¿Quien se ha llevado mi nómina?

Como en la historia de “Quien se ha llevado mi queso”, cada día es más común encontrar a un empleado frente al interrogando de “quien se ha llevado mi nómina”.

La crisis a nivel mundial y la globalización, están enviando a millones de trabajadores a la calle, trabajadores que difícilmente pueden ingresar nuevamente al mercado laboral.

La cultura ha llevado a que la gran mayoría de personas se formen con la idea de conseguir un buen empleo y pensionarse para pasar una feliz y tranquila vejez, pero hoy eso no parece muy posible.

Ya no se consiguen buenos empleos; hasta la más grandes empresas no solo están despidiendo empleados, sino que están desmejorando sus condiciones, como una respuesta para enfrentar los inevitables efectos de la competencia traída por la globalización, y ahora por la crisis financiera.

Esas personas que habían crecido con la mentalidad de conseguir un buen empleo y pensionarse allí, de pronto despiertan siendo desempleados, con pocas posibilidades de sobrevivir en el campo laboral, con una pensión incierta o imposible…

Lo más difícil de esta situación, es que estas personas no fueron preparadas ni formadas para sobrevivir sin la necesidad de tener un empleo.

Muchos dedicaron la mitad de su vida a la academia para desarrollar unas competencias muy específicas aplicables únicamente al campo laboral, de modo que una vez quedan desempleados, toda su formación les servirá de muy poco, y algunos ya no cuentan en la actitud necesaria para empezar de nuevo.

Esta nueva realidad que se impone en todo el mundo, exige una nueva formación personal y profesional, que en los últimos tiempos ha tomado el nombre de emprendimiento, donde la persona ya no es la que busca empleo, sino la que se autoemplea o genera empleo.

Pasar de ser empleado a ser emprendedor, no es un proceso fácil, en algunos casos es traumático y puede llevar al fracaso, especialmente en aquellas personas que se habían formado y preparado exclusivamente para ser empleado; estas personas carecen de las características necesarias para iniciar por sí mismos proyectos que les procuren una fuente estable de ingresos.

Aunque los tiempos de los buenos trabajos y las seguras pensiones ya pasaron, el sistema educativo y la cultura de la sociedad, no se han enterado de esta nueva tendencia, y siguen impartiendo una formación y creencias para un mundo que ya no existe, lo que llevará en el futuro cercano a mucha más gente a la frustración, y a tener de frente y sin previo aviso el intimidador interrogante de “¿quien se ha llevado mi nómina?

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.