¿Qué pasa con el fiador cuando el deudor fallece?

Ser fiador de alguien es una gran responsabilidad, o quizá una gran irresponsabilidad, toda vez que cuando servimos de fiadores de otra persona, estamos respaldando esa deuda ajena con nuestro patrimonio y con nuestro sueldo, y cabe preguntarnos si con la muerte del deudor muere la fianza, o por el contrario seguiremos respondiendo por ella.

¿Qué sucede con el fiador cuando fallece el deudor principal de una obligación? ¿la muerte del deudor exonera al fiador de la fianza? ¿La obligación del fiador se encuentra latente pese a la muerte del deudor principal?  Para resolver estos interrogantes como primera medida debemos saber cuáles son las causales contempladas en nuestro ordenamiento jurídico para que se extinga la fianza.

La fianza es un contrato accesorio que se extingue de conformidad con lo señalado en los artículos 2406, 2407 y 2408 del código civil,  cuando ocurre cualquiera de las siguientes circunstancias:

  1. El acreedor releva al fiador en todo o parte de la fianza.
  2. Cuando el acreedor por un hecho o culpa suya pierda las acciones a las que  tenía derecho a subrogarse el fiador.
  3. Por la extinción de la obligación principal en todo o en parte.
  4. Cuando el acreedor acepta una cosa distinta a la obligación como pago.
  5. Cuando se confunde las cualidades entre acreedor y fiador o entre deudor y fiador.
  6. Por cualquiera los casos contemplados para la extinción de las obligaciones contempladas en el artículo 1625 del código civil.

Ahora bien, ¿qué pasa con la deuda cuando el deudor principal muere? ¿Se extingue? Obviamente la obligación del deudor no se extingue con la muerte de este, y en tal caso sus acreedores pueden obtener el pago de la obligación en la sucesión del difunto persiguiendo los bienes que esta tenia o de sus herederos.

Teniendo en cuenta lo anterior, la muerte del deudor no extingue la fianza, es decir, que la obligación del fiador continua aunque el deudor haya fallecido. Ahora, si bien es cierto que ni la obligación principal, ni la obligación del fiador terminan con la muerte del deudor, esto no impide  que el fiador pueda hacer uso de las herramientas que la ley le otorga para defenderse.

¿Todavía considera una buena decisión servir de fiador?

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

5 Opiniones
  1. Arturo Oliva Benites dice:

    Para salir como fiador, uno tiene que leer el contrato en el que se haya incluido una cláusula de seguro de gravamen, esto liberaría al fiador si hay un seguro de vida de por medio, la cual exonera al o los fiadores.

  2. Tulvacol dice:

    Quiero su definicion o concepto, con argumentos gramaticales, de fiador y codeudor.
    Gracias

    • Andrés dice:

      Por dios!! … al menos pida el favor de que le hagan la tarea, aunque también lo puede hacer usted mismo, y tan fácil como buscar en google, leer bien y analizar. Seguro encuentra lo que exige. Por otra parte, ¿qué es “argumentos gramaticales”? ¿cómo se logra eso? … lo digo porque la gramática son las normas y reglas para hablar y escribir y un argumento es… un argumento, razón o explicación solida de algo. Yo no sé, ojalá dios lo ayude.

  3. reviconta dice:

    Se les olvido comentar que no es lo mismo fiador que codeudor; pues el fiador tiene derecho a la clausula de Exclusion, mientras el deudor no. La clausula de exclusion consiste en que el fiador puede solicitar se demuestre la incapacidad del deudor para pagar la deuda.
    Minetras con el codeudor no hay derecho a la clausula de exclusion.
    De tal manera que es mas complicado ser codeudor que fiador

    • Andrés dice:

      No es que “se les olvidó”, es que no se trató el tema de CODEUDOR, y si lo vuelve a leer, la columna no tiene nada que ver con codeudores.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.