¿Qué sigue después del retiro de la reforma tributaria?

El presidente Iván Duque, le ha pedido al Congreso de la República, retirar el proyecto de reforma tributaria radicado por el Ministerio de Hacienda y tramitar de manera urgente un nuevo proyecto fruto de los consensos y así evitar la incertidumbre financiera.

Pese a la renuncia del Ministro Carrasquilla que ayuda a generar confianza, no será fácil construir nuevos consensos, si se hace solamente con los partidos políticos y gremios económicos y sin los sectores sociales, sobre todo después de las multitudinarias marchas desde el 28 de Abril, en contra del proyecto de reforma que aspiraba recaudar $23.4 billones el equivalente a 3 reformas tributarias.

Recordemos los argumentos del Ministro Carrasquilla para obligar a la aprobación del proyecto de reforma tributaria pese a lo inoportuno en esta coyuntura, con el 20% de desempleo, las ciudades confinadas, con un promedio de 450 muertes diarias y sin haber podido superar el 5% de la vacunación:

  • Perderíamos el grado de inversión por parte de las calificadoras de riesgo, lo cual encarecería el crédito con los organismos internacionales y la colocación de TES. Esto incrementaría el servicio de la deuda en detrimento de la inversión y de los programas sociales.
  • Tenemos caja para seis o siete semanas, que nos llevaría a entrar a un cese de pago en obligaciones.
  • Es necesario asegurar la financiación de los programas sociales, especialmente ingreso solidario y el PAEF.

Nos preguntamos entonces si existen otras alternativas de financiación para mitigar el efecto de la crisis fiscal generada en esta crisis mundial por la pandemia del COVID19, que no sea una nueva reforma tributaria. Voces expertas desde distinto sectores han dicho que en efecto si las hay. Veamos algunas de ellas:

  1. Emisión o anticipo de utilidades del Banco de la República, por el orden de $5 billones de pesos.
  2. La deuda de divisas puede generar hasta $15 billones de pesos para el gobierno.
  3. La venta de un 8% o 10% de Ecopetrol e ISA que es de fácil realización y ahí son otros 15 billones de pesos.
  4. Atacar la evasión tributaria, especialmente los paraísos fiscales, que el mismo gobierno ha reconocido oscila entre 40 y 50 billones de pesos. Recordemos que por amenazas debió renunciar a la DIAN el Dr Juan Ricardo Ortega, cuando inició el control a paraísos fiscales.
  5. Un verdadero plan de austeridad fiscal, que se compadezca con la situación económica y social del país y que se refleje en el presupuesto general de la Nación.

Ahora bien de otra parte, es cierto que se requiere una nueva Reforma Tributaria  en esta coyuntura tan difícil por la que atraviesa el país, para el financiamiento de programas sociales y sin perder el grado de inversión, que sea de un amplio nivel de consenso, pero no invocando la solidaridad equivocada de la clase media y trabajadora, esa solidaridad debe invocarse a las personas más pudientes y con mayor capacidad de pago y sin acudir al IVA e impuesto de renta de personas naturales. Existen varias propuestas:

  • Aplazar los beneficios otorgados al sector empresarial en la reforma tributaria del 2.019 en materia de tarifas de renta y descuentos por ICA, como lo ha planteado la misma ANDI y Centro de Investigaciones de FEDESARROLLO.
  • Impuesto al patrimonio transitorio para montos superiores a 5.000 millones de pesos con tarifa marginal del 1.5% y 2%
  • Incremento de la tarifa al 15% para Dividendos.
  • Podría igualmente pensarse en un impuesto a las bebidas azucaradas y alimentos ultraprocesados.

Con solo estas propuestas, estaríamos hablando de un recaudo de $14 billones, que serían $7 billones para los programas sociales y $7 billones para la estabilidad fiscal. Si hay salida y si existen alternativas de nuevos financiamientos.

Por: Gerardo Castrillón A – Consultor y Conferencista de Impuestos.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.