieten lo que es suyo. Ni quiere perderlo, ni arriesgarlo, y el estado debe ser consiente de esa naturaleza humana y diseñar sus políticas en función de ello.

El homo sapiens es feliz cuando encuentra que:

  1. Puede conseguir dinero
  2. Está seguro de que no se lo quitarán

De modo que el estado debe procurar que sus ciudadanos consigan dinero y no debe tratar de quitárselo. No más de lo necesario.

Es así porque el ser humano funciona con base a incentivos. Si hay ganancia participo, de lo contrario no. Recuerda eso de ¿Y cómo voy yo? ¿Y qué gano yo?

Dinero que da dinero

El dinero tiene que dar más dinero, sino terminará perdido.

El estado debe invertir dinero en políticas que permitan multiplicar ese dinero, pues de lo contrario será guardar en saco roto y luego no habrá más dinero.

Esto descarta que el estado se centre en el asistencialismo, aunque desde el punto de vista moral y cortoplacista pueda juzgarse como positivo.

Dice el viejo refrán que no hay que regalar pescado sino enseñar a pescar.

Supongamos que el estado quiere ayudar a una población a salir de la pobreza para lo cual hay una determinada suma de dinero que se puede gastar en una de las siguientes formas:

  1. Regalar a cada familia un salario mínimo mensual
  2. Crear una empresa que le de trabajo a un miembro de cada familia

Probablemente no sea necesario explicar cuál sería la mejor opción, y cuáles serían las consecuencias de elegir una u otra opción, y esto nos lleva a lo afirmado al principio: no es necesario que el estado regale nada al ciudadano, es suficiente con que le ofrezca las condiciones para que por su propia cuenta se gane la vida.

Se trata de invertir el dinero de tal forma que se obtenga más dinero, y por ello desde el punto de vista económico, es más rentable para el país y para la economía, construir excelentes carreteras que regalar subsidios.

Y es así porque el subsidio alcanza sólo para unos días y luego el beneficiario seguirá con la misma necesidad y con la misma incapacidad de mantenerse por sí mismo.

El valor moral del asistencialismo

Ayudar a quien lo necesita es un deber moral de toda persona y del estado mismo, pero ya dijimos que el dinero no tiene nada de eso, y por ello hay que ser conservadores con este tipo de políticas.

Problemas del asistencialismo

El asistencialismo tiene un efecto positivo y dos efectos negativos a saber.

Efecto positivo. Se brinda la asistencia a las personas que por una u otra razón carecen de los recursos necesarios para su sustento.

Efecto negativo 1. Se crea dependencia al no solucionar el problema de fondo que causa que las personas no puedan obtener su propio sustento.

Efecto negativo 2. Espanta a quienes tienen el dinero, pues para darle dinero a quien no lo tiene hay que quitárselo al que sí lo tiene, y eso no agrada mucho a quien tiene dinero, y volvemos a insistir en aquello que el dinero no tiene moral, ni es altruista ni religioso.

La naturaleza humana es indomable y cada acción conseguirá la reacción que le es natural: si me van a quitar lo que tengo, mejor me voy antes que me lo quiten.

Para el humano siempre es mejor que le quiten a otro para darle a él a que le quiten a él para darle a otro, por eso las políticas económicas no deben ni dar ni quitar, simplemente crear las condiciones ideales para que cada quien consiga lo suyo sin afectar a lo demás.

Las políticas económicas debe reconocer la naturaleza humana

El dinero bien utilizado permite conseguir más dinero, pero mal gestionado tiende a perderse, y en vista a que el dinero está sujeto a la naturaleza humana, hay que ser moderados y razonables en las políticas económicas que se implementen para conservarlo.

Si la naturaleza humana dice que las personas huyen cuando su dinero y propiedades están en peligro, la decisión lógica es no poner en peligro el dinero y las propiedades de los ciudadanos.

Si la naturaleza humana indica que donde se puede hacer dinero la gente invierte, pues hay que diseñar políticas para que el ciudadano invierta.

La economía no puede ir en contra del comportamiento humano, sino que debe estudiarlo y actuar conforme a él para potenciar aquellos comportamientos que son beneficiosos y moderar aquellos que son negativos.

Sin duda hay infinidad de variables que pueden incidir en la capacidad que tiene el estado para procurar el bienestar económico de sus ciudadanos, pero lo importante es que se brinden las condiciones ideales para trabajar e invertir, que habiendo trabajo y ganancias, los réditos alcanzarán para muchas otras cosas.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

8 Opiniones
  1. Lordpaisa Dice:

    Felicitaciones!!! Que maravilloso artículo, ojalá se pudiera continuar con el tema, así de claro, conciso pertinente y formativo. Gracias por dicha publicación porque todo lo que procede de su página es muy importante para mí, guardo muchos de sus artículos

    Responder
    • Angel Dice:

      Excelente
      Sería bueno compartirlo con todos los ciudadanos colombianos gracias

      Responder
  2. Jhon Jairo Dice:

    Me encantó este documento, que bueno fuera que esto se le hiciera saber a nuestros administradores del estado Colombiano, desde el presidente con su congreso, gobernadores con sus diputados y alcaldes con sus concejales y empezar a llevar la política de otra forma, donde todos los colombianos pudiéramos salir adelante sin existir una desigualdad tan marcada. Creería que se empezaría a ver una paz verdadera. Muchas gracias por su artículo

    Responder
  3. Felipe Dice:

    Por esa clase de articulos, sin desmeritar otros, es que da placer visitar este portal. Claro y practico.

    Responder
  4. Andrés Dice:

    Muy buen exposición!!

    Responder
  5. Chepe Dice:

    Hay un candidato que precisamente para la población olvidada propone la opción 2 (crear condiciones para poder ganarse el sustento), pero los opositores tergiversan esta información para interpretarla y retransmitirla como socialismo (asistencialismo). Todo se basa en desprestigiar este tipo de propuestas y ademas de tildarlas como populistas.

    Responder
  6. Korval12 Dice:

    Excelente, ojalá quienes dirigen este país, al menos lo leyeran. Felicitaciones

    Responder
  7. Nacho Dice:

    Muy buen articulo

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.