Reconocimiento tardío de pensión legal o convencional da derecho al pago de intereses moratorios

Por

Sala plena de la Corte Constitucional reitera que intereses de que trata artículo 141 de ley 100 de 1993 proceden aunque la pensión no haya sido reconocida con fundamento en dicha ley.

Como es sabido, el tema de la aplicación del artículo 141 de la ley 100 de 1993 que establece el pago de intereses moratorios en los casos de retardos en el reconocimiento de las pensiones ha suscitado controversias entre la Corte Suprema de Justicia y la Corte Constitucional.

En efecto, mientras que la Corte Constitucional considera que la mencionada norma aplica para todas las pensiones, cualquiera que sea su origen, la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia pregona y defiende la doctrina de que dichos intereses moratorios solo rigen para las pensiones reconocidas con fundamento en la ley 100 de 1993.

El último pronunciamiento de la Corte Constitucional sobre ese tema se dio el 13 de junio de 2018 a través de la Sentencia SU065/18 de la Sala Plena de la Corporación, en la que obró como ponente el Dr. Alberto Rojas Ríos.

Como es apenas natural, esa disparidad de criterios viene causando serios perjuicios a los afiliados que tramitan el reconocimiento de su pensión cuando ésta  no se origina en la ley 100 de 1993 y dicho reconocimiento no es atendido oportunamente por la entidad o empleador responsable de su pago.

El caso es que si el responsable del pago de la pensión niega el reconocimiento de los intereses moratorios, el afiliado debe adelantar un proceso ordinario laboral ante la justicia ordinaria para que ésta ordene su pago, y si su pretensión no es acogida en primera instancia, que es lo que ocurre la mayoría de las veces, el ciudadano debe apelar la sentencia. Y si en la segunda instancia corre la misma suerte, debe entonces acudir a la tutela ante la Corte Suprema de Justicia, quien de seguro le niega el amparo en las dos instancias. Finalmente, debe tener la suerte del mundo para que la Corte Constitucional seleccione la  Sentencia para su revisión.

Y esa fue precisamente la suerte que tuvo la señora Laura Victoria Mendoza Merchán al final de su largo y tortuoso recorrido en procura de que se le reconocieran los intereses moratorios. Veamos un resumen de los hechos.

  1. La señora Laura Victoria Mendoza estuvo casada con el señor Ernesto González. El matrimonio culminó a raíz del fallecimiento de su esposo.
  2. Con base en lo anterior el 18 de abril de 2005 solicitó al extinto Banco Cafetero el reconocimiento y pago de la pensión de sobrevivientes, la cual le fue negada al considerar que no cumplía los requisitos establecidos en el artículo 47 de la Ley 100 de 1993.
  3. Esta decisión fue recurrida por la accionante y confirmada por la entidad.
  4. En vista de lo anterior Laura Victoria demandó al Banco Cafetero en Liquidación, solicitando el reconocimiento y pago de la pensión de sobrevivientes y de los intereses moratorios de que trata el art. 141 de la ley 100 de 1993.+El juzgado absolvió a la entidad demandada tras considerar que no se probó el requisito de convivencia de 5 años que exige el artículo 47 de la Ley 100 de 1993.
  5. La demandante apeló la sentencia y el asunto subió al Tribunal Superior de Bogotá –Sala Laboral-, quien en providencia del 18 de sept. de 2009 revocó la sentencia de primera instancia, y en su lugar condenó al Banco Cafetero al reconocimiento y pago de la pensión de sobrevivientes a la accionante a partir del 6 de enero de 2005, con las mesadas adicionales, reajustes anuales y el pago de los intereses moratorios sobre las mesadas adeudadas, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993.
  6. Contra la decisión de segunda instancia, el Banco Cafetero en Liquidación interpuso recurso de casación ante la Corte Suprema de Justicia -Sala de Casación Laboral-, pretendiendo se casara totalmente la sentencia del Tribunal y, en su lugar, confirmara la providencia del juez. En subsidio, solicitó, que se mantuviera el reconocimiento de la pensión pero que se la absolviera de los intereses moratorios.
  7. La Corte Suprema de Justicia casó parcialmente el fallo de segunda instancia, en el sentido de confirmar el reconocimiento y pago de la pensión de sobrevivientes y, subsidiariamente absolver al Banco Cafetero en Liquidación del pago de los intereses moratorios.
  8. Para anular la condena por los intereses moratorios la Corte Suprema afirmó que estos “son procedentes respecto de prestaciones concebidas con fundamento en la Ley 100 de 1993, y que  la pensión a sustituir en este caso es de carácter convencional.”

 Con base en lo anterior, la demandante formuló acción de tutela contra la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia por violación de sus derechos fundamentales al debido proceso, a la igualdad, y a la seguridad social, por la presunta configuración de una vía de hecho por desconocimiento del precedente constitucional y violación directa de la Constitución. Solicitó que se dejara sin efectos la sentencia de casación proferida por la Corte Suprema de Justicia - Sala de Casación Laboral- en lo referente a la decisión de revocar los intereses moratorios que le habían sido reconocidos en segunda instancia por el Tribunal Superior de Bogotá. En su lugar, pidió que le fueran reconocidos los intereses previstos en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993.

La demandante acusó a la Sala laboral de la Corte Suprema de justicia de haber hecho a un lado, sin motivación alguna, el precedente constitucional.

Conoció de la acción constitucional la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia quien negó el amparo solicitado por compartir el criterio de la Sala Laboral de la misma Corte de que no era procedente ordenar el pago de los intereses moratorios de que trata el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, porque la pensión objeto de sustitución era de carácter convencional y no hacía parte de las contenidas en el sistema de la mencionada Ley 100”

La accionante impugnó la decisión de primera instancia. Expresó que el derecho al reconocimiento de los intereses moratorios no se circunscribe únicamente a aquellas pensiones concedidas bajo el amparo de la Ley 100 de 1993, sino a todos los pensionados a quienes les han pagado de manera tardía sus mesadas pensionales.

La Corte Suprema de Justicia –Sala de Casación Civil- confirmó la providencia impugnada.

La Corte Constitucional seleccionó la sentencia de tutela de la Corte Suprema de Justicia para su revisión. Y en su estudio señaló:

«… Para esta Corporación, la negativa de la Corte Suprema de Justicia de conceder los intereses moratorios a la tutelante significó quebrantar la interpretación constitucional que se había fijado la Sentencia C-601 de 2000. La norma que compone el mencionado artículo 141 indica que esa disposición se aplica a todo tipo de pensiones y no establece diferencia de trato entre pensionados. Inclusive, advierte que tan solo se refiere a la forma del cálculo de los intereses moratorio y no a su causación.»

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.