Rescate financiero, un círculo vicioso

Por   12/06/2012

Hay cosas de la economía y de los mercados financieros complejas, que parecen simples pero que no lo son, como es el caso de los rescates financieros, que a la vista de mundanos sin conocimiento alguno no son más que un círculo vicioso que no conlleva a ninguna solución efectiva  y menos definitiva.

Para intentar explicar el asunto, veamos el ejemplo más reciente de rescate financiero, el rescate de  España, donde las autoridades financieras europeas le concedieron un rescate hasta por 100.000 millones de euros.

Ese rescate obedece a que el sistema financiero español está en crisis, sus bancos están descapitalizados cuando no quebrados.

En vista a que los bancos españoles, es decir su sistema financiero atraviesa por una crisis de liquidez que puede derivar en una quiebra generalizada, Europa aprobó ese rescate, rescate, una vez más, que va dirigido a beneficiar directamente al sistema financiero.

Lo que llama la atención del asunto, o del negocio, es que el estado español, que arrastra una deuda público casi impagable que ha llevado a que las calificadoras de riesgo bajen su calificación, necesita urgente y permanente financiación, financiación que obtiene precisamente del sistema financiero que compra la deuda emitida por el estado, y al que ahora están rescatando, recapitalizando.

En consecuencia, cabe preguntarse cómo es aquello que el estado rescata a los bancos para que luego estos rescaten al estado comprando su deuda. Sin duda que a priori parece un círculo vicioso: yo te ayudo hoy  y mañana tú me ayudas, y pasado maña te devuelvo el favor. El dinero del rescate se lo ferian estos dos indefinidamente mientras que la economía real sigue en crisis, pues de ese dinero no recibirá un centavo.

Y lo que es aún más difícil de comprender, es que el dinero del rescate no es regalado. Europa le presta es dinero a España para que España se lo de a los bancos, no como préstamos sino como capitalización, de suerte que esos 100.000 millones de euros no lo pagarán los bancos sino el estado español, es decir, los contribuyentes,  a quienes ya le subieron los impuestos con ese fin. Y es aquí donde está lo obsceno del negocio entre banqueros y políticos, pues lleva a que el contribuyente pague el dinero que el estado prestó para darle a los bancos, en tanto que el contribuyente, la ciudadanía,  no verá un céntimo de ese dinero.

Es como si el jefe de la familia presta dinero para dárselo  a su amante y la esposa y los hijos de ese jefe enamorado deben pagar ese dinero, y  por supuesto que la amante no les dejará ver un peso. Sólo tendrán derecho a pagar ese crédito que ni se lo consultaron, y sin cuestionar nada porque serán castigados por ese jefe machote.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.