¿Qué pasa si olvido imputar las retenciones en la fuente en mi declaración tributaria?

¿Qué pasa si al elaborar la declaración de renta se olvida imputar las retenciones en la fuente practicas en el periodo respectivo?

Según el artículo 373 del estatuto tributario, las retenciones en la fuente que le sean practicadas, se deben imputar en la respectiva liquidación privada del contribuyente:

Los valores retenidos se imputan en la liquidación privada. En las respectivas liquidaciones privadas los contribuyentes deducirán del total del impuesto sobre la renta y complementarios el valor del impuesto que les haya sido retenido. La diferencia que resulte será pagada en la proporción y dentro de los términos ordinarios señalados para el pago de la liquidación privada.

Según la norma transcrita, si las retenciones no se imputadas en la declaración correspondiente, podrían perderse por cuanto no se pueden imputar en un periodo diferente, e individualmente no podría solicitarse la devolución.

Sin embargo, el consejo de estado en varias oportunidades ha expresado que el contribuyente no perderá  las retenciones practicadas que no se imputan a la declaración privada:

La Sala en reiteradas providencias, entre ellas, la sentencia de 2 de abril de 1993, expediente No. 4613, Consejero Ponente doctor Guillermo Chahín Lizcano, ha dicho:

"Como ha sido ya expuesto a lo largo del proceso, la retención en la fuente es un mecanismo a través del cual la Administración logra el recaudo inmediato de un porcentaje preestablecido que artículo de impuesto se retiene, cuando se efectúen pagos considerados como ingreso tributario para el beneficiario del mismo.  Sólo para el caso de los contribuyentes no declarantes y de los pagos por la ganancia ocasional por rifas, loterías y apuestas, se entiende que el valor del impuesto correspondiente al ingreso, es exactamente igual al que se le retuvo en la fuente.  Para los demás, sólo en el momento de la finalización del ejercicio, cuando se consolide definitivamente su obligación fiscal, podrá establecerse el valor del impuesto a cargo, parte del cual ya fue retenido en la fuente.  Se trata entonces de una especie de pago anticipado, pero no definitivo del posible impuesto a cargo."

"Quedando entonces suficientemente claro que la retención en la fuente es un pago de impuesto, sólo que efectuado a través de un mecanismo especial, podrá afirmarse que cuando la retención en la fuente es superior al impuesto definitivamente establecido en la liquidación privada, no se configura un pago en exceso?  Para la Sala es evidente que si en determinado ejercicio la retención en la fuente es superior al impuesto a cargo, se configura un "pago en exceso" de impuesto a la renta en dicho año.  No comparte así la Sala el argumento central de la defensa, que considera que el pago en exceso sólo podría configurarse con respecto al pago efectivamente realizado del impuesto "mas no así para las retenciones en la fuente practicadas, puesto que estas no corresponden a un pago en exceso sino a un impuesto anticipado practicado en el monto de su causación (fi. 131 C.P., memorial de contestación de la demanda).

"En cuanto al requisito formal exigido por la Administración, de la necesidad de incluir el valor de las retenciones en la fuente en la declaración tributario del ejercicio respectivo, como factor indispensable para configuraron saldo crédito y así lograr su devolución, la Sala efectuó a las siguientes consideraciones: "

"Si bien las normas sobre devoluciones de saldos a favor, citadas por la Administración como fundamento legal de su rechazo, así como las pertinentes del Decreto 2503 de 1987, vigente al momento de presentarse la solicitud y las contempladas en el Decreto 624 de 1989 (Estatuto Tributario) que enmarcan, definen y establecen los procedimientos para obtener las devoluciones, siempre se han referido a las "liquidadas en las declaraciones tributarios", no pueden llegar a interpretarse de una manera tan restrictiva, que lleve a concluir que en ellas hay implícita una prohibición: que si la retención que da lugar al impuesto pagado en exceso no se "consignó" en el formulario de la declaración tributario, se pierde el derecho a obtener su devolución.  Las normas señaladas son meramente enunciativas de la posibilidad de obtener la devolución de los saldos créditos arrojados por las liquidaciones privadas de los impuestos liquidados en las declaraciones tributarios, pero ellas no consagran legalmente una prohibición de devolver impuestos que, retenidos en la fuente, excedieron el valor a pagar por el impuesto liquidado en un año fiscal."

"Pero es necesario definir que lo que sí es indispensable para obtener la devolución, es la existencia de una liquidación privada del impuesto, en la cual se haya efectuado la autotasación del impuesto a cargo por dicho año, a fin de tener ese punto de confrontación con las retenciones practicadas durante el ejercicio y llegar así a demostrar que sí se retuvo en exceso a título de impuesto de renta, con respecto a lo definitivamente liquidado al finalizar el ejercicio.  Una cosa es que sea necesaria una liquidación.. privada del impuesto como presupuesto básico para demostrar el pago en exceso y otra que se exija la formalidad de la inclusión de las retenciones en la fuente en dicha liquidación privada, como un requisito fatal, cuya inobservancia acarrearía para el contribuyente la pérdida de su derecho a obtener la devolución del mayor valor pagado".

“…..”

"Por lo demás comparte la Sala la apreciación del Tribunal de que negar una devolución de un pago por exceso de impuesto, por el incumplimiento de un requisito formal que no está consagrado como tal en la ley, constituye un enriquecimiento sin causa en favor del Tesoro Público y va en contra del principio del derecho tributario que informa que el Estado no pretende de los particulares sino aquello que realmente les corresponda frente a las cargas públicas de la Nación".

La Sala reitera en esta oportunidad la jurisprudencia transcrita y considera además que de acuerdo con el artículo 214, numeral 1o. y 3o., es pertinente admitir la mejora de las pruebas aportadas por la demandante en la primera instancia y en la vía gubernativa, dado que la Administración, poseedora de los originales de los documentos solicitados como pruebas, no los remitió en forma completa y que esta circunstancia no puede perjudicar al demandante quien demostró con las copias simples su deseo de dar cumplimiento a lo ordenado por el Tribunal en primera instancia.

Así las cosas, el pago en exceso surgido como consecuencia de la existencia de unas retenciones en la fuente superiores al impuesto a cargo, y que no se imputen en el formulario de la respectiva declaración, es susceptible de ser solicitado en devolución. En este caso, es necesario que exista la declaración privada del periodo correspondiente a las retenciones practicadas, declaración en la que debe  aparece el impuesto a cargo, puesto que de otra forma no se podría probar la existencia del pago en exceso, debido a que este se determina restando las retenciones en la fuente del impuesto a cargo.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.