¿Qué son los contratos inteligentes?

Por   24/11/2017

Probablemente todos hayáis oído hablar de Bitcoin, la moneda digital que permite hacer transacciones instantáneas entre personas que se hallan en cualquier lugar del mundo sin necesitar un banco.

Bitcoin fue la primera aplicación de la tecnología de cadena de bloques (blockchain). Blockchain permite que múltiples nodos compartan un mismo registro que no puede ser falsificado.

El registro que contiene la información es idéntico en cada nodo excepto durante el tiempo que tardan en confirmarse las últimas operaciones. ¿Qué contiene este registro? En el caso de Bitcoin, contiene apuntes indicando quién es el pagador, quién recibe el dinero, el importe y alguna otra información de referencia.

¿Pero podría una cadena de bloques contener una información que resultara aún más útil? La respuesta es sí. Veamos cómo.

¿Qué es un contrato inteligente?

Un contrato inteligente o smart contract es un programa alojado en una dirección de la cadena de bloques. Cuando un usuario llama a esa dirección, se ejecuta el programa.

Vamos a tratar de entender por qué un contrato inteligente es más fiable que un contrato firmado en papel.

Decir que un contrato inteligente es un programa informático es tanto como decir que un contrato legal es un trozo de papel. Lo que realmente importa en un contrato es el acuerdo entre dos partes. Si esas partes lo ponen por escrito es porque desconfían de que el contrato pueda ejecutarse en los mismos términos en los que fue acordado. Eso podría deberse a la mala memoria de las personas que llegan al acuerdo. Y también podría existir un ánimo de defraudar de alguna de las partes.

Por lo tanto, el papel firmado es una forma de registrar un acuerdo para facilitar su ejecución. Ahora, imagina que todos los acuerdos que se firman en el mundo se archivaran en una estantería enorme. Cada vez que quisiéramos ejecutar un contrato, un empleado iría a buscar el papel, lo leería y las partes lo ejecutarían.

En el caso de los smart contracts, la estantería es la cadena de bloques y en vez de firmar los contratos se usan medios criptográficos que son mucho más fiables para comprobar la veracidad del contrato.

Un ejemplo: el contrato de seguros

Vamos a ver una aplicación práctica en la industria de los seguros. Un agricultor adquiere un seguro para protegerse de la pérdida de la cosecha debido a las heladas. En un modelo de contrato tradicional, el agricultor y el asegurador firmarían un contrato. Si se produjera la helada, el asegurador llamaría a la empresa aseguradora. La empresa, intentaría comprobar los daños y en caso de que fueran ciertos, pagaría la indemnización.

En el caso de un contrato inteligente, el agricultor realizaría una transacción en la cadena de bloques a la dirección del contrato de seguro para pagar la prima de seguro. A partir de ese momento, estaría asegurado.

Si una aplicación enviara la información de la temperatura al contrato inteligente, este podría pagar al agricultor la indemnización automáticamente si la temperatura fuera inferior a un mínimo. En el caso de que estuviera en otro rango, enviaría a un empleado a revisar los daños.

Problemas por resolver

Aunque la tecnología de contratos inteligentes es muy prometedora, también tiene cuestiones pendientes que dificultan su adopción masiva.

En primer lugar, están las cuestiones técnicas. Si la cadena de bloques (que es una base de datos inmutable) pretende registrar muchos contratos, su tamaño crecerá indefinidamente. Eso supone un problema de computación para los equipos actuales. ¿Será un problema dentro de diez años? No lo sabemos. Pero está claro que este problema, llamado de escalabilidad por los técnicos, debe resolverse si blockchain va a pasar a ser usado de forma general.

En segundo lugar, existen problemas regulatorios. Las leyes de las diferentes jurisdicciones en el mundo regulan todo tipo de contratos, pero no pueden regular los contratos inteligentes porque cuando esas leyes se escribieron, blockchain no existía. Este es el problema más complicado de abordar.

El futuro de los smart contracts: las smart laws

Un sistema legal no es más que un conjunto de acuerdos entre personas registrados en papel o en archivos electrónicos. Una parte de esos acuerdos son privados, mientras que otra parte son públicos. A los acuerdos públicos, los denominamos leyes.

Un sistema de leyes inteligentes o smart laws permitiría trasladar ese complejo entramado de información a un entorno más fiable con unos costes de ejecución menores. Una ley registrada en la cadena de bloques podría ser ejecutada en sus términos exactos sin necesidad de interpretación. Un futuro prometedor y quizás no muy lejano.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Luis guardo dice:

    Pregunto:
    Está aprobado, unir el tiempo o semanas cotizado para pensión de esposo, para poder obtener uno de los dos la pensión?
    Por favor,si es positiva la respuesta, hacer una explicación amplia.
    Gracias.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.