¿Reforma tributaria a pupitrazo?

La nueva reforma tributaria, la presentada por el Ministro de Hacienda José Manuel Restrepo y que calmó los ánimos en las protestas de los jóvenes en el estallido social logrando abortar la reforma presentada por el Ex Ministro Carrasquilla, nos puede traer sorpresas en su aprobación, dado el centenar de proposiciones y modificaciones que le han hecho llegar y el pobre debate público en las comisiones económicas. Podría darse un pupitrazo limpio que favorezca o perjudique en algunos casos los distintos sectores con la inclusión de micos u orangutanes.

Contenido del nuevo proyecto.

Recordemos lo que propusieron en el nuevo proyecto: no tocar el IVA ni pensiones, que afectaban a la clase media y a los más pobres de la población. Pero así mismo se les dio gusto a los distintos sectores políticos, al dejar vigentes exenciones y favoritismos, como las tarifas preferenciales del 9% para hoteles y del 15% para zonas francas. Siguen los tres días sin IVA que favorece las ventas de electrodomésticos, celulares y juegos, todos importados, incluyendo elementos deportivos. Tampoco va a molestar a los ricos con el impuesto al patrimonio ni en sus ganancias ocasionales. La nueva reforma retira el 50% del impuesto de industria y comercio, que puede incentivar a los Alcaldes a un aumento de tarifas, pues ahora la nación asume la totalidad de su deducibilidad.

Ahora la mayor carga tributaria le corresponde a las Empresas, a quienes se les eleva su tarifa impositiva del 30 al 35%, consensuada con los gremios económicos. Se establece una sobretasa financiera temporal de 3 puntos porcentuales hasta el 2025 que nos parece un impuesto progresivo y justo. Vendrá también la infaltable normalización tributaria para los patrimonios ocultos o no declarados. Digamos estas son las líneas gruesas de la nueva reforma tributaria que en 34 páginas presentó el gobierno al congreso para su aprobación, pero la experiencia nos ha dicho siempre que una cosa es el proyecto que se presenta y otra muy diferente lo que se aprueba.

Pero merece un análisis también, el presupuesto para el año entrante que está aforado en 350,4 billones de pesos, y muestra la precaria situación fiscal del país dado el impacto de la pandemia que lo cambió todo. No podemos seguir financiando nuestras necesidades y urgencias con más deuda (bordea 60% PIB) Créditos que ahora sin grado de inversión serán cada vez más costosos.

El recaudo tributario en Colombia oscila alrededor del 14% del PIB y esta reforma aportaría a lo sumo un 1.5% del PIB. Será una reforma para la coyuntura y resolver parcialmente los problemas urgentes de liquidez de la nación pero que no alcanza a lanzar un mensaje serio a las grandes calificadoras de riesgo que permitan recuperar el grado de inversión perdido.

Fedesarrollo nos recuerda que las exclusiones, exenciones y tarifas diferenciales le cuestan al fisco cerca del 6.6% del PIB y benefician por supuesto a los mas ricos. Si se lograra eliminar estos beneficios, el recaudo superaría el 20% del PIB y le daría una gran holgura a este gobierno y al que lo suceda, para financiar el gasto social y reactivación económica. Pero estoy seguro este Congreso no lo hará.

Así mismo el gerente del Banco de la República nos recordó que en los años 2019 y 2020 se le giraron a la nación 14 billones (7 billones cada año), gracias a los rendimientos de la reservas internacionales, pero se proyectan pérdidas para los próximos años, lo que es otro hueco que se abre a las finanzas.

Este año el déficit fiscal podría ser cercano al 10% del PIB (sin venta ISA), la cifra más alta en más de un siglo; si se aprueba un párrafo propuesto en esta reforma de bajarlo al 3% en promedio para 2024 y 2025, significará un ajuste de casi 80 billones de pesos. Nos preguntamos entonces ¿De dónde va a salir la plata?

Será imperativo pues una nueva reforma tributaria en el próximo gobierno que permita tapar este hueco fiscal, desactivar la bomba social, recuperar el grado de inversión y disminuir deuda que también alcanza niveles históricos. Obvio, además se requiere seriamente una reducción notable del gasto (no se aprecia) y que ojalá la buena suerte nos acompañe con unos buenos precios del petróleo.

Atentos a las propuestas de los candidatos a la presidencia en 2022 porque dado el tamaño del ajuste, estabilizar las finanzas públicas será un reto gigantesco.

Por: Gerardo Castrillón A – Consultor y Conferencista de Impuestos 

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

3 Opiniones
  1. Hola Dice:

    Gracias. Muy bien articulo

    Responder
  2. Duvàn Dice:

    Excelente analisis, muy buena pagina.

    Responder
  3. Ricardo Borda PUlido Dice:

    Ricardo Borda Pulido

    Asiduo Alumno de su página, donde aprendemos día a día con sus magníficos artículos.

    Pregunto sobre los daños colaterales que va a producir la ley de la Jornada Reducida, en mi caso tengo de 8 a 12 empleados con todas las normas de ley, ninguno con salario mínimo, cada uno o equipo de dos, cuenta con la herramienta para realizar su tarea, el espacio y las instalaciones con los distanciamientos requeridos para prevenir Covid, el espacio no permite tener más personal, tampoco es sano, en esta época de pandemia, con un virus que vino para quedarse, empezar a “METER” gente que pude venir a contaminar a todos, el resultado neto es

    PARAR LA EMPRESA 6 HORAS A LA SEMANA y esto implica:

    39 DÍAS DE VACACIONES AL AÑO,,, PAGOS POR LA EMPRESA MÁS LOS 15 ACTUALES MAS LOS 17 FESTIVOS Y LOS 52 DOMINGOS.

    SI SE PAGA ARRIENDO, este valor es un sobre costo al producto final, y hay que promediar los servicios, prestaciones, transporte, DOS MESES EXTRAS DE CELADURÍA PUES LA EMPRESA ESTA CERRADA

    ¿Y LO MÁS GRAVE, EL LUCRO CESANTE DE LA EMPRESA? ¿O SEA LO QUE SE DEJA DE PRODUCIR CON LOS EQUIPOS Y MAQUINARIA?

    Los trabajadores colombianos, DEFINITIVAMENTE NO SE PUEDEN EQUIPARAR A SENADORES O RASPACHINES, que se pueden reemplazar numéricamente uno a uno, pues no tienen conexión alguna con el resto, y actúan, por sí solo.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.